Ropa incluyente para personas con discapacidad

Una marca española diseña prendas pensadas para que aquellos con movilidad reducida puedan vestirse más fácilmente, sentirse más cómodos y verse bien en el espejo.

Ropa incluyente para personas con discapacidad
Crearon un saco que permite acomodar la longitud de las mangas de acuerdo con el tamaño del brazo.Free Form Style

Si usted tiene dos brazos, dos manos y la posibilidad de caminar, seguramente nunca se ha puesto a pensar en el esfuerzo que significa para una persona sin extremidades el proceso de vestirse. Es posible que tampoco se le haya cruzado por la cabeza que, para alguien en silla de ruedas, ponerse un pantalón puede ser una odisea. Y es probable que no se imagine lo importante que es para aquellos con alguna discapacidad comprar prendas con materiales especiales que no les generen lesiones por pasar la mayor parte de su vida sentados.

Las españolas Carolina Asensio y Marina Vergés, no obstante, sí lo han pensado. Y empezaron a reflexionar sobre el asunto después de que José Luis, hermano de Carolina y primo de Marina, sufriera un ictus que lo dejó con un 80% de discapacidad. Esta experiencia las llevó a crear Free Form Style, una marca pionera en diseñar moda adaptada a diferentes discapacidades.

Tras dar forma a su idea se pusieron en contacto con el Tecnocampus de la Universidad Pompeu Fabra, en Barcelona, y su programa Reimagine Textile, dedicado específicamente a empresas textiles. Entraron en el programa de nuevos emprendedores y, tras una primera etapa de varios meses de formación y análisis, Free Form Style fue seleccionada junto a 5 empresas para participar en una segunda fase, en la que contaron con un mentor que les tuteló en la elaboración de su plan de empresa.

Con una inversión inicial de 50.000 euros, ya tiene una tienda online y cuenta con un punto de venta en el prestigioso Instituto Guttmann, especializado en la neurorehabilitación. Esta institución ha sido uno de los apoyos más importantes para el equipo de Free Form Style, ya que no solo recibió con entusiasmo el proyecto, sino que puso en contacto al equipo con todas las asociaciones vinculadas al instituto para poder realizar el casting de las fotos de imagen de la marca, para las que era indispensable contar con modelos con discapacidades reales.

La ropa

Quien vive de cerca la discapacidad sabe que al andar en silla de ruedas la parte de atrás de un pantalón o de una falta debería ser más alta que la delantera, ya que al sentarte la prenda se baja y eso incomoda. También ocurre que mucha tela se acumula detrás de las rodillas y esto, si el material no es delicado, puede producir úlceras por la presión.

Con esto en mente, la marca ha diseñado pantalones y faldas que son más altas en la parte posterior, y camisetas que son más largas en la espalda. Así mismo, trabajan con los mejores materiales hipoalergénicos, para evitar que la tela produzca lesiones.

 
 

“Conocimos a una chica que le falta medio brazo, pero es capaz de pintarse las uñas mejor que yo, y en invierno se viste con abrigos que le tapan un brazo que ya no existe. ¿Qué discapacita, la persona o el abrigo?”, pregunta Carolina en El Periódico, de Cataluña.

Para personas como ella, crearon un saco que permite acomodar la longitud de las mangas de acuerdo con el tamaño de los brazos. También tienen un buso con dos largas cremalleras, que van desde la parte inferior delantera derecha e izquierda y pasan por la totalidad de las mangas hasta los puños, lo cual quiere decir que se puede abrir totalmente, separar la parte de atrás de la de adelante, y luego cerrarse nuevamente.

 
 

“Para esas personas ponerse una simple camiseta sin ayuda es un problema –asegura Marina–. Por eso queremos que se vean coquetos y no escondan su físico. Y eso es ir más allá de sustituir las cremalleras por el velcro. Por eso hemos buscado buenos algodones traspirables, tiramos de corchetes y le damos un detalle actual, para que estén cómodos y se vean guapos, que eso sube mucho la autoestima”.

Cuentan, además, con pantalones que tienen cremalleras que se abren del tobillo para, por ejemplo, facilitar la postura de una prótesis. O camisetas que tienen aberturas laterales, a la izquierda o a la derecha, que funcionan con botones a presión para facilitarles la vida a las personas con movilidad reducida de brazos.

 
 

A través de su web también ofrecen el servicio de sastrería: se encargan de arreglar las piezas de ropa que más le gusten al cliente y que este quiera conservar en su armario, para transformarlas en prendas adaptadas a la movilidad de cada caso concreto. También ofrecen confección a la medida.

853411

2019-05-02T15:03:40-05:00

article

2019-05-02T15:16:37-05:00

nroldan_250929

cromos

Redacción Cromos con información de Agencia Europa Press

Moda

Ropa incluyente para personas con discapacidad

46

5442

5488