El vaquero del siglo XXI

Timothy Olyphant interpreta a un policía con principios pero sin escrúpulos en la serie Justified. Un agente rudo, de sombrero y botas vaqueras, que impone la ley pero saliéndose del manual.
El vaquero del siglo XXI

Las botas y el sombrero de vaquero en pleno 2010 no son lo único que llama la atención del agente federal Raylan Givens. También su actitud. Está seguro de saber lo que es bueno y lo que es malo, y a veces hasta se sale del libreto para hacer justicia.

Givens, interpretado por Timothy Olyphant en la serie Justified, es el nuevo héroe de la televisión estadounidense, un héroe chapado a la antigua con un toque moderno. Siempre anda armado, pero al lado de su pistola también carga sin falta una black-berry. Es una especie de sheriff del Viejo Oeste, con todo y su placa en forma de estrella, que sigue las órdenes de las cortes y trata de imponer la ley, aunque a veces se le vaya la mano.

Justified inició su primera temporada a finales de septiembre en el canal Space. Y, como lo indica su nombre, “justifica” algunos de los métodos de su héroe. Pero Givens lo paga caro desde el primer episodio, cuando en una peculiar escena en una terraza de Miami, le dispara a un criminal que no aceptó sus sugerencias.

El tiroteo le valió su traslado a Harlan County, un pueblo del sur de Kentucky donde Givens se crió. Allí, en adelante, tendrá que enfrentar delincuentes y también sus propios demonios, como el pasado criminal de su padre, los complejos de su ex esposa y los sentimientos encontrados con sus amigos de infancia.

Este drama ha seducido a la audiencia estadounidense y también a la crítica, por la historia, las actuaciones, el humor cruel y la exploración del comportamiento humano, sobre todo en su protagonista, un policía con muchos principios y cero escrúpulos.

Olyphant, quien ya tenía experiencia en personajes del Oeste gracias a su papel de Seth Bullock en Deadwood, ha sido calificado como un John Wayne moderno que irrumpe con fuerza en la televisión en un género a medio camino entre policial y western. “Este papel es muy diferente al de Deadwood, porque ahí tenía una gran responsabilidad. Givens es mucho más divertido y relajado, creo que simplemente es un hombre al que le gusta su trabajo y lo toma seriamente”, dice. El personaje lo preparó conviviendo con agentes marshals reales, de quienes aprendió, por ejemplo, la forma de hablar.

El papel, además, le ha dado popularidad entre el público femenino, pocas veces seguidor de dramas policíacos. Las mujeres, simplemente, se dejan llevar por el carisma de Olyphant, quien se lo transmite a ese policía oscuro, de pocas palabras y de una furia contenida que libera frente a los criminales.

Pero Olyphant, con algo de modestia, prefiere darle crédito al escritor, Elmore Leonard, creador del personaje de Givens y autor de la novela Rum Punch, en la que Quentin Tarantino se basó para crear Jackie Brown, y de Get Shorty, también llevada al cine.

“Mi personaje es divertido pero no ridículo; hace bromas, pero no admite el humor básico. Las historias de Elmore tienden a ser simples pero el argumento lo cuenta con los personajes, los diálogos, las cosas que dicen y hacen. Creo que esto nos aleja de otras series policíacas”, afirma Olyphant. Lo dice desde California, donde se está convirtiendo en un cowboy del nuevo milenio.

Temas relacionados