Manual de instrucciones para combatir al comprador compulsivo que llevas dentro

El impulso va más allá. Es un acto irreflexivo e irreprimible. Si tus gastos te causan problemas, puedes estar padeciendo un trastorno psicológico.

foto: getty

Uno de los grandes males de este siglo es la adicción a las compras. Las constantes temporadas de rebajas, las ofertas que figuran en Internet y la moda cambiante aumentan la sed de tener más, y siempre queremos estrenar. Esta obsesión se caracteriza por la falta de autocontrol y baja autoestima. Aquí hay algunos consejos para tener en cuenta:

1. No lleves contigo tus tarjetas, solo el dinero que vayas a gastar. Así evitarás la tentación.

2. No corras riesgos. Si no tienes fuerza de voluntad, aléjate de las tiendas y de los centros comerciales.

3. Espera hasta el día siguiente para realizar una transacción. Así te darás cuenta si realmente lo necesitas, sin afectar tu presupuesto.

4. Si tienes más de dos tarjetas crédito, cancela al menos una. No te des la oportunidad de tener varias opciones para gastar.

5. Si te sientes eufórico o desanimado, no es buen momento para ir de compras. Tienes que estar tranquilo para tocar tu dinero.

6. Los billetes de alta denominación procura no cambiarlos. De este modo no
los gastarás fácilmente.

7. Elabora un presupuesto semanal y apégate a él. De esta manera controlarás tus finanzas.

8. Aunque es temporada de rebajas, no tengas miedo de perdértelas. Ya encontrarás lo que realmente necesites.

9. No prestes atención a las ofertas online. Con un solo clic puedes volver a recaer. 

10. No olvides la terapia. La orientación profesional es necesaria para superar esta adicción compulsiva.