La chocante fama de Justin Bieber

Es tanta la fama que ha acumulado el joven cantante Justin Bieber, que ni siquiera su mamá, Pattie Mallette, tiene acceso a él.
La chocante fama de Justin Bieber

MIENTRAS LOS JÓVENES de su edad pelean con sus papás para que les presten el carro, Justin tiene en el garaje de su casa un Ferrari F430 de 200.000 dólares que compró con su plata hace menos de un mes. Fue como comprar una colombina. Cuando terminen las 75 presentaciones que conforman su primera gira de conciertos, tendrá en su cuenta bancaria 22 millones de dólares más, nada mal para un joven que hace dos años “perdía el tiempo” subiendo videos a internet mientras su mamá trabajaba para pagarle sus estudios. Es esa mamá, Pattie Mallete, la única que parece estar preocupada por tan repentina opulencia. Tanto que ha contratado a un abogado para que la ayude a supervisar los movimientos financieros y de marketing que tengan que ver con su hijo.

No era para menos. Pattie perdió de tal forma el control sobre su pequeña estrella, que se enteró de que Justin había escrito una autobiografía sólo cuando vio el libro en las vitrinas. Nadie la había consultado; nadie se había molestado en corroborar datos. Sintió rabia y tristeza.

El problema es que en Hollywood no hay espacio para sentimentalismos. El productor de Justin, Scooter Braun, quien no pierde oportunidad para alardear de que fue él quien descubrió al talentoso adolescente, asegura que la actitud de Pattie no sólo es absurda sino que prueba que lo mejor para el artista revelación de 2010 es estar asesorado por expertos y no por una madre soltera que no soporta estar lejos de su hijo. “La idea de la autobiografía fue suya, ella ayudó al autor y nos guió a la hora de escoger las fotos”, aseguró Braun en una entrevista para RadarOnline.

Algunos tabloides de Estados Unidos se atrevieron a especular sobre la verdadera preocupación de Pattie: no recibir ni un solo centavo de las ganancias que genera el nombre Justin Bieber. Su prematura autobiografía, una película en 3D, primeros lugares en la lista Billboard e innumerables descargas de sus videos en internet, le han permitido al joven de 16 años ganar más de 30 millones de dólares en sólo año y medio de carrera profesional, suficiente para pensionarse sin haber cumplido los 18 años.

Pero hay quienes afirman que no es un asunto de plata: “Lo que es ridículo es que digan que Pattie está detrás del dinero de su hijo cuando es completamente entendible que se sienta frustrada de que Justin haya escrito una autobiografía sin que ella supiera nada al respecto”, comentaron para el portal RadarOnline. Durante los cuatro años en que Justin Bieber hizo presentaciones en su colegio, grababa sus canciones, subía los videos a internet y cantaba en las calles con la ilusión de ayudarle a su mamá y de poder grabar un disco, Pattie limpiaba casas para poder costear el sueño de su hijo.

Ahora que, a sus 16 años, es el primer artista en toda la historia de la Billboard Hot 100 en tener cuatro sencillos de un álbum debut en el Top 40 antes del lanzamiento del disco; ahora que ha sido el ganador del premio MTV como mejor artista revelación de 2010; ahora que es portavoz de la línea antiacné de Proactiv, y creador de una línea de esmaltes llamada One less lonely girl que ya está agotada en las tiendas de Wal-Mart, Biever no tiene un día libre para ser un adolescente normal. Los pocos momentos de sobra los aprovecha para dormir o estar con sus amigos.

¿Típico comportamiento adolescente? ¿Exceso de fama? ¿Mala asesoría? Sea cual sea la razón para que Justin se aleje de su mamá, lo único seguro es que ella no le quitará los ojos de encima. Con o sin abogado, Pattie Mallete está decidida a proteger a su hijo, porque aunque no domine el tema de los negocios como los productores de la estrella, tiene algo que nadie le puede igualar: instinto maternal.  

Temas relacionados