Esteban Cortázar en Colombia

Cortázar se imagina todo como una película después de recorrer las calles y las discotecas en busca de inspiración. Así arma sus colecciones.

La elegancia es un tema de piel para Esteban Cortázar, lo ha sido desde su infancia. Nació, para suerte suya, en un ambiente bohemio y colorido. Ahí le fue llegando, intravenoso y sin darse cuenta, el amor por el diseño y por la moda.

Siempre en Cortázar ha habido una fusión de estilos. Su vida gitana lo ha marcado profundamente. Su trabajo trasciende sutilmente pasando desde prendas muy lujosas y transparentes hasta una camiseta de algodón y unos jeans impecablemente cortados. Dibuja, corta, cose, dirige, sueña… se imagina todo como una película después de recorrer las calles y las discotecas en busca de inspiración. Así arma sus colecciones. El trabajo y la diversión han sido su consigna indiscutible.

Amigo de grandes talentos como Marc Jacobs, el diseñador estadounidense que transformó a LMVH; Giambattista Valli, Ricardo Tisci, director creativo de Givenchy; Anna Wintour, editora de Vogue; Anastasia Barbieri, de French Vogue, y de muchos diseñadores actuales que lo han enriquecido y han ampliado su visión en el infinito universo de la moda. Con sus pasarelas internacionales en distintas capitales de la moda, ha demostrado que tiene la madera para estar en las grandes ligas del diseño. Pasa sin agüeros del chiffon al cuero y del denim a la lycra con diseños innovadores.

Su gran cualidad es la creatividad, algo con lo cual nació y que le sale sin mayor esfuerzo. Eso, en unas colecciones a gran escala, se traducirá en prendas muy comerciales y vendedoras para todos los gustos. Es lo que está pidiendo a gritos la gente joven: formar parte de esa tendencia urbana que ve en las revistas y en la internet.

Sus musas son mujeres de todas las edades, bellas como Lauren Santo Domingo o Naomi Campbell, y también las mujeres sencillas que buscan individualidad y carácter en sus prendas.

Esteban Cortázar, 26 años, bogotano, vive y diseña actualmente en su taller de París, un loft en la Bastilla que es uno de los sectores emblemáticos y bohemios de la capital de la moda. Por eso vive ahí feliz, inspirado, sin sentir un gramo de arrepentimiento por haber salido hace un año de la sofisticada casa de moda Ungaro por cuenta de Lindsay Lohan, la excéntrica y controvertida diva americana que trató de ponerse los pantalones de Cortázar como directora creativa de la marca, labor que él desempeñó maravillosamente durante dos años, y que en el caso de ella fue un fiasco y ya no queda ni el recuerdo.

Hoy Esteban, relajado, maduro, con su vestimenta informal y el pelo muy corto, se prepara para presentar su primera colección inspirada en la mujer colombiana para almacenes Éxito. Será todo un acontecimiento en el mundo de la moda. Nunca antes en Colombia un diseñador de talla internacional ha presentado su pasarela simultáneamente con la ropa expuesta y a la venta en los racks especialmente diseñados con las prendas del desfile en los almacenes.

Esteban Cortázar, con su colección urbana para el Éxito, hará sentir internacionales a las jovencitas que lo adoran y lo han seguido desde sus primeras pasarelas en Miami y luego Nueva York, y que soñaban con tener algún día una prenda de su ídolo. Las ejecutivas que reconocen en el diseñador el corte femenino e impecable, con acabados depurados y muchos detalles inesperados, lo tendrán con la mejor calidad de telas importadas y precios de gran superficie. Las mamás jóvenes morirán con sus amplias prendas y sus leggins sofisticados. Lo único es que serán colecciones limitadas, muy pocas prendas de cada historia para que no se pierda la exclusividad.

O sea que hay que estar pendientes y, como en las grandes capitales del mundo, hacer cola si es preciso antes de que abran sus puertas los almacenes del país.

Excentricidad y lujo es lo que vemos en la moda del mundo y ahora en la más grande superficie nacional, esa percha la tendremos importada con el talento del bogotano y el gran equipo humano, que lleva trabajando desde el mes de noviembre siguiendo sus lineamientos y patrones para producir una colección completa llena de elementos urbanos, que son los que busca la mujer que sigue la moda y las tendencias.