“La gente ya no busca marcas perfectas, sino marcas humanas” Gema Requena

Gema Requena, invitada especial a Ixel Moda 2012, explica que gracias a las redes sociales la relación entre las marcas y sus consumidores es mucho más estrecha y sensible. 
“La gente ya no busca marcas perfectas, sino marcas humanas” Gema Requena

Muchas mujeres coincidirán en que entrar a un almacén y encontrar su talla en el  vestido que vieron en una revista no tiene precio. Pero, ¿qué pasaría si además de sentirse bonita, aquella prenda la hiciera sentirse especial? 

No es cuestión de sensibilidad femenina ni mucho menos. Es algo tan simple como  acceder a Internet y escribir el nombre de la marca en cuestión. Puede parecer un poco informal, pero en realidad la relación entre redes sociales y moda es cada vez más íntima y personalizada. Facebook, Twitter, Pinterest, por nombrar algunas, han cambiado nuestro estilo de vida. El 96 % de las personas nacidas después de 1984 está inscrito a una red social. 

Esta cifra expuesta por Gema Requena, investigadora de tendencias sociales y autora del libro Una coolhunter en Nueva York, muestra que la revolución mediática es un fenómeno que cambió el estilo de vida de las personas. Es una realidad que no solo afecta a quienes las usan, sino a las marcas que quieran venderles sus productos.

 

Gema

Gema es española y profesional con amplia experiencia en la investigación de tendencias. Autora del libro "Una coolhunter en Nueva York" y trabaja con marketing y comunicación. 

Foto: Ixelmoda

 

El secreto está en llegar a ellos no como vendedores sino como alguien que los conoce. Que más que un intercambio de plata y productos, sea una relación basada en la confianza.  Entender que en Internet el contenido siempre será el rey, que los datos publicados en tiempo real (fotos en Instagram o estados en Facebook) son un reflejo de cuánto vale la marca que llevan puesta, que siempre hay que transmitir alguna emoción, y, sobre todo, que tiene que escuchar las conversaciones que pasan en la red, para saber quiénes y con qué frecuencia hablan de ellos.

Todo esto va a que la gente ya no quiere marcas perfectas, quiere marcas humanas en las que se puedan ver reflejadas. Marcas que les den un sentido de pertenencia y que les ayuden a contar sus propias historias a pesar de vender productos en masa. Porque una sola prenda tiene más de mil interpretaciones. Ahí está el éxito de una marca. 

  

 

últimas noticias

Tres consejos para aprender a combinar tu ropa

Sobriedad: atuendos en la posesión presidencial