A los 50, Marc Jacobs es amo y señor de la moda

Es director creativo de las firmas Louis Vuitton y Marc Jacobs, y su fortuna está valorada en 75 millones de euros. Con medio siglo de vida, todo lo que toca lo convierte en oro. 
A los 50, Marc Jacobs es amo y señor de la moda

Bob Esponja, un sofá, el muñequito rojo de los chocolates M&M y la cara de Elizabeth Taylor usando gafas 3D son solo algunas de las figuras que decoran permanentemente el cuerpo de Marc Jacobs de la cintura para arriba. Son en total 33 tatuajes que resumen su idea de que la vida es una caricatura llena de colores. 

Su más reciente colección primavera-verano 2013 para Louis Vuitton lo confirma. En lugar de la típica pasarela, mandó a construir un tablero de ajedrez blanco y amarillo neón. Sobre él, las modelos desfilaban atuendos inspirados en la década de los años sesenta con estampados exactamente idénticos a los cuadros que pisaban. Suena un poco confuso, pero visualmente era como haber entrado al mundo de Alicia en el país de las maravillas, donde los colores y las figuras se mezclaron mágicamente hasta crear vestidos coquetos y chic.

Su propuesta estaba totalmente ligada a su idea de que la moda es una manera de entretenimiento. Cada colección es una historia. Muñecas bailarinas en medio de un carrusel de colores pastel (Louis Vuitton primavera-verano 2012), o parisinas bajándose de un tren (Louis Vuitton otoño-invierno 2012) son una muestra no solo de su talento como diseñador, sino de su habilidad para vender moda. 

FASHION-FRANCE-LOUIS VUITTON

Para contextualizar esta colección inspirada en bailarinas, Jacobs mandó construir un carrusel con caballitos blancos en la mitad del escenario donde las modelos parecían muñecas con vestidos en tonos pastel y blanco. 

 

FASHION-FRANCE-LOUIS VUITTON

 Kate Moss es la encargada de cerrar sus desfiles. Aquí luce la colección primavera-verano 2012.

Saber qué puede ser tendencia y qué es usable se lo debe a su abuela, una mujer con un gusto exquisito para la ropa y los accesorios, quien siempre lo llevaba a Saks, en la quinta avenida, y a Lord & Taylor en Nueva York, para que la acompañara a comprar. Cuando no miraban ropa, la hacían. Fue ella quien le enseñó a coser y quien lo apoyó cuando se matriculó en el Instituto de Arte y Diseño de donde se graduó con honores. Su talento lo llevó a la escuela privada de diseño, Parsons, donde en 1987, después de haber lanzado la primera colección con su nombre,  fue el diseñador más joven en ganarse el premio Perry Ellis a mejor nuevo talento de moda entregado por el Consejo de Diseñadores de América.

Su habilidad para adaptar prendas masculinas al vestuario femenino llamó la atención de la firma Perry Ellis, que le ofreció el puesto de director creativo. Ahí pulió su técnica y adquirió confianza. En 1992 una colección inspirada en el grunge (un subgénero del rock que se caracteriza por el uso de guitarras distorsionadas y letras bastante apáticas) lo puso en el ojo del huracán.

Para los críticos de moda, sus camisas a cuadros y sus faldas de algodón elástico fueron una propuesta de verdadera originalidad. Pero para sus jefes y clientes no tuvo el impacto esperado, por lo que tuvo que retirarse de su cargo.

Pero como para este neoyorquino la vida es una caricatura donde todo es posible, su final en Perry Ellis fue el comienzo oficial de Marc Jacobs, la marca. Dejó de lado el rock para enfocarse en un estilo más glamuroso. En 1994 presentó su primera colección pret-a-porter en Nueva York con vestidos cortos y abrigos con cortes simples y románticos. Su imagen también cambió. El joven delgado de pelo largo y jeans se transformó en un corpulento hombre obsesionado con el ejercicio que sale a la calle en falda o luciendo pijamas de Prada. Un nuevo Jacobs había llegado para quedarse. 

En 1995 presentó su primera colección masculina, con la que convenció a las directivas de Louis Vuitton de que era la persona indicada para ser el director creativo de la firma parisina. Con él al mando desde 1997, la marca dejó de ser exclusivamente de carteras y maletas para convertirse en uno de los referentes de ropa de alta costura más importantes del mundo. “Marc Jacobs logró que la ropa de Louis Vuitton sea alta costura lista para usarse en cualquier ocasión”, comentó en su momento la revista Vogue.

FASHION-US-JACOBS

Pensando en los europeos, Marc lanzó esta colección otoño-invierno 2012, una de las más vendidas de su propuesta masculina.

 

FASHION-US-JACOBS

Los cuadros son una constante en su línea masculina. En este atuendo el abrigo y el maletínson el punto de atención.

 

FASHION-FRANCE-MEN-VUITTON

Cortes clásicos combinados con un estilo deportivo spn el común denominador de sus colecciones para hombres, como esta de otoño-invierno 2013. 

Desde entonces divide su vida entre ambos mundos. Seis meses en Nueva York con su firma homónima, en la que el diseñador es mucho más permisivo a la hora de usar colores y cortes atrevidos, y seis meses en París con Louis Vuitton. Ya van 16 años en los que ha demostrado que su talento y creatividad van para rato. Una rutina que enloquecería a muchos pero que para él, al parecer, no es suficiente. Hace cuatro meses aceptó ser director creativo de Coca-Cola Light con motivo del aniversario número 30 de la gaseosa.

Además de lanzar una colección inspirada en la botella a la que también le hará varios rediseños, Jacobs se aseguró de ser el protagonista de los comerciales que han dado de qué hablar por aparecer con su torso desnudo exhibiendo sus tatuajes.

163636189BS00055_Diet_Coke_

La colección So fashion muestra la evolución de la mujer durante los años ochenta y noventa, y en ella prima un estilo caprichoso y atrevido.

A sus 50 años está en su mejor momento. Más de siete premios del Consejo de Diseñadores de América, colecciones en la semana de la moda de Nueva York y de París, una nueva tienda de maquillaje en Manhattan gracias a una alianza con la marca Sephora, sin contar las líneas de accesorios que tiene con su nombre. Una fortuna que alcanza los 75 millones de euros y que sin duda seguirá aumentando. Basta con decir que se dio el lujo de rechazar la tentadora oferta de ser el director creativo de Dior tras la salida de John Galliano. “Fue mi psiquiatra quien me preguntó si este puesto mejoraría mi calidad de vida, pero después de todo lo que hizo Galliano, hubiera sido un lugar complicado para trabajar”, declaró a The Sunday Times hace meses. 

No tiene afán de cambiar su rutina ni su estilo de vida. Su talento le alcanza y le sobra para lucirse en lo que hace.  “Lo mejor del trabajo de Jacobs todavía está por llegar”, afirmó Cathy Horyn, crítica de moda del New York Times. Es tan simple como que mientras la crítica y sus clientes están a la espera de lo que traerá para la temporada que viene, Jacobs solo piensa en cuál figura escogerá para su tatuaje número 34. Vale la pena esperar.

FASHION-FRANCE-LOUIS VUITTON

En 2000, Vogue publicó que, bajo la dirección de Jacobs, los diseños de Louis Vuitton eran alta costura lista para usar.

 

FASHION-FRANCE-LOUIS-VUITTON

El contraste de pieles con materiales como la seda y el chiffón es de su preferencia. Sus diseños siempre resaltan la feminidad de la mujer.

 

 

últimas noticias

Sobriedad: atuendos en la posesión presidencial

El cinturón: la clave para verte más delgada

Las 'Concept Stores' más imponentes de Bogotá