Elsa Schiaparelli, la gran desconocida de la moda

Desconocida para el gran público, la diseñadora italiana inventó los desfiles, las hombreras, el vestido con cierre cruzado y el vestido de baño sin espalda.
Elsa Schiaparelli, la gran desconocida de la moda

Sin Elsa Schiaparelli, el mundo de la moda no tendría desfiles, ni hombreras, tampoco sabría lo que es un vestido con cierre cruzado, ni conocería el traje de chaqueta de noche. Desconocida para el gran público, la figura de esta gran revolucionaria de la moda resucita este año con una exposición y la reapertura de su marca.Este particular "revival" que el mundo de la moda dedica a la histórica diseñadora italiana tiene su primera parada en el MET, con una exposición en la que comparte protagonismo con Miuccia Prada; mientras que el otro gran acontecimiento será la reapertura de su marca -cerrada en 1954-, que abrirá nuevamente en julio, tal y como anuncia su web.Vinculada al círculo de los artistas surrealistas, la clave del éxito de la diseñadora italiana fue la habilidad para conjugar la creatividad sin límites de esta corriente con la comodidad que reclamaban las mujeres a comienzos del siglo pasado. Todo ello, sin renunciar a la sofisticación.Esta fórmula le reportó éxito y fama en la década de los treinta pero también fue la responsable de que cerrara su firma en los cincuenta, al no saber amoldarse al estilo de la postguerra, que tendría a Christian Dior y Coco Channel como máximos exponentes.A pesar de su rebosante creatividad, la entrada de Schiaparelli en el mundo de la moda fue fruto de la casualidad. Cuando su marido la abandona a su suerte tras dar a luz a su primera hija, una pareja de amigos le pone en contacto con Gaby Picabia -exmujer del conocido artista-, para que la ayude a poner en marcha un negocio de importación de ropa francesa en la Gran Manzana.UNA VIDA SURREALISTASchiaparelli frecuentaba y era miembro activo del círculo de los surrealistas. Su obra era el diseño de ropa, del mismo modo que sus colegas pintaban un cuadro o tomaban una fotografía. De hecho, Coco Chanel, la que fuera su eterna rival, se refería a ella como "esa artista italiana que diseña ropa".Sus diseños más famosos, que aún se conciben como iconos de la moda y que no han perdido un ápice de modernidad y vigencia, fueron los que realizó en colaboración con sus colegas artistas. Es el caso del "Vestido langosta" (1937), el "Sombrero zapato" (1937) o los botines hechos con piel y pelo de mono; los dos primeros, diseñados con la colaboración de su gran amigo Salvador Dalí.No fue el único; los artistas Jean Cocteau y Alberto Giacometti también trabajaron codo con codo con la diseñadora, cuya explosiva creatividad y arrebatadora personalidad la permitió construir una marca y un nombre totalmente diferenciados del resto de diseñadores de las décadas de los veinte y treinta.El mundo del cine y la alta sociedad se rindió a sus diseños y creativos complementos, en especial las actrices Mae West, Marlene Dietrich, Katharine Hepburn o Joan Crawford, sin olvidar a Wallis Simpson, duquesa de Windsor.PASIÓN POR LOS COMPLEMENTOSLa creatividad y el ingenio de Schiaparelli no tenía límites, le gustaba diseñar las colecciones en su totalidad, desde la ropa hasta complementos: zapatos con forma de cara, sombreros con silueta de zapato (también idea de Dalí), guantes con uñas pintadas o joyas con forma de insectos, fueron sus creaciones más destacadas.Los botones ocupan un extenso capítulo de su imaginario creativo, los concibió con forma de mano, insectos, boca, estrellas, conchas o uñas; los complementos fueron una parte muy importante de su obra, ya que trataba de imprimirles tanta creatividad e imaginación como a cualquiera de sus prendas.A diferencia de otros diseñadores, la artista elegía cada temporada un tema para su colección: la astrología, el circo o la "Comedia del l'arte" fueron algunos de sus "leitmotiv", a los que imprimía una soterrada ironía que le generó reconocimiento en el mundo del arte y la moda, a partes iguales.UN MUNDO SIN SCHIAPARELLILa más desconocida e importante de todas sus aportaciones al mundo de la moda es, probablemente, la invención del desfile tal y como lo entendemos hoy en día: como una propuesta escénica pseudoteatral, muy alejado de la encorsetada y aséptica muestra de maniquíes que se estilaba en la época.Esta aportación es un elemento apropiado del circulo de artistas surrealistas, que vieron en la "performance" y el "happening" el formato más adecuado para llevar a cabo sus propuestas artísticas.Schiaparelli fue también pionera en la utilización de cremalleras vistas de colores, el vestido cruzado, los estampados en jerséis, el bañador con espalda al aire, las hombreras o los trajes de chaqueta de noche.2012, EL RENACER ANTE EL GRAN PÚBLICOHasta el 18 de agosto, el Museo Metropolitan de Nueva York, ha elegido a Elsa Schiaparelli y Miuccia Prada como protagonistas de la segunda exposición que dedica al mundo de la moda. Una extraña combinación cuyo principal logro ha sido, hasta ahora, reunir en la alfombra roja a lo más granado del mundo de la moda, el cine y el mundo del famoseo.Con el subtitulo "Conversaciones imposibles", la muestra pretende mostrar los parecidos y las diferencias creativas y biográficas entre las dos diseñadoras italianas, de un modo más o menos acertado.La reapertura de su marca, anunciada a WWD por el director del grupo TOD's, que compró hace varios años los derechos de la marca, promete un resurgimiento mucho más extenso y sólido que la exposición. Aunque el alma revolucionaria y pionera de Schiaparelli realmente nunca abandonó el mundo de la moda.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Tres consejos para aprender a combinar tu ropa