El Tarot del 2011

Aries caminará la ruta del aprendiz; Tauro, la del gregario; Géminis la de la sabiduría. Cada signo tiene una meta por cumplir en 2011, y el tarot le ayudará a cruzarla.
El Tarot del 2011

Aries. 21 de marzo - 20 de abril

El aprendizaje de los oros. Carta: 7 de oros

Aries tendrá que volver a la escuela, un salón de clase que le dejará nuevas relaciones, maneras distintas de empezar sus negocios y otras exóticas intenciones para el futuro. El siete de oros aparece con fuerza durante todo 2011, un portal que habla de aprendizajes y trabajo por hacer pero no de logros espectaculares. La carta insinúa que la única ruta posible es la ruta del aprendiz. Saberlo todo es tan delicado como ignorarlo todo. El punto intermedio marca la pauta para un año de gozo en la casa, la familia, la pareja y el trabajo. Los acontecimientos parecen pequeños, de todos los días, tan cotidianos que su desespero general le hará pensar que el año viene sin ruido ni excentricidades. Pero hacia el mes de mayo, sabrá reconocer el gran estruendo de un planeta que le provocará un par de giros a ideas y ambiciones. Aries tendrá la fuerza del cielo, la pasión y el poder para asumir los movimientos requeridos. El año estará lleno de agitaciones a pesar de que la rutina se le cuele entre los huesos. Escudriñará cada rincón de sus bolsillos para dar lo que no tiene e intentará viajar por campos desconocidos porque su alma exige reconciliación con lo inaudito y lo inesperado. Buscará las especies exóticas, admirará las plantas y árboles de otros lugares y hasta querrá coleccionar artesanías de otros pueblos. Con Júpiter y Urano en Aries, los recorridos pueden dar lugar a amores ocultos de tanto deambular en sueños e intenciones. Aries tendrá que vestir a la moda para las fiestas o celebraciones y dejar de lado las amarguras que ha venido soportando calladamente. Sentirá, lo acepte o no, que sus lazos serán una carga. Tendrá que proponer nuevos acuerdos y dar puntadas hacia el desapego. Si no cuida su independencia acabará sofocado por los deseos de otros y mantendrá la tristeza a flor de piel. Rabia, impaciencia y algo de locura juvenil marcará la pauta en el segundo semestre de un año que se arrodillará para verlo crecer. A veces, leerá revistas femeninas, buscará claves en libros de autoayuda y sabrá que los rumbos esotéricos son parte de su exploración cotidiana. El aprendizaje más difícil será cómo equilibrar las fortunas y cómo saciar la sed por los amores desconocidos.

Tauro. La regeneración con el as de bastos. 21 de abril – 22 de mayo

Tauro será gregario en 2011. Se olvidará del silencio y la soledad, no querrá pronunciar estas palabras hasta que llegue el nuevo ciclo de Venus. La amistad se vestirá de gala y saldrá a pavonearse por bares, peluquerías, fiestas y clubes de ocasión sin escatimar gastos en fracs o maquillajes. Sus nuevos amigos ofrecerán lujosos alimentos importados desde rincones lejanos y brindarán con champaña para que la soledad se esfume por la puerta trasera. En la casa de Tauro no anclará la timidez, la amargura o el olvido. Vivirá de fiesta en fiesta y de risa en risa. Sabrá que los años nuevos atraen las buenas energías y será la fuerza de la tierra, la que se esconde detrás de las macetas o aquella que busca los recovecos de los amaneceres, la que le permitirá avanzar con pasos firmes en asuntos de casas, tierras, lotes y cuentas bancarias. Su dilema no es la riqueza sino cómo gozarla y compartirla. Tauro encontrará una ruta clara para el amor en 2011. Desplegará su verdadera sensualidad y seducirá lo inalcanzable. No tendrá vergüenza y preferirá desnudarse de los pudores a quedarse con las ganas. A la hora de las conquistas no escatimará en gastos, pero escogerá sólo uno al que le dedicará su pasión. En el ámbito de la salud, se obligará a una buena dieta y a un plan estricto de ejercicio. Buena decisión porque los excesos de 2010 le han dejado más de un kilo extra y malos hábitos alimenticios. Y aunque la cocina sea su lugar favorito, deberá cambiar ingredientes picantes por especies suaves y calmantes. Saldrá el ají y resurgirá la menta. A pesar de los festines, Tauro cuidará como un tesoro su cuerpo y en la intimidad de la casa, se dedicará a las mascarillas de miel, avena y pepino. Pensará en una que otra cirugía pero, sobre todo, madrugará a hacer los abdominales para reducir la grasa acumulada. Tauro es disciplina y si acomoda agendas y horarios, logrará que su 2011 sea un año para recordar. Se gustará más a sí mismo y le gustará más a los demás. Tauro será un encanto y así, con la mesa dispuesta, brillará en asuntos de altos niveles profesionales. Su embrujo será el ingrediente que no falta para cerrar negocios y aumentar ingresos. Es mejor que se declare inocente y avance con su muy buen humor porque nada le será negado. Los bastos florecidos estarán de su lado.

Géminis Carta: El papa. 22 de mayo – 21 de junio

Lo esencial sin excentricidades

Géminis estará inmerso en la construcción de lo importante. Parecerá orfebre o constructor de catedrales cuando de amores se hable o cuando se definan las tendencias en las estrategias profesionales. Géminis andará con pasos firmes y no jugará al póquer con su destino. Sus opiniones valen y cobrará por ello. No dejará que los vientos lo muevan de sus ideas fijas ni de su testarudez recién adquirida. Caminará con pies de plomo, sin ligerezas ni banalidades, porque ha descubierto que sus sueños de creador, de artista, no tienen precio. No se reconocerá en el espejo, peleará por las ilusiones y no dejará que haya hurtos ni malos entendidos por parte de otros. Su claridad de pensamiento será definitiva, reluciente y cortante. Dirá, y muy en voz alta, lo que tiene que decir sin puntos suspensivos ni confusiones. Diferenciará las nimiedades de lo que sí le importa e irá por ello. No será el signo de los chismes ni de las conversaciones de pasillo; buscará la sabiduría, lo profundo, lo interno y se aferrará a este tesoro como si fuera a dar un salto único. Y es que Géminis tiene afinada la percepción en este año porque entenderá que es “ahora o nunca” y que cada paso dado conduce a la realización de las buenas intenciones. Despertará aún más su pasión por el servicio y por las causas globales. Se vinculará a organizaciones de alto nivel que le abrirán sus puertas y le dejarán ser vanguardista. Será él, ni muy grande ni muy pequeño, y respetará las estructuras sólo si las considera dignas de veneración. De lo contrario, la fuerza del aire se rebelará y serán grandes los ciclones y tornados cuando se requieran los cambios. Géminis no tendrá medida y le exigirá tanto a sus pulmones que Mercurio le pedirá cautela porque el año es largo, vital y conmovedor. Los desbalances pueden agarrarlo en el segundo semestre. El cuerpo será exigido y exigente. En relación con los afectos, Géminis se acordará de sus viejos amores y empezará el año con ganas de volver atrás. Los buscará, los analizará y los volverá a amar. En algunos, la verdad será la ley, y en otros, reconocerá que fue sabio dejarlos partir. Tomará lo que le sirve y dejará que el agua corra por sus manos. Será pasión en 2011, una pasión en dimensiones desconocidas con el arcano cinco como su carta regente.

 Cáncer. 22 de junio – 23 de julio. Las decisiones y las espadas. Carta: X de espadas

Cada mes de 2011 está signado por las espadas. Cortan, amenazan y, muy afiladas, extirpan tumores de todo tipo. Algunos días serán más agresivos que otros, y hasta causarán estragos entre amistades y familias. Sin embargo, aunque con cierto dolor, jamás estas espadas harán daños irreparables. En realidad, lo que le acontece a Cáncer en estos doce meses, es que se sentirá como un guerrero de otros tiempos, sin temores, salvaje y compasivo a la vez. Descubrirá que la vida no le permite juegos y que las decisiones del destino están sobre la mesa. Tendrá los días y las horas para evaluar, sopesar y contradecir. Cada paso, cada idea, cada nuevo evento, le dará matices, contrapropuestas. Se irritará y el mal genio lo perseguirá porque en el fondo de su corazón sabe que avanzar requiere de valentía y de la sabiduría de un guerrero que utiliza el puñal como negociación. Las casas, los amigos, los trabajos, los viajes y las vacaciones serán motivo para que Cáncer vuelva a la escena de la contradicción y oponga criterios antes de conciliar o ser sumiso. La vida cotidiana desequilibrará las emociones y lo hará más susceptible. No se resignará a realizar una vida igual, rutinaria o un camino ya andado. Luchará hasta con su propia sombra para abrirse la vía que busca: lo mejor, lo inalcanzable y lo real maravilloso. Porque aunque guerrero, será también soñador, y dejará que sean otras realidades las que cuenten sus historias para dedicarse a la vida real, vital, agitada, complicada y negociada. Cáncer todo querrá mirarlo con detenimiento, acordarlo o escuchar a otros para contradecirlo. Los rumbos Cáncer no los sabe pero los trazará él mismo. Por eso sus decisiones en 2011 implicarán cambios profesionales, nuevas cobijas y más de un nuevo amor. Experimentará, será libre y se liberará del fuero familiar para decirse a sí mismo que la vida vale la pena vivirla. Cáncer, peleador y buscador desde marzo, no será un signo de aguas calmas. Irse, llegar, moverse, cambiar hasta que en el último trimestre del año quede tan agotado que no tenga más remedio que anclar su barco de marinero. Alta mar y pasiones de altísimo calibre lo perseguirán aun si es casado, joven o entrado en años. Leerá libros de aventura y se dedicará a los mapas virtuales. Aprenderá carpintería y muy a conciencia, hará caso omiso de la política nacional.

Leo. 24 de julio – 23 de agosto. La reflexión hecha felicidad. Carta: 5 de espadas

2011 viene cargado de pequeñas batallas. La tendencia está marcada por el cinco de espadas, una carta irreflexiva, poco generosa y muy llena de conflictos internos. Sus primeros días laborales marcarán la pauta del año. Habrá pugnas y pujas indiscretas que lo pondrán en la arena como un primer requerimiento de la exigencia por parte de planetas que buscan una dosis mayor de disciplina y perseverancia. Saturno en sesenta grados con el sol, y Urano a 120 grados, le dirán que Leo es uno de los grandes pero que no hay cómo progresar si hace de la ignorancia o el prejuicio su credo. Leo tendrá que aumentar su conocimiento de lo que son los otros, de lo que quieren y de lo que sueñan. Sus pequeñas batallas no serán para su propio beneficio ni para resolver inútiles contiendas, sino para comprender que no vale la pena imponer su voluntad por simple capricho. A mediados del año, recogerá los frutos de su reflexión. Con la sabiduría puesta a prueba en los tres primeros meses, conseguirá buenos negocios, excelentes acuerdos y más recursos para sus proyectos. Al final, habrá vivido un año a todo pulmón, sin rezongar pero peleando lo que es suyo y, sobre todo, trabajando de sol a sol hasta quedar agotado. Aprenderá a sobrellevar las tentaciones que otros le pongan en su camino, y saldrá airoso. Su mejor ofrenda es crear las condiciones para que haya serenidad a su alrededor. Y aunque la paz de pensamiento no es su fuerte, Leo será majestuoso y podrá volar por encima de las pequeñeces y de los temores normales al dejar pasar lo que no es relevante. Eso sí, le depara mucha reflexión y tiempos de soledad para reconocer la diferencia entre lo pequeño y lo crucial. Será rey si y solo si abre las puertas de su generosidad y concilia intereses, comprende el punto de vista del otro, abre su corazón y extiende su don para la colaboración. En el amor, será atrevido, comprará vestidos lujosos y perfumes de calidad. No quedarán ahorros en cuentas bancarias porque será coqueto y cambiará de afectos como quien cambia de pijama. Puede que surjan las almas gemelas.

Virgo. 24 de agosto – 23 de septiembre. La ligereza en el corazón. Carta: 7 de espadas

Virgo andará con los pies en el aire. Dará saltos tratando de esquivar las impertinencias del destino. Su carácter poco le ayuda a ser flexible y fluido, pero lo será, y tan a tiempo que disfrutará de un 2011 novedoso. Será ligero de corazón, no se enredará con las mil trampas que empiezan a tejerse durante las conversaciones de café, ni hará caso a los malos tratos. Virgo brillará por encima de quienes se encargan de amargarle la existencia por los asuntos más pequeños. La única condición es hacerle caso a su propio corazón. Asunto que en realidad le cuesta un poco porque prefiere escuchar mil veces las razones de su cabeza lógica, que reconocer sus pasiones y deseos. Virgo aprenderá a confiar, a dejarse llevar por la intuición, a sabiendas de que es la única salida para el desorden y el enredo del mundo. Emocionalmente, aprenderá las lecciones, todas; especialmente aquellas en las que dar es mejor que recibir. Eso sí, tendrá cautela porque sabe que no todo depende de su renovada actitud sino de circunstancias que se salen de su control. Sabrá que puede fracasar, que puede perder y que no todo le saldrá barato. Así, establecerá la pauta para saber qué hacer y dónde actuar. Saturno, ya lejos de su signo, le hará señas para que no olvide asumir con valentía los desafíos. Saldrá adelante con gloria. Maravilloso destino, dice Neptuno, porque encontrará cajones, tapas, cajitas y enigmas que no lo dejarán tranquilo hasta que sean resueltos. En el afecto, será negro o blanco, sin grises. Tendrá que aceptar que lo que tiene es lo que es. Nuevas verdades, viejas decisiones. Virgo, transparente y claro, prefiere la palabra cierta, las acciones evidentes y no mantener nada debajo de la mesa. Su principal preocupación será la familia, porque las pasiones lo sacudirán con intensidad, ocultas, disfrazadas de relaciones laborales, de encuentros furtivos, de montones de ilusiones y días ligeros. Virgo será lo que se dice de él y recogerá frutos en un año que es casi de su total confianza. Pasará bueno si se deja llevar por un aire más intenso y revoltoso. Para Virgo, siete espadas, siete dones.

Libra. 24 de septiembre – 23 de octubre. La brillantez de la buena magia. Carta: La estrella

Libra brillará. Será mago, aprendiz de adivino y brujo. Recogerá los frutos de sus meditaciones y esfuerzos pasados para convertirse en estrella polar. Será veloz a la hora de vivir y tomar sus decisiones porque sabe que la vuelta del destino le ofrece una posibilidad cercana de afecto y logros laborales. Verá que los obstáculos se disuelven tan rápido como llegan. Sabrá sacar lo mejor de su repertorio, se vestirá de fiesta y saldrá muy elegante a recibir a los nuevos amigos. No desperdiciará ni un solo día de 2011. No tendrá paz hasta ensayar todas las recetas de cocina, hasta organizar fiestas a sus cien mejores amigos. Sabrá y enseñará a vivir, y se contentará con ofrecer lo mejor que tiene para su gran celebración. Aprenderá los rituales que sean necesarios y será mago de oficio. No establecerá acuerdos que no desee y regulará su energía con prácticas de Tao, Zen o Yoga. El eclecticismo religioso lo convertirá en dueño de sus palabras y de sus acciones. No generará más karma y dejará por fuera lo que no le interesa. Tendrá visión de futuro y hasta soltará sus propias predicciones. Libra estará agradecido por lo que recibe y dará mucho más de lo que le piden. Estará vibrando una octava más alta de lo que se ha imaginado. Será creativo con sus asuntos cotidianos. Escribirá, cocinará, amará y cantará al cambiar de casa, de amores y de trabajo. Las emociones nuevas serán lo suyo, hará hasta lo imposible para contagiarse de este espíritu en un planeta que desea mejorar. Hará las locuras de danzar en grupos indígenas y de aprender lenguas exóticas; se montará en las cometas más altas y mirará con cierto desdén sus propias preocupaciones. Muchos lo imitarán y otros tantos lo envidiarán, pero lo maravilloso será que estará lejos de lo uno y de lo otro. No dejará que su libertad se contamine con las pequeñeces de los seres humanos. Parecerá ángel pero en realidad será un humano más que ha encontrado la alegría de vivir.

Escorpión. 24 de octubre – 22 de noviembre. El enamoramiento intenso. Carta: Rey de copas

Escorpión creará sus propias exigencias, esas que suele ponerse él mismo, que no necesitan explicaciones y en las que nadie puede ayudarle. Habrá renovación, libertad y más de un amor intenso. Será año de coqueteos y de muchas opciones que repercutirán en su día a día. No tendrá planes establecidos y dejará para después las previsiones. Buscará vivir en un presente eterno como si fuera el mismísimo Rey de Copas. Escorpión encontrará un amor que lo llene, que lo conmueva y lo estimule. Los meses de mayor pasión serán mayo y junio, cuando esconderá sus temores y se lanzará a la aventura de un romance idílico. No podrá negarlo ni ocultarlo. Será motivo de escándalos y pocas formalidades. El año no pasará inadvertido para un signo al que le gusta ir despacio, sin que nadie lo presione. Los acontecimientos lo pondrán a prueba y lo obligarán a salir de su usual hermetismo. Se dará cuenta de que los libros y las artes son cosas menores al lado del impulso vital que otro ser humano le puede ofrecer: amistad, pasión, amor infinito, un simple entusiasmo… Sea lo que sea, no se quedará con el remordimiento de no vivirlo. Preferirá lanzarse y asumir las consecuencias. En todos los momentos e instantes de dudas, buscará auxilio en revistas baratas y chamanes de medio pelo. Intentará recuperar la calma y el control pero su desajuste será su mayor encanto. Andará con los pelos de punta y sin ninguna asesoría más que su corazón. Más allá de estos espacios de novela romántica, Escorpión también querrá viajar en globo, ponerles fin a las discusiones bizantinas y avanzar con un nuevo negocio que ha tenido entre cejas. Su mayor lugar de equilibrio es la montaña y los grandes lagos, porque allí se reconectará con las pequeñas memorias que lo hacen feliz. Dejará las agendas urbanas para refugiarse en las alturas de un viento sereno porque su corazón y, sobre todo, su mente, requieren de alta comprensión y una buena dosis de silencio. Caminar, abrir los brazos y darle gracias a eso que bien podría llamar el todo, harán de Escorpión el ser que puede volar tan alto como el águila. Hará una tremenda mutación y sobrevivirá a pesar de sí mismo.

Sagitario. 23 de noviembre – 21 de diciembre. El oasis en un desierto Carta: Emperatriz

Sagitario correrá para lograr lo que quiere y establecerá un plan ambicioso que se prometerá cumplir. El año vendrá lleno de desafíos, de sorpresas y de tantos detalles que no le alcanzarán las horas para terminar las tareas a tiempo y disfrutar los avances. En especial, sabrá lo que es estar extenuado y con las complicaciones de quienes tienen agendas llenas. Podrá darle curso a variedad de ideas pero sólo un requisito pide el año y es la correcta atención a su cuerpo. Lejos de las cirugías y, más bien, muy cerca de la prevención, Sagitario pasará horas en el gimnasio, en los médicos, en los controles, y experimentará una nueva dieta. Deberá dejar el alcohol, los azúcares, las grasas y las harinas, para permitirle a su cuerpo mantener la vitalidad. Estar en la política o en los negocios le asegurará a Sagitario un nombre, un prestigio, una fama que purificar y que defender. Su ética es alta pero las tentaciones aparecerán para no volver atrás. Tendrá que reorganizar su vida porque surgirán rupturas, adioses y cierres de ciclos que exigirán cuentas claras. Las espadas, abiertas en el primer trimestre del año, indican que hay que cortar con aquello que ya no sirve, dejar atrás las magulladuras y seguir adelante con un camino más libre y decoroso. Empezar con poco, desde lo simple, reducir las ambiciones, poner el primer ladrillo, todo esto es la exigencia de La Emperatriz, la carta de 2011. Es el momento de corregir y de sanar los errores, de disolver las discordias, de ponerse en paz, de entregar y también de pedir cuentas a los demás. Muchas vueltas dará Sagitario y al final del año encontrará que habría podido hacer más con menos. En asuntos de eficiencia, se rajará, y recuperar esa materia tendrá su precio. Cada minuto de su tiempo vale y perderlo puede ser nefasto. Por esto Sagitario deberá reflexionar antes de actuar y vaciar la agenda de actividades inútiles. En últimas, lo que deberá aprender Sagitario en 2011 es aplicar una buena metodología de trabajo. Deberá aguantar la sequía. Atesorar la energía es un buen consejo como también lo es beber mucha agua.

Capricornio. 22 de diciembre – 20 de enero. Empezando de nuevo. As de espadas

El as de espadas le ofrece un andar diferente y oportunidades que no había visto antes. Eso le permitirá afinar los objetivos que elaboró en 2010. Sus emociones estarán menos restringidas y más expuestas a la luz pública, pero sabrá encontrar el punto medio para que lo más íntimo sólo sea visto por los verdaderos amigos. Capricornio será un excepcional trabajador y será premiado por esto. Sin duda, los ascensos y las mejoras en sus asuntos de trabajo serán fruto de sus ganas internas de abrir espacios inexplorados. El as es siempre un nuevo camino, en este caso, un camino de dedicación y de disciplina. Aprenderá de otras tareas y otros oficios, le hará coqueteos a los asuntos esotéricos, aprenderá a meditar y sus saberes serán ampliados. Piedras, cuarzos y otras influencias serán opciones que Capricornio contemplará en sus finanzas para aumentar ingresos laborales o por simple gusto y pasión. Definitivamente no será un año ni quieto ni aburrido, pero estará menos lleno de pasión y más inclinado a la razón. Comprenderá la diferencia entre un camino con sentido y muy bien definido en el largo plazo, en contraposición con un camino lleno de pequeños esfuerzos y complacencias hacia otros pero con logros menos útiles. Trabajará por lo suyo, hará planes y sabrá que sin una gran visión, cualquier instante pierde significado. Capricornio propondrá recorrer amplias montañas, será el que se escape en las tardes de la oficina para ver esa vida que no corre por su escritorio. Se sentirá tramposo y excéntrico, pero se dará cuenta de que su corazón y su razón exigen más que simples papeles o rutinas cotidianas. Capricornio se dará tiempo para vivir dos vidas y no dejar escapar ni una posibilidad para sentarse en calma, mirar al oeste y tomar algunas determinaciones. Se pondrá el overol, trabajará por su bienestar y dejará que las marcas del destino giren para aprovechar las oportunidades. Su salud será un tesoro precioso y dejará que 2011 sea un año para recorrer sus mejores ideas y sus más secretos sueños. No abandonará las líneas de su trabajo pero avanzará hacia donde cree que debe caminar. Capricornio será un valiente con un as de espadas.

Acuario. 21 de enero – 19 de febrero. Las opiniones de sí mismo. El juicio

2011 será un año extraño, defensivo, lleno de dudas. A Acuario le gusta tomar la iniciativa, ser un líder y generar buenos ejemplos en su empuje profesional y vital. Pero este año dará pasos en falso, debido no sólo a Neptuno en Acuario sino a sus extrañas convicciones de lo que quiere hacer consigo mismo. Será inseguro, irá hacia atrás, dejará ver sus debilidades y se sentirá frustrado cuando los resultados no sean los que esperaba. Acuario, el gran visionario, tendrá un año humano y lleno de pequeñeces. Estará disgustado y contrariado. Es la regencia de la carta del Juicio. Comprenderá que tiene que escoger entre irse o quedarse, moverse o llenarse de buenas intenciones, avanzar o mantenerse desde la barrera viendo como otros consiguen sus propios logros. Pero no por esto dejará de ser excéntrico. Algunas de sus locuras darán para que otros opinen y lo sometan a juicio público. Buscará a los mejores amigos y se refugiará en las amistades y en los bajos fondos. Acuario sabrá que las mentiras no funcionan para hacer de su defensa su salvación. Los escándalos serán cosa de todos los días. Y el verdadero trabajo estará en los salones de conversación, en las canchas de golf y en las sillas de los cómodos aviones. No dejará de ser un aguerrido conquistador, pero a la vez sufrirá los celos, las reclamaciones y las exigencias de los otros. Hará que muchos pierdan sus estribos pero puede que los pierda él primero. No tendrá idea de cómo reclamar lo suyo. Haciendo oídos sordos, a amigos, prestamistas, viejos amantes y locos de atar, Acuario se dirá que primero está su bienestar físico, emocional y mental. A lo cual los astros y estrellas responderán que sin duda la razón está de su lado. No tendrá cabeza ni paciencia para soportar las quejas y será insolente para avanzar sin consideración. Buenas o malas, las consecuencias las asumirá en su propio pellejo. Acuario, será extraño, exótico, distante y muy controversial en 2011. Ni el yoga podrá aplacar su verdadera pasión. Conflictivo y altanero, descubrirá para sí mismo que las decisiones han sido las mejores y que volvería a hacer las cosas de la misma manera. No renunciará porque se buscará a sí mismo por encima de las circunstancias y las exigencias de los demás.

Piscis . 20 de febrero – 20 de marzo. La alegría de la vida cotidiana

Piscis descubrirá que cada hora es para disfrutarla. En las mañanas, cuidará los gatos, y en las tardes hará marionetas con hijos, sobrinos o nietos. Piscis recuperará su alegría, esa que siempre ha sido suya y que le pertenece. En su alma reconocerá que le ha dado la espalda por mucho tiempo a las cosas más simples de una vida que, por cotidiana, se ha perdido en el marasmo de los asuntos urgentes pero no de los esenciales. Piscis no será inútil, perezoso, ni cómodo. Saldrá a buscar su propia verdad y no estará dispuesto a hacer concesiones con quienes le negocian un minuto para la esclavitud y otro hora para la amargura. No tendrá sino oídos y ojos para lo que es cierto, concreto y real. Dejará de lado las fantásticas ideas, para vivir a pleno pulmón esta vida que no es sino una. Hará acto de contrición y se dedicará a conversar con la familia. Le dirá que sí, le dará gusto, la complacerá y estará atento a sus carencias. En 2011, Piscis podrá decirles a sus amigos que anda contento, que está tranquilo, que no quiere mucho más que lo que tiene, que ha encontrado el mayor de los tesoros: la capacidad de disfrutar la vida tal cual es. Piscis será el que convoque a los mejores festines. Será buen anfitrión y, por demás, sencillo. Nadie querrá perderse su compañía ni dejar de escuchar sus historias porque tendrá mucho que narrar. Se dedicará a consentir a los suyos y a trabajar en las noches en sus deseos más fútiles. Andará tan bien acomodado que muchos se preguntarán si es genuino o está fingiendo. Piscis tendrá montones de esa alegría que contagia y que no querrá perder. Para estar a tono con los días laborables, no tendrá otra opción que recuperar el aliento trabajando horas y horas para descubrir que también es una parte de su ganancia. No se ganará la lotería pero él mismo se dirá que sin haber comprado el billete ya tiene lo que quiere. El amor no lo dejará libre y tendrá acosos imprevistos por destinos de otros lugares y por amores de otros tiempos. No sabrá cómo enfrentar lo mucho que tiene que vivir, pero sabrá que cada paso dado lo conducirá más cerca de sí. Piscis en 2011 tocará el cielo. Envidiable.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Beneficios de la vela de soya

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano

Trece instrucciones para volar en parapente