Bellas de mil maneras

Cada mañana, frente al espejo, nos llenamos de inquietudes: ¿qué me pongo?, me engordé, nada me queda; no tengo qué ponerme... Y así seguimos hacia el abismo, sólo con inseguridades y preguntas sin respuesta.

¡Que no cunda el pánico!

Según Bernard de Fontenelle, "el secreto de la verdadera felicidad es sentirnos bien dentro de nuestra piel". Un buen camino para lograrlo es aceptar con honestidad, de manera profunda y muy íntima, ese reflejo de nosotras mismas en el espejo, que puede convertirse en el gran aliado para comenzar bien cada día.

Casi siempre ese reflejo es deformado por ciertos tabúes, imágenes preconcebidas de "mujer perfecta" con medidas ideales, porque probablemente siempre hemos querido ser otra.

Ese es el primer error.

Aceptarnos y querernos es la mejor manera de iniciar una relación creativa con nosotras mismas, únicas y especiales al enfrentar lo que nos trae cada día bien dentro de nuestra piel. Seguras, bellas y amadas.

El mundo cambia. En esta nueva era es necesario aprender a reciclar, a reeditar nuestra imagen con prendas clásicas y cosas nuevas, bien compradas y bien pensadas. En tiempos de crisis no vamos a dejar la moda, pero sí vamos a ser originales, recursivas; con mucho estilo, con carácter, con seguridad.

En el pasado, la belleza era un requisito para triunfar. Hoy podemos ser bellas de mil maneras. La inteligente, la culta, la divertida, la segura, la elegante, la bohemia o la hippie hacen parte de ese cúmulo de mujeres que se conocen a sí mismas y se proyectan mejor que una cara bonita pero insegura.

La moda produce gran expectativa y muchos siguen creyendo que es un tema elitista. Hoy es ya un tema de todos y para todos. Aquí lo vamos a descubrir. Estaré escribiéndoles sobre la moda y el mundo. Este espacio será un gran espejo para encontrar nuestras múltiples caras. Lo ideal cada día es poner magia, color y creatividad a nuestra imagen.

Todas tenemos inseguridades y muchas preguntas: nuestra imagen, la impresión que queremos dar a nuestros compañeros de trabajo, a nuestra pareja, a nuestros hijos y desde luego a nuestras amigas... A la mayoría de las mujeres les importa mucho la imagen frente a otras mujeres, tener la cartera de moda, aunque quedemos empeñadas de por vida, sólo por aparentar. La moda tiene ese defecto, el de la apariencia, pero también tiene códigos, lenguajes fáciles de descifrar para sentirnos muy bien.

El estilo es otro asunto; lo llevamos por dentro y es natural, no necesita de artificios ni arandelas.

En esta columna hablaremos de todas las emergencias que tenemos a diario, podremos también responder las preguntas que no nos atrevemos a formular. El mundo gira alrededor de la moda en los más diversos campos. Es indudable que tiene un gran efecto si la usamos a nuestro favor, de acuerdo con cada bolsillo, en el momento de definir nuestro look de acuerdo con nuestra personalidad y la información que tenemos.

Que no cunda el pánico.