Los gustos de Alejandra Borreo

La actriz, directora y empresaria se dio un tiempo para respondernos desde su Casa Ensamble, antes de servir A 2,50 la cuba libre, su última delicia en el teatro.
Los gustos de Alejandra Borreo

> Lo mejor de celebrar aniversarios.

¡Llegar a celebrarlos! En Colombia la mayoría de las empresas no llegan a su primer año, así que para toda Casa Ensamble es un orgullo estar celebrando dos.

> ¿Qué hay ahora debajo de las estrellas?

Proyectos, ideas, nuevas oportunidades…

> Un buen plan de fin de semana.

Ir a la finca a montar a caballo.

> Lo mejor de actuar.

Todo, que escriban para ti, poder hacer diferentes personajes y cada día estar en un lugar diferente.

> Lo mejor de dirigir.

Acompañar a los actores a descubrir sus personajes y tener una visión global.

> Un derecho que defiende con uñas y dientes.

Los derechos de las mujeres.

> ¿Cuál fue el motivo de su último viaje y adónde fue?

Fuimos invitados a un festival de teatro en España.

> ¿Para qué sirve la belleza?

Sirve para muchas cosas e impide muchas otras.

> Un libro para releer.

El poder del ahora, de Eckhart Tolle.

> Una película para repetir.

El oscuro objeto del deseo, de Buñuel.

> Una obra de teatro por montar.

Cualquier clásico.

> ¿Cuál es su mayor debilidad?

La comida.

> ¿Cuándo y dónde es feliz?

Cuando viajo, cuando duermo, cuando hago teatro, cuando grabo, cuando voy al mar… ¡vivo feliz!

> Algo que sobre en su ropero.

Todo, mi clóset es aspiracional... aspiro a volver a ponerme todo.

> Su mayor pecado.

Ser la que soy.

> ¿A quién le cantaría la tabla?

Ellas saben.

> ¿Cuándo fue la última vez que la tumbaron?

La última vez con un curso de inglés.

> ¿A quién le gustaría pedirle un autógrafo?

A Helen Mirren.

> Su característica más marcada.

El amorcito con todo y por todos.

> ¿Qué le hace falta a su casa?

La biblioteca.

> ¿A qué le teme?

Al miedo.

> ¿Qué la hace llorar?

Todo, hasta un comercial de Johnson & Johnson.

> ¿Cuándo se inventó su brújula?

Cuando apareció Casa Ensamble.

> ¿Cuál es su estado mental actual?

Ocupado.

> ¿Qué rasgo no soporta de los demás?

La hipocresía.

> Su mayor acto de arrogancia.

Decir mis verdades.

> Un espectáculo que la haya dejado atónita.

Kanchaka, una obra vivencial que vi en el festival de Tárrega, en España.

> ¿Qué quería ser cuando niña?

Misionera.

> Un actor o una actriz memorable.

Daniel Day Lewis.

> Un gesto de vanidad.

Cuidarme mucho el pelo.

> ¿Qué personaje sueña representar?

Lady Macbeth.

> El título de una novela sobre su vida.

Si alguien es tan verraco para escribirla, que también le ponga el nombre.

> ¿Qué le queda de niña?

Todo. Y si no lo creen, pregúntenles a los de Casa Ensamble.

> ¿Qué le parte el corazón?

La injusticia, la pobreza, todo lo que diría una reina de belleza.

> Un final feliz.

Un buen beso.

>Su frase de cabecera.

Cualquier cosa que termine en ‘langaruto’.

>Un maestro para recordar.

Carlos Mayolo.

>¿Qué le da pena?

Cobrar. Decir que no.

>Una canción para bailar.

La vida es un carnaval, de Celia Cruz.

>¿Quién fue su primer amor?

Un primo hermano, y nuestras mamás creían que nos íbamos a casar.

>¿Cómo se imagina el más allá?

Más acá.

>¿Qué la seduce?

La verdad, el arte, una buena comida y un buen vino.

>El mejor piropoque le han dicho.

“Usted es como esas tías que uno siempre se ha querido comer”.

Temas relacionados