¿Qué se pone de moda en el armario femenino?

Los estampados geométricos, los patrones minimalistas, las prendas de corte militar y los detalles barrocos son  los nuevos cánones que se imponen.
¿Qué se pone de moda en el armario femenino?

Esta temporada triunfan los estampados caleidoscópicos y geométricos, recuperados de la década de los setenta. Arriesgados y alegres, los diseñadores proponen estos grafismos en total “looks” o combinados con varios motivos.Las grandes agujas los utilizan en todo tipo de prendas y en muchísimos patrones. Miuccia Prada los implanta en trajes de chaqueta, Louis Vuitton en chaquetones que realza con cuellos de piel y la diseñadora Sophie Theallet  junto con la firma  Rochas en vestidos. Miu Miu, Marni, Cacharel y Christian Dior proponen motivos más grandes y los acomodan en pantalones pitillos, gabardinas, chalecos, esmóquines y blusas.La sobriedad llega al guardarropa femenino de la mano del minimalismo, tendencia que prefiere la ausencia de adornos. Patrones limpios con cortes arquitectónicos y tejidos nobles ofrecen un concierto de prendas urbanas muy fáciles de poner, tintadas en blanco y negro. Balmain, Jil Sander, Valentino y Calvin Klein optan por el cuero para confeccionar capas, vestidos con bolsillos de parche, faldas a la rodilla con apertura lateral, americanas y “tops”.ESTILO MILITAR E INSPIRACIÓN ORIENTAL.Aunque se ha visto en temporadas anteriores, el estilo militar se mantiene en guardia y vence a los colores rosa claro, al azul bebé, al verde aguamarina y al amarillo, incluso a los  tonos pastel que, por el momento, pasan a la retaguardia. Se imponen con autoridad las tonalidades verde bosque, los marrones, los caquis y los tostados, que se combinan con rotundos y sofisticados negros y  elegantes grises. Trajes de corte masculino, faldas lápiz, pantalones anchos, gabardinas y chaquetas entalladas y con botones en bronce, forman parte esta temporada del particular armario de la mujer.Accesorios como botas altas, abrigados cuellos de piel, cinturones anchos, gorras, guantes de cuero o bolsos bandolera salen al campo de batalla en versión “chic”.La estética del estilo bizantino y la del barroco regresa este invierno. La riqueza ornamental y el lujo de aquéllas épocas se asientan en prendas  con la firme intención de envolverlas en un lujo absoluto. Versace, Emilio Pucci, Chanel y Oscar de la Renta dejan a un lado el minimalismo y proponen vestidos de ensueño aderezados con exquisitas pedrerías y bordados con hilo dorado.Dolce & Gabbana, Jason Wu, Vera Wang y Anna Sui refuerzan esta tendencia artística con incrustaciones de piedras, cristales y complementos ostentosos, presentando vestidos joya con apliques metálicos, auténticos tesoros para la mujer.Tal es el furor que existe por el brillo, que tejidos como el “glitter” o el “lurex”, abandonan la noche y se instalan por el día en prendas “sport” y “casual”. El oro es el color que protagoniza los vestidos de noche. Aunque el diseñador americano Ralph Lauren lo utiliza para tintar  ribetes de chaquetas y vestidos de noche largos que combina con pequeñas cazadoras de cuero de estilo aviador, Michael Kors echa mano de él para confeccionar modelos inspirados en los años veinte. Giambattista Vali da un paso más y tiñe en dorado pieles de cocodrilo para crear bellísimos abrigos. Ahora el oro se combina con blanco, negro, gris, naranja o granate, tonos que se encargar de renovar la paleta cromática más conservadora. Gracias a los estampados de dragones, de la porcelana  y de la flora y fauna de China llegan prendas impregnadas de exotismo, que estilizan la figura femenina.Sí Oriente está presente en la moda y costureros como Dries Van  Noten,  Zac Posen, Barbara Bui y Stella McCartney se rinden ante los motivos chinescos.

 

últimas noticias

Tres consejos para aprender a combinar tu ropa