Fidel Cano filtra sus secretos

Después de su aventura en Londres para traer los cables de WikiLeaks sobre Colombia, el director de El Espectador nos filtró algunos de sus secretos.
Fidel Cano filtra sus secretos

¿Para qué es buen espectador?

En general para todo. Para el fútbol no, me salgo de casillas.

 Un secreto que quisiera revelar.

Salvo los que involucren cosas personales, todos.

 ¿Qué chiva guardó y le dolió?

La Mata Hari de la Corte.

¿Qué lo pone a sufrir más: una chiviada o una goleada a Santa Fe?

Con las dos es mejor que no haya nadie cerca.

¿Ha encontrado algo en los cables que afecte la estabilidad del país?

No. O al menos lo que desestabiliza es para bien.

¿De qué debe estar preocupado Chávez?

De que se le acabe la gasolina.

¿Ha dormido estos días?

No mucho, estoy que regreso a Londres a devolver la USB.

¿Cuánto vale hoy su computador?

En el que estamos trabajando es arrendado. Ojalá no le suban el precio.

Un santo de su devoción.

San Tafé.

¿Cuál es su filosofía?

Todos tenemos derecho a pensar y a hacer lo que nos venga en gana.

 ¿Cuál libro tiene en su mesa de noche?

Volví a La guerra y la paz.

El mejor periodista del país.

Jorge Cardona.

¿Qué detesta que le regalen?

Cosas de marca que no sirven para nada o se rompen fácil.

 ¿Con qué canción aprendió a bailar?

Nunca aprendí a bailar.

 Su ídolo de infancia.

Carlos Alberto Pandolfi.

Algo que quiso aprender y no pudo.

Ordeñar vacas.

Una herencia.

La emoción del olor de la tinta en papel periódico, obvio.

 ¿A quién le gustaría entrevistar?

A Dios, para preguntarle si existe.

Algo sobre lo que nunca opinaría.

Moda.

El principal obstáculo para la prensa.

Monetizar las audiencias crecientes.

Un país para vivir.

Colombia.

Un país para conocer.

Dinamarca, Noruega, Suecia...

¿Qué le hace falta a Colombia?

Igualdad.

¿A quién le cantaría la tabla?

A los árbitros. Cada domingo lo hago y después me da vergüenza.

 ¿Con qué personaje histórico se identifica?

No me atrevería a identificarme con ninguno, pero admiro muchos: Jefferson, Thoureau, Russell, el Fidel Cano de verdad…

¿Cuándo siente dolor de patria?

Cada vez que tramito una visa y tengo que reconocer que los países tienen razón en exigírnosla y preguntarnos de lo humano y lo divino.

 Un gesto de ternura

La sonrisa de mis hijos.

 ¿Cuál es su mayor atrevimiento?

Confiar en la gente.

Su estado de ánimo actual.

Sobrecargado.

 ¿Qué cosas tiene en el bolsillo?

Llaves, monedas, celular y una USB.

 ¿Qué es lo más frustrante de su trabajo?

Las restricciones presupuestales.

¿Cuál es su especialidad en la cocina?

Lavar y secar lechugas.

¿Cuál es el peor consejo que le han dado?

Córtate las cejas.

 ¿Qué tal es el coñac de Assange?

Exquisito.

¿Para qué ha servido WikiLeaks?

Para darle valor a la palabra transparencia.

Assange: ¿héroe o villano?

Héroe. Y como todo héroe, con su lado oscuro.

¿Qué es lo más escandaloso de WikiLeaks?

Que los amos del poder quieran callarlo.

¿Qué está primero: la seguridad nacional o el rigor periodístico?

El rigor periodístico.

¿Qué hará para que no lo chucen?

Hablo tan poco que el que me chuce el teléfono se moriría de aburrición.

¿Se debe contar todo o hay cosas que se deben callar?

Como norma general, contarlo todo. Pero toda regla tiene su excepción.

¿Qué quería ser cuando niño?

Mecánico del SENA.

¿Quiénes deberían estar asustados por los cables de WikiLeaks?

Por ahora creo que los sapos y los lagartos.