Once consejos para ser un buen polvo, según la Universidad de Harvard

La prestigiosa institución con sede en Boston publicó tips que pueden ser útiles para los curiosos y para los que creen sabérselas todas. ¿En cuál lado está usted?

Probar diferentes posturas es uno de los consejos/Imagen tomada de Pixabay.

Cuesta imaginarse a un buen amante diciendo “me las sé todas”. Resultaría sospechoso que un hombre o una mujer se atreviera a desafiar el inagotable conocimiento. Habría que preguntarle al actor Nacho Vidal si es de los que presume de su experiencia. Especulando qué respondería el español a la pregunta "¿ya descubriste todo en una cama?", la respuesta quizás sería como la de un astronauta que va y vuelve de la luna: apenas sabe una porción del tema en cuestión. Es que, a pesar de los 2019 años de historia, el sexo siempre será un enigma para la humanidad.

Para sumarle peso a su naturaleza desconocida, cada tanto sale una lista de mandamientos para que nos acerquemos a la idea del buen polvo. En esta ocasión, la Universidad de Harvard publicó once tips que parecen obvios para los más creídos.

Si a usted, señor lector o señora lectora, le resultan clichetudos, déjeme decirle que usted podría ser uno de esos amantes que se la pasa diciendo “me las sé todas” y, a la hora de la verdad, mejor no hablar del resultado.

La importancia de comunicar y de leer

Hablar con tu pareja es tan importante como mantener viva la llama de la pasión. Según la universidad estadounidense, las dudas y lo que está mal se resuelve socializando. Si eres capaz de acostarte con alguien, compartir fluidos, debes ser capaz de hablar de lo que te gusta y lo que no. Parece un tip para dummies, pero hay personas cuya especialidad es callar, que no se permiten un diálogo sincero.

El segundo ítem de este punto se encuentra en la curiosidad por saber más. El sexo es un universo (un enigma) muy documentado, en el que se encuentra información útil que es mejor saber antes de que sea muy tarde para descubrirla.

Pruebe diferentes posturas

Es delicioso el misionero, es quizás la pose más utilizada. Sin embargo, no es la única. Debe estar presente, es una carta infalible para los amantes, pero que no sea la única de la jornada porque podría pasar como un “pose muerta”.

Un toro (vaca) muerto.

Utilice lubricantes

El sexo es el arte de la lubricación y no es un secreto que a algunas personas les cuesta lograrla. Tener ayudas no es un pecado, no está mal, no debería avergonzar. Si hay ausencia de lubricación, resuélvalo con alguno de los productos que son fáciles de conseguir en el mercado.

Sea especial

Cuando pensamos en sexo nos imaginamos una imagen pornográfica, cargada de acción y resistencia. Nada más ficticio que ese cliché que abrazan principalmente los hombres. En el sexo hay otros elementos que se transmiten. No les llame amor, llámelo de otra manera…¿afecto? ¿cariño? ¿pasión? ¿ganas?

Dar en el punto

El cuerpo está lleno de zonas erógenas, claves para allanar el camino antes de la penetración. Saber cuáles son, dar con el punto, es una de las tareas más complicadas, porque muchos y muchas reducen el acto sexual a la penetración. Descubra cuáles son las suyas y, por supuesto, las de su pareja.

Ser realistas

Sharon Bober, directora del Programa de Salud Sexual de la filial de Harvard, sostiene que, “aunque es posible que tenga un cuerpo que envejece, todavía puede sentirse saludable, vigoroso y lleno de vida, y su vida sexual debería ser parte de eso”.

Palabras más, palabras menos, el sexo cambia a medida que nos hacemos más adultos. Pero la llama siempre estará ahí hasta el último día de nuestra existencia.

Escriba sus fantasías

Yo tengo una: llenar de aceite (de los que venden en los sex shop, por supuesto) el cuerpo de mi pareja. Ver sus senos brillantes y su cintura y su culo me erizan la piel.

¿Cuál es su fantasía? ¿Sabe que tiene fantasías? Anótelas en un papel.

Ejercicios de Kegel

¿Qué tipo de relación tiene con su genital? ¿Sabía que hay ejercicios para mujeres y hombres que estimulan el piso pélvico? Las contracciones voluntarias se deben hacer cinco veces al día. Son fáciles de hacer (También le puede interesar Guía para un buen polvo)

Juguetes

¿Por qué no? Aunque las ocasiones en las que he entrado en una tienda, la oferta para estimular el cuerpo de la mujer es mucho más amplia que la del hombre. No obstante, buscando algo se encuentra.

Relájese

Un sexo cargado de culpa o de trascendentalismo es un acto que ninguno de los dos va a disfrutar. En el yoga hay ejercicios que ayudan a controlar la respiración.

Retroceder nunca rendirse jamás

Que el interés por aprender nunca cese. En el sexo también debemos ser como los adultos mayores que se animan a ir a la universidad sin importar que se gradúen a los 78 años.

833317

2019-01-10T14:30:58-05:00

article

2019-01-10T15:01:55-05:00

ctorres_250930

cromos

Alberto Ochoa Mackenzie

Cromos

Once consejos para ser un buen polvo, según la Universidad de Harvard

70

5791

5861