El increíble vestuario de Alta mar que esconde secretos

Si prestas atención a los detalles podrás descubrir al culpable de las inesperadas muertes de la asombrosa serie de Netflix.

Foto: Netflix

La serie española que acaba de estrenar Netflix está situada en los años 40 y cuenta con un sinfín de prendas de época, que nos dejaron a más de una antojadas. Es tan adictiva que te las vas a ver en una sola sentada, es una historia de amor con un toque de misterio. Si están al día con los estrenos del portal, seguramente muchos ya se han visto la serie, pero quizá han pasado inadvertidos algunos detalles. Uno de ellos, sin duda alguna, es la forma en la que el vestuario define a cada uno de los personajes.    

La creadora del vestuario para la serie española es Helena Sanchis. Esta española lleva tres décadas vistiendo personajes. Helena comenzó de ayudante de vestuario teatral, para después centrarse en el cine. Sanchis ha trabajado en más de 20 largometrajes y ha sido nominada a un Goya por lo mismo.

En el 2007 se cruzó con Ramón Campos y Teresa Fernández-Valdés de Bambú Producciones, quienes son las mentes de las series españolas tan adictivas, para vestir la serie Desaparecida. Desde entonces ha vestido a los personajes de Gran reserva, Velvet, Las chicas del cable y Gran hotel. 

 

 
 

Es un gran reto diseñar ropa de una época determinada. Sin duda el cine negro de los años cuarenta fue un gran referente para Alta Mar. El vestuario va definiendo la identidad de los personajes. Es tan acertado que el vestuario brilla por sí solo. Además, quién no quiere bajar por las escaleras con un glamoroso vestido y guantes de seda. 

Poco a poco conforme ciertos accesorios o prendas de ropa van apareciendo o desapareciendo, entiendes que las prendas son un agente delatador de lo que está ocurriendo dentro de ese gran buque con destino al nuevo mundo, Río de Janeiro.

También el vestuario en la serie de ocho capítulos ayudará a distinguir las clases sociales. Los colores claros van de la mano de los materiales más finos, como es el caso de las hermanas Villanueva, quienes usan rosas, colores cremas y ocasionalmente algunos neutros para mostrar la cuna de la que provienen.

 
 

Por otro lado, en los camarotes de tercer nivel, en donde están las criadas, son telas más toscas, de colores oscuros y patrones borrosos. 

Claro está que en el caso de los uniformes no se puede hacer más, que una fiel reproducción de ellos (si no lo has visto, es esto es un spoiler), a excepción por pequeños detalles que marcan la diferencia, como el broche de una persona determinante que aseguraba que estaba esperando “un cable” de Río de Janeiro, pero que pierde misteriosamente.

Pero ahora la pregunta es ¿qué podemos usar hoy? Sin duda alguna los trajes de chaqueta, son elegantes y son aptos para todo momento del día. Tendremos que esperar varios meses para averiguar que nos revelará el vestuario para la segunda temporada.