El controversial estilo de Letizia Ortiz

La próxima reina de España brilla por su buen gusto, pero el pueblo critica que despilfarre en ropa mientras el país atraviesa una de las peores crisis de su historia.
El controversial estilo de Letizia Ortiz

PRINCIPE-BODA

Desde un principio encajó con la realeza. El día en que ella y el príncipe anunciaron su compromiso, apareció frente a los medios con un clásico sastre blanco de pantalón de Georgio Armani que resaltaba su elegancia. De ese momento en adelante, Letizia confirmó una y otra vez su buen gusto para la moda, primero con atuendos tradicionales y luego con vestimentas más arriesgadas que siempre se ganaban la atención del mundo.

Pero en el transcurso de estos diez años como princesa, Letizia ha quedado atrapada entre la espada y la pared: está en la mira de los expertos en moda, que la juzgan cuando repite cartera, pero también es blanco de la población española, que ha tenido que sobrevivir a una de las peores crisis económicas de su historia y ve con resentimiento que la realeza gaste más de mil euros en una falda de cuero, imitación cocodrilo, de Hugo Boss.

 

ESPAÑA PRINCESA SANIDAD

Frente a este dilema –aunque nunca ha hecho un pronunciamiento público sobre el asunto– parece que Letizia ha intentado equilibrar su clóset: usa marcas nacionales que en España no son costosas, como Zara o Mango, y también ropa de alta costura, para matrimonios reales o eventos en los que es una obligación seguir el protocolo.

 

collage1

 

Por supuesto, para lo españoles antimonárquicos o esos que se han visto más afectados por la crisis, ningún esfuerzo de austeridad será suficiente. Al fin y al cabo, el diseñador preferido de quien pronto será reina es Felipe Varela, que, a pesar de no ser el más carero, cobra alrededor de 800 euros por un sencillo sastre con saco y falda, y entre 1.000 y 2.000 euros por un vestido de gala. Si la idea es que no repita atuendos, para no quedar mal frente los críticos de moda, Letizia debe tener un alto presupuesto para invertir en ropa.

No obstante, es difícil juzgarla. Vive en medio de ese mundo irreal que es la monarquía y, para ser bien recibida, debe seguir muchas de sus tradiciones, a pesar de que puedan ser anacrónicas o innecesariamente protocolarias para algunos. En la inauguración del pontificado de Francisco I, por ejemplo, la princesa sorprendió a los asistentes por llevar medias color piel, en lugar de tupidas, como era exigido. Aunque vistió de negro y usó una mantilla en el pelo, sus medias no fueron bien vistas y tampoco su pelo suelto.

En medio de las miradas desde tantos flancos, Letizia no ha estado dispuesta a dejar a un lado su estilo y ha estado interesada en innovar. De ese atuendo clásico con el que se dio a conocer, pasó a vestimentas más casuales –de jeans y botas– e incluso las han catalogado de roqueras –con chaqueta de cuero y falda negras–.  En traje de coctel, nunca ha temido usar colores vivos y se ha dicho en varias ocasiones que el rojo –con el que representa al país– le luce como ningún otro. En definitiva, la próxima reina de España, más allá de las críticas del pueblo, es y seguirá siendo una de las mejor vestidas de Europa.

 

Fotos: EFE 

 

últimas noticias

Tres consejos para aprender a combinar tu ropa

Sobriedad: atuendos en la posesión presidencial