Natal, la ciudad del sol

Extraordinarias playas, un clima perfecto, gigantescas dunas de arena y tesoros históricos han posicionado a la capital del estado Rio Grande do Norte como un referente turístico brasileño.
Natal, la ciudad del sol

Natal nació y creció en una de las regiones más liberales de Brasil. La primera en abolir la esclavitud –diez años antes que en el resto del país- y en elegir a una mujer como gobernante. Su suelo arenoso, poco favorable para el cultivo de la caña de azúcar, contribuyó a que el desarrollo de la ciudad fuera lento. Sin embargo, las riquezas que generó la exportación de productos a través de su puerto y la extracción de sal y petróleo en el estado Rio Grande del Norte, del que es capital, impulsaron la economía después de la II Guerra Mundial y poco a poco pusieron en los ojos del mundo a este paraíso.

Las playas, rodeadas de dunas, con aguas azul turquesa y coloridas barreras de coral son el principal atractivo. Complejos hoteleros, restaurantes y paseos peatonales integran la infraestructura turística que cada año es disfrutada por cientos de personas. Para quienes desean combinar los baños de sol con programas culturales y recreativos hay una variedad de opciones. Para empezar está la oferta de museos de arte religioso, antropología y animales marinos. También son populares los recorridos a lugares históricos como el fuerte de los Reyes Magos, construido en 1598 por los colonos portugueses para defenderse de los piratas franceses; y los paseos a localidades vecinas como Genipabu, famosa por sus dunas, lagos y viajes en camello. 

La alegría y amabilidad de sus habitantes hacen sentir a gusto a los visitantes, al igual que el clima cálido que se disfruta todo el año. La temperatura no baja de 20°C y tampoco sube de °30C. El sol brilla 365 días y en las noches una suave briza refresca a quienes salen a pasear por sus calles y monumentos. Natal, que significa Navidad y cuyo nombre se debe a la fecha de su fundación (25 de diciembre de 1599), fue durante casi dos décadas colonia holandesa. El paso de portugueses, franceses y colonos de los Países Bajos quedó marcado en su arquitectura e influenció manifestaciones culturales como la gastronomía.  

 

 

Dónde hospedarse

 

Pestana Natal Beach Resort

Rua Senador Dinarte Mariz, 5525 Vía Costeira

Tel.: (55) 8432208900

www.pestana.com

 

Natal Mar Hotel

Av. Senador Dinarte Mariz, 8101 - Vía Costeira

Tel.: 55 (84) 3203 4500

www.natalmarhotel.com.br

 

Quality Hotel & Suites Natal

Av. Engenheiro Roberto Freire 3090

Tel.: (55) 84 4008 4888

www.qualityinn.com

 

 

Lugares imperdibles

 

Fuerte de los Reyes Magos: la edificación más antigua de la ciudad, fue construida por los portugueses con piedras de arrecifes y cal. Tiene un pequeño museo y recorridos guiados.  

 

Centro de turismo: fue una cárcel hasta la década de los 60. Por estar en la cima de un morro ofrece una vista privilegiada de la ciudad y sus playas. Los viernes en la noche se presentan espectáculos de música y baile. 

 

Columna Capitolina: una estructura romana donada a la ciudad por parte de Benito Mussolini. 

 

Playa de Ponta Negra: alberga los mejores hoteles y restaurantes. Al final se alza el Morro do Careca, una gigantesca duna poblada verde.

 

Puente de Todos: símbolo de modernidad y motivo de orgullo de los habitantes. Conecta a la ciudad con el litoral norte del país.   

 

 

Planes nocturnos

 

Tomarse unos tragos en el complejo Chaplin. En el primer piso hay un bar con música en vivo y en el último una concurrida pista de samba. 

Disfrutar de una noche al estilo medieval en la Taberna Pub. Un acogedor bar en el sótano del castillo de Chela Luna, decorado con espadas, escudos y armaduras. Los meseros visten trajes de la época. 

Bailar hasta las 5:00 de la mañana en la discoteca Hollywood, una de las más concurridas y renombradas de la ciudad. 

La mayoría de hoteles de la Vía Costeira ofrecen cenas degustación y shows de forro, un ritmo típico del norte de Brasil. 

 

 

Diversión y entretenimiento 

 

Salir de compras cuando cae el sol es uno de los planes predilectos de los turistas. Además de pequeños almacenes de artesanías hay un centro comercial con grandes almacenes de ropa y de juguetes.

 

Recorrer caminando la Vía Costeira en donde se concentran la mayoría de playas, hoteles y restaurantes. 

 

Visitar poblaciones cercanas como Pirangi do Norte para pasear en barco y hacer snorkel o bucear. 

 

Conocer el Parque de las Dunas, uno de los más grandes de Brasil. El escenario perfecto para el senderismo y el encuentro con la naturaleza. 

 

 

Restaurantes recomendados

 

Camarones: considerado el mejor restaurante de la ciudad. Se caracteriza por su ambiente familiar y especialidades como los camarones con salsa de mango, calabaza o coco y el cajú de compota de postre. 

 

Casa de Taipa: ambientado con obras de arte y sillas de colores, es el lugar perfecto para probar la famosa tapioca (harina de yuca con la que se elaboran panes y tortas), rellena de gambas, salsas o carnes. 

 

Cipó: en pleno centro de la ciudad, este restaurante decorado como si fuera una selva, sorprende con pizzas con un toque brasileño como la catupiry, elaborada con un queso crema típico, o las de dulces a base de castaña de cajú. 

 

Foto: Cortesía Buena viaje