Los ángeles de Victoria’s Secret dicen adiós

La modelo Shanina Shaik confesó que este año no se realizará el famoso desfile de ropa interior, que venía perdiendo adeptos en la era de MeeToo.

Los ángeles de Victoria’s Secret dicen adiós
En el 2018, la marca perdió un 50% de su valor.EFE

El año pasado, más personas vieron Los Simpsons que el desfile de Victoria’s Secret. De acuerdo con lo que anunciaron los medios estadounidenses, el rating del espectáculo llegó a su punto más bajo: de los 12,4 millones de personas que se sentaron frente a la pantalla para ver el exitoso show del 2001, quedaban solo 3,37 en el 2018.  

A comienzos de este siglo, el desfile de Victoria’s Secret se había posicionado como uno de los espectáculos más importantes del mundo de la moda. No solo por reunir a mujeres perfectas que paseaban sus cuerpos en ropa interior sobre la pasarela, sino porque incluía buena música, lencería de lujo, luces brillantes… “Una fantasía”, así describió el show Ed Razek, director de mercadeo de la marca, cuando le preguntaron por qué no incluían mujeres con más curvas o modelos trans: “Hacemos mercadeo para las personas a quienes les vendemos, no hacemos mercadeo para todo el mundo –le dijo a Vogue–. El show es una fantasía. Un especial de entretenimiento de 42 minutos”.

La respuesta de Rzek ha sido señalada como una de las razones detrás de la disminución del rating y de la caída de las ventas de Victoria’s Secret en general (en 2018 perdió un 50% de su valor): en tiempos de MeeToo, feminismo,  inclusión, belleza real y distanciamiento de Photoshop, la perfección de las angelitas pasó de moda.

En oposición al ideal de belleza que vendía la marca, llegaron emprendimientos como ThirdLove o la alianza de Rihanna con Fenty, que llamaron la atención debido a su interés por ser incluyentes en la elección de sus modelos y por ofrecer, sobre todo, comodidad. Estas marcas también aceptan que a las mujeres las atrae la fantasía, pero su propia fantasía, una fantasía a la que todas pueden apuntar y que no está definida por la mirada masculina.

Todos estos elementos se sumaron y este año no habrá desfile. "Desgraciadamente, no va a celebrarse este año –explicó La modelo Shanina Shaik a The Daily Telegraph–. Me siento rara, porque todos los años por estas fechas solía estar entrenando como un ángel". Un entrenamiento que tiene fama por su exigencia: al menos cuatro meses de preparación, con programas de desintoxicación, muchas horas de ejercicio diario, dietas imposibles, eliminación de alcohol, azúcar, gluten, lácteos, harinas…

Por exigencias como estas incluso las modelos sentaron su voz de protesta. Gisele Bündchen cuenta en sus memorias que se sentía insegura y "cada vez menos relajada" desfilando con tan poca ropa. Y Adriana Lima aseguró que no volvería a quitarse "la ropa por una causa vacía. Estoy cansada de las imposiciones; nosotras, como mujeres, no deberíamos continuar viviendo en un mundo con tales valores superficiales. No es justo para nosotras, y más allá de la justicia, es insano física y mentalmente cómo la sociedad nos impone cómo debemos ser", explicó Lima tras su retiro.

Cuando Victoria’s Secret empezó a darse cuenta de que algo andaba mal, intentaron arreglar las cosas. En el 2016 publicaron fotos de Jasmine Tookes sin retocar y todos pudimos ver sus estrías. En el 2018 subieron a la pasarela a Winnie Harlow, una modelo con vitíligo. Pero sus esfuerzos llegaron muy tarde y no fueron lo suficientemente impactantes.

A pesar de la caída, la marca no ha tocado fondo. Antes de eso, su CEO, Les Wexner, hará grandes transformaciones: “La moda es un negocio de cambio –escribió en un memo que envió a sus empleados–. Debemos evolucionar y cambiar para crecer. Con eso en mente, hemos decidido repensar el desfile tradicional de Victoria’s Secret. Viendo hacia el futuro, no creemos que la televisión sea nuestro molde ideal”.

873975

2019-08-01T17:06:57-05:00

article

2019-08-01T17:10:34-05:00

nroldan_250929

cromos

Redacción Cromos

Moda

Los ángeles de Victoria’s Secret dicen adiós

48

3835

3883