Seis consejos para optimizar el espacio de tu clóset

Cualquier día de enero es oportuno para organizar y limpiar tu armario. Hazlo para multiplicar la dimensión que con los meses se va achicando.

Imagen tomada de Pixabay

Limpio y ordeno mi guardarropa dos veces al año. La primera es mucho más detallada y selectiva, me ayuda a determinar el orden de mi ropa por el resto de 2019. Además, me asegura que todos los días la respuesta a la pregunta “¿qué me pongo?” sea fácil y rápida de responder.

El orden trae cambios inesperados, inspira nuevas propuestas, estimula frescas combinaciones. También me da fuerzas para confiar en lo que tengo, me quita las ganas de comprar ropa nueva. Casi me obliga a reutilizar las piezas que tenía olvidadas y sirve para separar las prendas en buen estado que puedo obsequiar a quien le interesen.

A continuación, les dejo seis tips para meter mano al closet.

¡Afuera todo el mundo!

Como se puede ver en la foto, organizo por categorías: kimonos, camisas y blusones largos, vestidos, faldas, pantalones y jeans. Si puedo colgar dos kimonos en un solo gancho, lo hago sin dudarlo. El punto es que cada categoría esté junta para facilitar la elección de mis outfits diarios (sobre todo cuando me despierto tarde).

Paso a paso

¡Arriba las manos quienes amamos los zapatos! En mi caso, los tenis son los favoritos. El espacio que tengo para almacenarlos es reducido, por eso mi clave está en apilarlos por pares, formando pequeñas torres como si estuvieran guardados en una maleta de viaje.

Mi organizador salvador.

No recuerdo el día que lo compré. Solo sé que ha sido una de las mejores adquisiciones que he hecho en años. Es parecido a una caja de herramientas, pero con diseño ergonómico y estilizado.

Como pueden ver, tiene múltiples compartimientos, en tamaños diferentes y con opción de personalizarlos de acuerdo al tamaño que se necesite. Me encanta porque puedo guardar, meticulosamente, mis accesorios: desde aretes grandes a topos redondos y pequeños, hasta anillos al alcance de un dedo.

Paredes para colgar lienzos hechos collares.

Clavé pequeñas puntillas en las paredes del mismo compartimiento donde guardo el organizador. Aquí cuelgo los collares largos y las diademas.

Camisetas y tops en rollitos, por favor.

Todos los días uso camisetas. De cuatro cajones que tiene mi closet, uso tres para guardarlas. Las enrollo y listo, me caben todas. De este modo optimizo un montón de espacio y encuentro la que necesito sin desordenar el resto.

Por último, abrigos y chaquetas por categorías.

Al igual que en el tip número uno, todo en este espacio se determina por categorías, como los abrigos largos, los blazers, las chaquetas de jean y de cuero, las pomposas, las deportivas y, por último, las delicadas que necesitan llevarse a la lavandería (y protector de plástico).

Aquí también uso un gancho para colgar varias chaquetas de la misma “especie”, con el fin de ahorrar espacio y lograr armonía en mi closet.

Es válido cualquier método que usemos para poner en orden nuestra ropa. Hacerlo mínimo una vez al año facilitará tu vida.

Para más consejos de moda visita: @catagarciastyle.

 

últimas noticias