!Arriba las presidentas!

Dilma Rousseff es la primera mujer que gobernará Brasil, conviertiéndose en la duodécima mujer en América que llega a la cúspide del poder.
!Arriba las presidentas!

En la segunda vuelta de las elecciones legislativas de Brasil, con el 56 por ciento de los votos, y con lo que ello representa, más de 55 millones de votos, Dilma Rousseff se ha convertido en la primera mujer que preside este país americano.

Bajo la atenta mirada de su predecesor, Lula da Silva, que la ha encumbrado hasta lo más alto en política, Rousseff, ha hecho historia no sólo en su país, sino también en toda América, donde se ha convertido en la duodécima mujer que ostenta un cargo de semejante relevancia en la zona.

Pero, a pesar de lo que se pueda imaginar a tenor de esta circunstancia, lo cierto es que en Brasil los varones son predominante a la hora de ser quienes ocupan los cargos legislativos y ejecutivos. En 1996 se aprobó una ley de cuotas que reserva a las mujeres el 20 por ciento de las plazas a candidatos, pero no existe ningún elemento que vincule la elección de un mínimo de féminas.

En contraposición, en las elecciones de febrero de 2010 en Costa Rica, la mujer superó al hombre en las estadísticas de participación política, donde las mujeres participaron como candidatas en el 51,3 por ciento de las papeletas.

Pocos, excepto Lula da Silva, pensaron en Dilma Rousseff como candidata a sustituir al hombre que, después de ocho años de gobierno, seguía atesorando en su partida el 83 por ciento de apoyo popular.

A sus 62 años, Dilma, recoge un testigo que no le será nada fácil de manejar, teniendo en cuenta que tiene que formalizar pactos con el resto de formaciones políticas. Sin embargo, el hecho de alcanzar la presidencia la primera vez que se presentaba como candidata, es un dato a tener en cuenta: el apoyo popular con el que accede al poder es grande.

DESPEDIDAS

La última mujer en abandonar el poder como presidenta fue la chilena, Michelle Bachelet (2006-2010), que en la actualidad preside la Fundación Dialoga, que ella misma creó, además de ser la responsable de ONU Mujer.

La ex presidenta se encontraba especialmente satisfecha y feliz cuando hace unos meses en una encuesta llamada "Los chilenos del bicentenario", el 43 por ciento de los chilenos la consideraba como la mejor gobernante que ha tenido la nación, por delante de Jorge Alessandri Rodríguez (8,5 por ciento) y de Ricardo Lagos (6,6 por ciento).

La política socialista admitió que ese apoyo popular significaba "un tremendo compromiso" y mucha responsabilidad con los suyos, "con la patria y con la gente".   Un editorial del diario norteamericano “The New York Times“, afirmó, en su día, que su elección como presidenta completaba “un gran salto de las mujeres en la política".

En América antes de Bachelet hubo siete mujeres presidentas: la argentina María Estela Martínez de Perón, la boliviana Lidia Gueiler, la nicaragüense Violeta Chamorro, la guayanesa Janet Rosemberg, la ecuatoriana Rosalía Arteaga, la panameña Mireya Moscoso y la haitiana Ertha Pascal-Trouillot.

Actualmente en el continente americano, tres mujeres están al frente de los gobiernos de sus respectivos países, a las que se sumará Rousseff a partir del 1 de enero próximo. Se trata de la primera ministra de Trinidad y Tobago, Kamla Persad-Bissessar y de las presidentas Cristina Fernández y Laura Chinchilla, de Argentina y Costa Rica respectivamente.

Chinchilla se incorporó a la Presidencia de Costa Rica, concretamente en el mes de febrero, precisamente en el año en el que el país centroamericano celebra el 60 aniversario del voto femenino.

La magistrada del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Eugenia Zamora, indicó que Costa Rica es el tercer país en América Latina donde la mujer tiene una mayor representación parlamentaria, sólo superado por Cuba y Argentina.

Laura Chinchilla, del socialdemócrata Partido Liberación Nacional (PLN), es la tercera mujer que asume la presidencia de un país centroamericano, tras la nicaragüense Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997) y la panameña Mireya Moscoso (1999-2004).   El acceso de Chinchilla no fue casual, en las elecciones municipales de 2006, casi la mitad de los miembros de los Consejos de Distrito (47 por ciento del total) estaba formado por mujeres.

Cuando conoció la victoria Chinchilla declaró que la aceptaba "con humildad" y que el diálogo "tiene que convertirse en un instrumento permanente para el ejercicio del poder".

PODEROSAS

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, fue designada por la revista Forbes como la mujer más poderosa en el ámbito hispano en 2008.

Fernández sucedió en el cargo a su marido, el ex presidente recientemente fallecido Néstor Kirchner, en diciembre de 2007. El apoyo incondicional y los consejos del mandatario a su esposa durante su mandato hacen que, en su ausencia, las primeras decisiones de la argentina vayan a ser escrutadas al detalle.

En 2006, Lourdes Flores, perteneciente al partido conservador de Unidad Nacional, se presentó por segunda vez a la presidencia de Perú, con el objetivo de ser el "soporte" que ofreciera estabilidad en esta región andina.    A pesar de que las encuestas le daban ventaja en la intención de voto, no llegó a pasar a la segunda vuelta de las elecciones, que finalmente ganaría Alan García.

Otro de los grandes países que podría ver a una mujer en la presidencia es México, donde en 2012 se celebran elecciones. Una fecha que tiene muy presente la presidenta de PRI (Partido Revolucionario Institucional), Beatriz Paredes, que no descarta asumir la candidatura de su partido en esos comicios.

Aunque Paredes ha reconocido que ese no es su propósito principal, pues su objetivo “es fortalecer” a su partido para que en ese momento la victoria les acompañe afirma que en ese momento se elegirá a “quien esté en las mejores condiciones de competencia”.

La presidenta del PRI considera que lo importante es que, gobierne quien gobierne, todos los partidos incluyan en su programa “compromisos en favor de las mujeres”.

Temas relacionados