Consumir menos para cuidar más al planeta

Cada producto que compramos tiene un tiempo de degradación y un nivel de contaminación, es importante no llenar al planeta de basura.

Mezcladores, pitillos, desechables, encendedores, computadores que reemplazan a los que aún funcionan, ropa, zapatos… A diario compramos productos, muchos que no son indispensables, sin medir las consecuencias a largo plazo.

 

Un informe de la BBC muestra que no hay un solo espacio en el planeta que no tenga algún grado de contaminación, y lo peor es que en la mayoría de los casos su origen está en un lugar muy remoto. 

 

La fundación The Ocean Cleanup asegura que cada año se arrojan al mar ocho millones de toneladas de plásticos que terminan en los estómagos de peces, aves, tortugas y animales marinos. 

 

cromos muy natural

 

La meta de su director Boyan Slat, un holandés de 21 años que por estos días ha sido noticia, es limpiar en cinco años la llamada gran mancha del Pacífico. Con las ayudas recibidas, hoy The Ocean Cleanup tiene 30 barcos recorriendo las aguas entre Hawai y la costa oeste de Estados Unidos para cuantificar la presencia de residuos a lo largo de 3,6 millones de kilómetros cuadrados. 

 

Con este dato pondrá a funcionar su idea en los próximos días: “instalar en zonas estratégicas barreras flotantes que atrapen el plástico atraído por las corrientes marinas, con el consiguiente ahorro de energía y sin perjuicio para la fauna acuática”, señala la agencia Efe Verde.

 

 Todos podemos apoyar a Boyan Slat y su propuesta, consumiendo menos determinados productos que afectan al planeta al invadir aguas, aire y calles con el agravante de que tardan mucho tiempo en degradarse. 

 

Aquí una pequeña muestra de esos productos.

 

De uso cotidiano:

- Encendedores: Pueden demorar un siglo en desaparecer. Contienen plástico u otros elementos como mercurio, zinc, cromo, arsénico, plomo o cadmio que demoran en desaparecer. 

 

- Pila: tardan entre 500 y 1.000 años en degradarse. Una pila de mercurio puede contaminar 600.000 litros de agua. Lo más conveniente es usar las recargables.

 

- Tenis: tardan 200 años en degradarse y este lento proceso tiene varias etapas, al estar elaborados en materiales como  de cuero, tela, goma y espumas sintéticas.

 

- Chicles: pueden tardar hasta 5 años en desaparecer, porque el contacto con el oxígeno los vuelve más duros. Ambientalistas recomiendan arrojarlos a la carretera para que los carros ayuden a destrozarlos.

 

 

Ideas para ayudar:

- Hay movimientos para concientizar a las personas sobre la necesidad de consumir menos. Algunos ejemplos: 

 

- Embalaje cero, con el que se busca que la gente no compre sus productos con envolturas que contaminan y no se requieren. 

 

- Programa Retorna, presente en 40 naciones, ha logrado legislaciones para que la gente tenga un incentivo monetario por devolver envases de vidrio y otros elementos que son posibles de ser reciclados y reutilizados. 

 

 

Fuentes: www.ecologiaverde.com, www.ecosfera.com 

 

Ilustración: Andrea Carvajal. 

772762

2018-04-21T09:25:46-05:00

article

2018-04-20T18:25:58-05:00

periodistadigital_250918

cromos

JS Medios y RS

Estilo de Vida

Consumir menos para cuidar más al planeta

42

6506

6548