La moda de los cracks

El deporte es una gran vitrina de moda y diseño.

 Al ver los femeninos y seductores vestidos de encaje con el negro transparente de Venus Williams en Roland Garros, que más parecían un “deshabillé”, un “baby doll”, o un traje inspirado en Toulouse-Lautrec, queda claro que el deporte es también una gran vitrina de moda y de diseño.

Las mujeres en el deporte blanco han ido afianzando su estilo, dando rienda suelta a la imaginación. Jelena Jankovic, por ejemplo, le apuesta al refrán que dice “el que de amarillo se viste, a su belleza se atiene”… Además, llevaba volantes en la falda.

Aravane Rezaï, aunque francesa, debería tener el tema del estilo más claro, pues se vistió de dorado y negro, dos colores de discoteca. Serena Williams fue muy lúdica, con azul celeste y arandelitas propias de “Alicia en el país de las maravillas”; la paradoja es que quien se llevó el título, la italiana Francesca Schiavone, lo hizo a sus 30 años, sin especial atractivo, vestida de blanco de arriba abajo, como lo exige la tradición.

Atrás quedaron los días de Margaret Court, María Bueno, Martina Navratilova, Billie Jean King y Steffi Graf, cinco mujeres que hicieron historia en el más tradicional de los deportes, el blanco. Las marcas deportivas aprovechan esta tendencia del “Sport Chic”, que además no es nada barato. Diseñadores de grandes ligas como Stella McCartney para Adidas, presentan espectaculares leggins, shorts, camisetas y sudaderas de primera línea.

La marca que incursionó primero en el mundo íntimo deportivo fue la neoyorquina Calvin Klein, que puso de moda sus pantalonetas en todos los lockers y estadios. Hoy eso se ha incrementado con una agresiva campaña publicitaria que cuenta con los bellos italianos de la selección de fútbol como modelos de ropa interior.

Otra marca que ha hecho fortuna es Juicy Couture, llenando la ropa deportiva de cristales Swarovski y colores llamativos que, para desgracia de muchos, ha convertido la sudadera en prenda para viajar. Los zapatos tenis son la gran ganancia de la moda deportiva. Todas las marcas reconocidas como Puma, Nike, Converse, Lacoste, Adidas y hasta la china Tiger, son el complemento de cualquier vestimenta joven en la vida urbana de hoy. Los símbolos del Mundial Comenzó el mundial de fútbol en Sudáfrica y con él toda clase de símbolos y diseños se toman el planeta. Como es tradición, hay una mascota.

Este año se llama Zakumi y es un leoncito amarillo de pelo verde, vestido con el uniforme sudafricano. La pelota oficial, hecha exclusivamente para el evento, se llama Jabulani. La sudadera del país anfitrión, creada con los colores étnicos y tribales locales, es diseñada por Adidas. El cantante africano K’naan, quien además cantará al lado del español David Bisbal, ha puesto toda su creatividad lanzando nuevas producciones como Troubadour.

Shakira no se quedará atrás con su Waka Waka, moviendo sus caderas y vestida por Roberto Cavalli. Polo Modern Field, de Ralph Lauren, ha confeccionado una edición limitada con los colores del mundial, y el sello del caballito de polo en amarillo africano; así como Salvatore Ferragamo ha hecho lo propio con sus gafas ovaladas para el estilo y el intenso sol sudafricano. Una de las aerolíneas oficiales de los juegos, British Airways, está tan comprometida con el tema, que ha pintado la nariz de sus aviones con el símbolo del balón.

Por último, Louis Vuitton logró romper la tradición del transporte del trofeo del Mundial, que desde 1930 se hacía en una caja de acero. Hoy, gracias a los buenos oficios de Antoine Arnault, hijo del gran magnate de LMVH, la copa se transportará en un bello maletín de lona con el clásico monograma de la casa fundada en 1821, desde luego sin ahorrar en herrajes y chapas de seguridad. Hasta la fotógrafa Annie Leibovitz unió a Pelé, Zidane y Maradona, así fuera con la magia del fotoshop, en una imagen comercial histórica. Estos cracks han hecho soñar a muchas y eso tiene un precio. Al fin y al cabo los campeones generan toda suerte de emociones. Y la moda está ahí para aprovecharlo.