Confidencial: volvieron las series a Caracol

Con el programa Confidencial volvieron las miniseries al Canal Caracol. Secuestro, violencia doméstica y reyes del engaño, entre otros relatos inspirados en hechos reales que marcaron al público.
Confidencial: volvieron las series a Caracol

Las historias que se ven en Confidencial ocurrieron en algún lugar, aparecieron en las primeras planas de los periódicos y quedaron en la memoria colectiva. Ahora se han trasladado a la pantalla del Canal Caracol, en un espacio que quiere ir más allá del titular de prensa, para tratar de indagar qué pasó por las mentes de sus protagonistas cuando un giro del destino los convirtió en víctimas de situaciones extremas o en verdugos.

Confidencial también marca el regreso a la televisión de las miniseries, un formato que le había cedido su espacio al melodrama tradicional, entre otras razones, por rentabilidad. Por eso, este nuevo programa quiere recuperar su lugar con historias contadas en cinco capítulos, cada uno de una hora, y que se emiten de corrido durante una semana.

“Me interesa contar esos hechos de manera clara y con un tratamiento natural”, dice Luis Alberto ‘Peto’ Restrepo, productor general de la miniserie, y quien además de estar satisfecho de trabajar el formato, aclara que las historias “no están basadas sino inspiradas en hechos reales”.

El resultado son inicialmente cuatro historias: De vuelta a la vida (ya emitida), sobre un policía secuestrado que se reencuentra con la familia; Porque te quiero te mato, que aborda el maltrato de un hombre a su esposa; El rey de la estafa, que cuenta las peripecias de un timador colombiano para conquistar a un amor de juventud; y Sacerdote peca por exceso de fe, sobre un cura de la televisión que termina enamorado.

La dirección estuvo a cargo de Ricardo Coral y Javier Mejía, con la actuación, entre otros, de Ernesto Benjumea, Natasha Klauss, Fernando Solórzano, Coraima Torres, Robinson Díaz, María Cecilia Sánchez, Andrés Toro y Yuly Ferreira.

El proyecto también fue una especie de experimento, pues el equipo de libretistas, conformado por Jörg Hiller, Andrés Huertas, Juan Andrés Granados, Mauricio Barreto y Camila Salamanca, tuvo la libertad de proponer historias basadas en hechos de gran recordación entre el público, a las que les añadieron una dosis de ficción.

Así llegaron a una exploración que tiende a perderse entre la rapidez de una telenovela: los diálogos y la sicología de los personajes, elementos fundamentales en un formato como la miniserie.

Confidencial también se alimenta de situaciones inesperadas. “Antes de escribir también delineamos el universo de los personajes, que pueden dar giros repentinos y el reto es mostrar esa evolución en cinco capítulos”, dice Andrés Huertas, libretista de Porque te quiero te mato.

“Tuvimos que construir personajes reales a partir de un drama humano, no hay malos y buenos como en el melodrama”, explica Juan Andrés Granados, libretista de De vuelta a la vida. Este proceso les permitió ir más allá de la recreación de un drama. “Fue ponerse en el lugar de gente de carne y hueso, porque uno casi siempre escribe sobre personas que no conoce”, afirma.

Como son temas cercanos al televidente, le dan un atractivo adicional al programa. “Hay espacio para la realidad y el melodrama, pero el formato nos permitió hacer una reflexión profunda de los personajes”, agrega ‘Peto’ Restrepo. Personajes de ficción que pueden parecerse a cualquiera, por ejemplo al vecino de un televidente que de repente descubre que a su lado vive alguien cuya historia puede dejar de ser confidencial y pasar a los titulares de prensa.