Benjamín Herrera cumplirá los sueños de su mamá

Reconocido como, “Ramoncito” en “Dejémonos de vainas”, el ex actor infantil se coronó como el ganador del reality "La Granja".
Benjamín Herrera cumplirá los sueños de su mamá

La final contra la barranquillera Stephany Coymat “Titi” dio como resultado la finalización del programa que tuvo entre sus participantes a Juan Pablo Posada, el Profesor Salomón y Willington Ortíz. Ahora, con 300 millones de pesos entre sus manos, Bejamín Herrera aspira otorgarle estabilidad económica a su familia.

El solicitado bogotano habló con nosotros sobre su triunfo.

¿Qué fue lo primero que pasó por su mente al momento de ganar?

Mi mamá y mi familia. Saber que podía hacer realidad su sueño qué es tener una casa propia. Otorgarle la estabilidad que merece y que necesita. Ella ya no está para atender un local y desgastarse.

¿Qué va a hacer con el premio?

Viví toda mi vida en Bogotá y pienso seguir acá, pero ya con unas inversiones proyectadas para comprarme una finca y pasar mis últimos días de retiro allá.

¿Qué significa ser granjero?

Aprender a valorar lo que hace el campesino. Conocer de primera mano la entereza de esas personas que a diario realizan una labor muy importante. Tal vez nosotros no nos damos cuenta qué hay detrás de un mercado donde sólo tienes que ir a guardar frutas en bolsas. Ésta experiencia permite ver las cosas y experimentarlas en carne propia.

¿Lo más difícil del trabajo en el campo?

No creo que sea difícil pero creo que es la tarea más laboriosa y es aprender a manejar a los animales y a convivir con ellos. Para eso toca tener sabiduría, respeto y sensibilidad. Hay personas que viven con la idea que ellos no sienten y sólo están ahí. La verdad es que hay meterle todo el corazón para que ellos le correspondan a uno.

¿Aspectos del campo que le otorgaría a la ciudad?

Sin duda alguna la paz, la tranquilidad, el aire que se respira y lo útil que uno se siente. Eso no se vive acá donde hay estrés, tecnología. Estar en el campo es estar lejos de todo.

¿Qué viene ahora con La Fundación la Luz dónde usted pasó un tiempo?

Fundación La luz es un sitio donde la gente se recupera de sus problemas adictivos y de comportamiento. Ahí estuve cuando hice cosas que no debía, ahora quiero retribuir a aquellos que me brindaron ayuda en tiempo de crisis. Por eso regalaré diez becas en la Fundación a personas con problemas de alcohol, adicciones o comportamiento.

¿Qué le aportó La Granja a Benjamín Herrera?

Confianza en mí mismo, la capacidad de lograr todo lo que yo me proponga.

¿Cambió durante la experiencia? O en esencia ¿sigue siendo el mismo?

Yo sigo siendo la misma persona que entró pero con experiencias nuevas incorporadas para ser un ser humano mucho más sencillo, ayudando a quién pueda.