Las salidas en falso de Gobernator

Arnold Schwarzenegger deja su puesto como gobernador de California con una pequeña lista de embarradas que demuestran que fuera de la pantalla, el héroe de acción por excelencia, no siempre sale victorioso.
Las salidas en falso de Gobernator

1. Comerciante de esteroides “Al lado de Schwarzenegger, Tiger Woods es la Virgen María”. Así es como Ian Halperin, biógrafo de los famosos, describe al gobernador de California en su más reciente libro, The Governator: from muscle beach to his quest for the White House. En él d detalles del pasado oscuro del austríaco, que incluye venta de esteroides a deportistas en la época que competía como fisioculturista para financiar su carrera, y una adicción al sexo que pone en duda que los cuatro hijos que tiene con su esposa Maria Shriver sean los únicos.

2. Ignorante y desatinado “Los matrimonios gay deberían ser entre un hombre y una mujer” fue la declaración que dio horas antes de solicitarle a un juzgado federal que levantara la prohibición del Estado sobre el matrimonio entre homosexuales. Aunque en esa oportunidad causó risa, no tuvo la misma suerte cuando aseguró que los mexicanos deberían aprender a hablar mejor inglés para asimilar la cultura estadounidense. Una vergüenza para sus seguidores que ya optan por no asistir a sus conferencias ni ruedas de prensa.

3. Mal Negociante Poner a la venta el Memorial Coliseum y la prisión de San Quintin (la más violenta de Estados Unidos), dos de los principales edificios públicos de Los Ángeles, para pagar una deuda de 20 millones de dólares, no fue suficiente para evitar que la gobernación de California se declarara en bancarrota por primera vez desde 1937. Emitir pagarés es la solución que Schwarzenegger ha utilizado para no ganarse de enemigos a los californianos que no entienden cómo uno de los Estados más ricos de su país haya quebrado.

4. Actor y acosador Seis mujeres acudieron a los tribunales de Los Ángeles en junio de 2003 para denunciar que el entonces aspirante a la gobernación de California las había acosado sexualmente al manosearlas cuando se encontraban filmando diferentes películas del actor. Aunque su equipo de campaña afirmó que se traba de una jugada sucia del partido opositor, fue el propio Arnold quien ofreció disculpas. “Es cierto, hice muchas cosas que no fueron correctas y que creía eran sólo un juego, pero ahora reconozco que ofendí a muchas personas”. Su confesión, montada o no, fue suficiente para ganar las elecciones.

Temas relacionados