¿Cómo cuidar las medias veladas para que duren más tiempo?

Noticias destacadas de Moda

Aunque esta prenda se convirtió en un básico del armario femenino, aún se cometen muchos errores sobre su cuidado. Consejos para mantenerlas como nuevas.

El 15 de mayo de 1940 fueron puestas a la venta las primeras medias de nailon. El impacto que este producto causó entre las mujeres fue tal, que se vendieron cinco millones de pares en los primeros cuatro días. La hazaña recibió el nombre de “Día N” y marcó el inicio de una revolución en el mundo de la moda cuya influencia aun podemos ver en la actualidad.

Con los años las medias fueron evolucionando. El nailon utilizado en estos primeros ejemplares, aunque novedoso, era duro y rígido, por lo que pronto se comenzaron a experimentar con nuevos materiales que pudieran brindar mayor elasticidad. Así fue como en los años 60 apareció la lycra, una fibra que se estiraba hasta siete veces más y que se adhería con precisión a las piernas. Como una nueva capa de piel.

 A partir de entonces, las medias de lycra han inundado las tiendas, reemplazando a las de nailon, para convertirse en un indispensable del armario de las mujeres tan versátil, como práctico. “En estos momentos, encontramos en el mercado medias de todo tipo. Desde las más delgadas, casi imperceptibles, que son las medias verano compuestas por un hilo de lycra tan delgado como dividir un cabello en cinco, hasta aquellas más gruesas, de poca transparencia, pero mayor cobertura de imperfecciones. Las hay también, por ejemplo, con tecnología de compresión, para quienes tienen problemas de circulación, o para mujeres cuyos trabajos les exige estar de pie la mayor parte del día”, explica Gloria Suarez, Directora de Publicidad de Ritchi.

Sin embargo, aunque se trata de un producto bastante popular entre las mujeres, la gran mayoría lidia con un problema: al ser tan delicadas, un roce descuidado puede hacer que se rompan. Para lograr que nos duren más tiempo, Gloria Suarez nos comparte algunos consejos:

Ponerlas correctamente

La primera recomendación es que no intentes ponerte las medias de pie, como si fuera un pantalón, ya que esto podría provocar tirones que dañen el tejido. “La forma correcta de hacerlo es sentada. Enrolla la media hasta el final e introduce el pie. Así, poco a poco, podrás subirla hasta la mitad de cada pierna. Luego, ponte de pie y termina de subir las medias hasta la cintura”, explica Suarez. Si estas quedan torcidas, debes volver a bajarlas y repetir el proceso. La regla número uno es nunca utilizar las uñas para intentar acomodarlas. 

No meterlas a la lavadora

La forma adecuada de lavar las medias es hacerlo a mano, en el lavamanos y usando un jabón suave haciendo énfasis en la parte de la entrepierna y los pies. Para secarlas, lo mejor es evitar colgarlas: “basta con ponerlas sobre una superficie plana, porque cuando las colgamos, el peso del agua puede hacer que las medias se agranden y pierdan adherencia en las piernas”.

Ojo con los accesorios

Pulseras, anillos, relojes, pueden enredarse en alguna de las hebras de las medias y dañarlas. La precaución de quitarse todos estos accesorios no solo va para la hora de ponérselas sino también durante todo el día, por ejemplo, al momento de ir al baño, donde debes bajarte y volver a subir las medias. También es importante tener cuidado con los zapatos, ya que muchas veces pueden tener detalles que arruinen la prenda.

Usar la talla adecuada

“Muchas mujeres deciden comprar una talla más grande de medias pensando en que así van a durar más. Esto es falso, -explica Suarez- ya que, al no estar correctamente adheridas a la pierna, es más probable que se enreden en cualquier objeto”. Por eso, el consejo es verificar en el empaque la tabla de medidas, la cual establece la talla adecuada según el peso y la altura.

 

Comparte en redes: