El tránsito lento, un problema con solución

La alimentación sana, clave para gozar de una buena salud..

La agitación de la vida moderna trae consigo innumerables molestias a la salud y el bienestar. El estrés cotidiano puede causar desórdenes digestivos, que en la mayoría de los casos se pueden atender con una alimentación balanceada y regular, entre otros varios hábitos sanos.

 

Uno de los desórdenes digestivos más comunes, que no llega a ser una enfermedad, es el tránsito intestinal lento, que consiste en la dificultad para evacuar los desechos alimenticios de una forma regular y rápida, sin sensaciones molestas; se pasa varios días sin ir al baño, la deposición es dolorosa, lenta y dificil, exsite pesadez y costipación.

 

No hay una causa única de este desorden digestivo. Algunas son funcionales, y en su mayoría se resuelven  fácilmente con buenos hábitos. Otras son orgánicas que requieren atención especializada y pueden ser más o menos graves. En el caso de las causas funcionales, la clave está en comer regularmente a horas definidas, ojalá con tranquilidad y de manera balanceada, mantener una adecuada hidratación, así como llevar una dieta rica en fibra.

 

Los alimentos ricos en fibra son los vegetales, cereales no refinados y frutas. En el mercado hay diversas alternativas lácteas que además de ser ricos en fibra también contienen cultivos de microorganismos que complementan los beneficios del consumo de la fibra. Este tipo de microorganismos ingresan al colon y ayudan a mejorar la flora intestinal natural, que a su vez es una de las defensas del cuerpo contra bacterias patógenas. 

 

Otra recomendación clave es por supuesto, evitar el consumo en exceso de grasas, alimentos irritantes, alcohol y la llamada comida chatarra. Otras prácticas que ayudan a la buena digestión son el control del sobrepeso y una actividad física constante. 


 

 

Fotos: iStock.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Beneficios de la vela de soya