Gourmands en casa

Servicios gastronómicos a domicilio que van desde un chef hasta una cata personalizada.

Cuando las dotes culinarias no sobresalen siempre es mejor recurrir a ayuda externa. La idea es desentendernos de los fogones y pasarle los peroles a un chef consagrado y habilidoso, que no sólo sorprenda con su conocimiento, sino que entretenga a los invitados de principio a fin.

Incluso, podemos pasarle el sacacorchos a un sommelier profesional, para que, ambos, hagan vivir a los invitados y anfitriones una verdadera experiencia gourmet sin salir de casa. Hasta ahora, muchas personas y hogares han explorado opciones como los domicilios de ajiacos, pucheros, fríjoles, paellas y demás delicias regionales o étnicas. Pero, en estos casos, son mayores los motivos prácticos que los deseos de “comer como los dioses”.

Pero ninguno de estos sistemas se equipara a la posibilidad de tener un chef en casa —especialmente si es reconocido— para que se luzca en nuestra cocina y protagonice una velada inolvidable, desde la entrada hasta el postre.

Sin Local, por ejemplo, es un concepto de chef en casa, creado por una comunicadora social y un cocinero graduado, que han encontrado un espacio original para “oxigenar”, como dicen ellos, la labor diaria en la cocina y demostrarles a sus clientes que con los equipos y utensilios que tienen a la mano pueden crear preparaciones de primera. En realidad, la pareja conformada por Evelyn Aguía y Jorge E.

Alza busca consolidarse como un restaurante sin necesidad de tener local. “Simplemente trasladamos los servicios y conocimientos hasta los hogares de los clientes para invitarlos a ocupar su mesa, degustar comidas saludables y ser atendidos por un equipo de profesionales”, dice Evelyn. Es, definitivamente, algo más que un domicilio.

Por otra parte, entidades bancarias como Davivienda han introducido un modelo similar para los clientes de la tarjeta Diners. En este punto vale la pena recordar que este tipo de dinero plástico nació como un medio de pago para los aficionados a la gastronomía. Gracias a un programa coordinado por Alianza Gourmet, los clientes de Diners pueden seleccionar menús preparados por los chefs profesionales de academias como El Gato Dumas o la Escuela Mariano Moreno.

Y como complemento, pueden recibir los servicios de un sommelier en casa. Jorge del Castillo, asesor de Alianza Gourmet, dice que dicho tipo de programas les brinda a los clientes de Diners una alternativa gastronómica en su propia casa. Pero no todos los emprendimientos se limitan al tema culinario. Empresas como Diageo, por ejemplo, organizan degustaciones de vinos y de destilados en las residencias o sitios de trabajo de conocidos líderes de opinión. Estos programas se complementan con platillos de degustación.

Traigo a colación todo este abanico de ofertas a propósito de un nuevo servicio lanzado por los bodegueros franceses, denominado Vignerons à la Maison. En este caso, el servicio consiste en enviar a casa a un enólogo famoso para que conduzca una cata profesional con vinos de alta gama. Sin embargo, la motivación, aquí, ha sido diferente, según cuenta el director y fundador del programa, el francés Philippe Kazek. Una encuesta realizada con 200 productores de vino de calidad encontró altos niveles de insatisfacción entre los bodegueros porque no se estaban produciendo los resultados esperados para sus marcas ni en las ferias locales de vinos ni en las degustaciones ofrecidas en sus propias instalaciones durante los fines de semana.

Con el programa Vignerons à la Maison, lo que se pretende es reemplazar a los intermediarios para llegar directamente a los consumidores con productos que pueden degustarse de la mano de sus creadores. Y para quienes compran vinos después de la degustación, hay precios especiales. “A la postre, lo que se busca es incrementar las ventas directas”, dice Kazek. En la actualidad los clientes de la degustación no pagan por asistir, pero son cuidadosamente seleccionados para asegurar buenos resultados.

En cambio, las bodegas aportan con una cuota para pertenecer al programa. Finalmente, y aparte de proporcionar deleite, estas iniciativas también incluyen clases de cocina, vinos y destilados, así como talleres de maridaje. Además, para muchos participantes, no salir de casa ofrece la ventaja adicional de no tener que conducir después de haberse tomado unas copas.

Temas relacionados