Tómbola con la Srta Colombia Catalina Robayo

Dos horas después de ser elegida reina nacional, Catalina Robayo nos recibió en su habitación todavía muy sorprendida con su triunfo. Respuestas muy reales.
Tómbola con la Srta Colombia Catalina Robayo

El mejor momento de la competencia.

Cuando llamaron a las diez finalistas entre las que estuvieron también Bolívar y Antioquia, y dijimos: ¡Lo logramos!

El momento de mayor tensión.

A mitad del reinado. Las energías estaban un poco desgastadas por el trajín y las emociones.

¿De dónde sacó fuerza?

De Dios. En mi mesa de noche tuve un altar y Él fue el que motivó la decisión que hoy se dio en la noche de coronación.

Un lugar de Colombia que quisiera conocer.

El Meta. Estoy loca por conocer los atardeceres y probar la comida de allá.

Una Señorita Colombia memorable.

Paola Turbay es tan carismática que a pesar de los años la gente la recuerda con mucho amor.

¿De dónde salió tanta fluidez en su respuesta?

Siempre he sido súper “hablantinosa”, pero el éxito está en controlar la ansiedad y los nervios.

¿Cómo controló los nervios?

Respiré profundamente, escuché muy bien, pensé con calma y no visualicé que me estaban viendo millones de colombianos.

¿Cuál es su mejor ángulo?

Todos los ángulos son buenos en todos los aspectos de la vida. No escondo nada y me muestro tal y como soy.

¿Qué cree que les impactó a los jurados de usted?

Que de pronto no soy la más bella pero tengo un buen conjunto, soy una reina integral y me encanta transmitir lo que siento.

Una pregunta del jurado.

El argentino me preguntó qué sabía de su país, y le dije que los futbolistas son muy odiosos. Se rió y se sorprendió.

¿Qué la lleva a la gloria?

La sinceridad, porque uno sabe a qué atenerse y qué demostrar.

¿Fue difícil no estar entre las favoritas de muchos?

Siempre me sentí favorita de la gente, no veía lo que decían los medios de comunicación para no contaminarme de nada.

¿Para eso sirvió haber participado el año pasado?

Sí. Demostrarles a todos cómo podía salirle adelante a los problemas cautivó a la gente.

¿A quién le dedica este triunfo?

A mi mamá, que es el motor de mi vida en todos los sentidos. Por ella soy como soy.

¿Qué va a extrañar de su vida cotidiana?

¡Dormir! y tener tiempo libre para pasarlo con mi gente, pero igual creo que no me voy a traumatizar por eso.

¿Qué es lo que más va a disfrutar?

Viajar y conocer muchos lugares de Colombia adonde pueda transmitir mi alegría.

¿A quién quisiera haber tenido esta noche a su lado?

A mi abuela materna. Era muy entregada a los reinados y creo que soy Señorita Colombia por ella.

¿Qué extraña?

A mi perro Bronco. Es un pastor alemán que es el amor de mi vida.

¿Qué le duele?

Los pies. Están maltratados pero ahí van mejorando.

¿La segunda es la vencida?

En mi caso, sí. El que persevera alcanza.

¿Qué quiere comer ahora?

Leche con galletas de chocolate, aquí las tengo porque soy adicta.

Lo primero que oyó de una compañera después de su elección.

¿Es real, es real? me decía Bogotá, y yo le contestaba: ¡No lo puedo creer!

¿Creían que iba a ganar Huila?

La verdad, no, porque aunque era una de las favoritas, este año no hubo una candidata que se diera por hecho que iba a ganar.

¿En qué piensa en este momento?

Estoy procesando lo que sucedió esta noche. ¡Es increíble!

¿Quién era su mayor competidora?

Magdalena. Su actitud y carisma eran su gran fortaleza, pero cada una tiene su personalidad.

Una compañera inolvidable.

Bogotá, que quedó en el ramillete de las finalistas, y Atlántico, que ha sido una de las mejores personas que he conocido.

¿Cuáles son las cinco palabras de su vida?

Perseverancia, amor, compromiso, dedicación y carisma.

¿Dónde le gustaría que fuera Miss Universo?

Lejos. Es rico viajar y aparte demostrar la belleza de los latinos en un país tan alejado como Filipinas, por ejemplo.

¿Hizo alguna conexión especial con alguien del jurado?

Paola Dominguín es una mujer maravillosa, desparpajada, se moría de la risa con todo y la entrevista con ella fue muy relajada.

Un buen consejo recibido.

Que las favoritas no siempre ganan.  

Temas relacionados