Mujeres que dejan huella

Ocho mujeres. Ocho historias. Ocho carreras. Cada una ha marcado su hito en la evolución humana y se ha destacado en un mundo dominado por los hombres. Mujeres para imitar.
Mujeres que dejan huella

1. Marie Curie (científica)

La historia de la primera mujer en ganar un Premio Nobel está marcada por el momento en que conoció a su célebre marido: Pierre Curie. De él no solo adoptó el apellido, sino que a través de las técnicas desarrolladas por su esposo descubrió dos elementos hasta entonces desconocidos: el polonio y el radio. En 1903 recibió en compañía de Pierre el prestigioso Premio Nobel de Física por sus descubrimientos. En 1911, gracias a sus investigaciones sobre el radio y sus compuestos, recibió un segundo Nobel, esta vez el de Química, un hecho sin precedentes. Una mujer que pasó a la historia gracias a su impresionante inteligencia.

 

2. Yelena Isinbayeva (deportista)

La bella especialista en salto con garrocha se hizo celebre en los Juegos Olímpicos de Beijing hace tres años cuando dejó la marca mundial en 5,05 metros, solo para romperla de nuevo al siguiente año en Zurich, donde llegó a los 5,06 metros. Además de destacarse por batir records (van 27), la atleta rusa cuenta con memorables distinciones en su hoja de vida: Deportista del Año en tres ocasiones diferentes según la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo; Premio Laurens –considerados los Óscar del deporte— a Deportista del Año dos veces más, y el premio Príncipe de Asturias en 2009. Una mujer de mucha pértiga.

3. Marilyn Monroe (actriz)

Fue la encarnación del deseo. La primera diva en convertir su historia en leyenda. La personificación del destino cruel que les tiene preparado Hollywood a sus ídolos. Norma Jeane Baker superó a otras estrellas de su tiempo tan o más bellas que ella. Pero su historia plagada de rumores y desengaños marcaría la diferencia entre ella y otras rubias como Jean Harlow y Grace Kelly. Sus amoríos con los Kennedy y el célebre Happy birthday que le dedicó a John Fitzgerald en el cumpleaños cuando era presidente, dejaron huella en la época dorada de Hollywood. Su muerte es un misterio y las hipótesis apuntan a un suicidio, una sobredosis accidental o un asesinato para acallar a una rubia que sabía más de lo que le convenía. Hoy, la leyenda continúa.

4. Nadia Comanecci (Gimnasta)

10.0, 10.0, 10.0. Puntajes perfectos, uno tras otro. La entonces pequeña de 14 años deslumbró al mundo entero con su asombroso desempeño. Los Juegos Olímpicos de 1976, en Montreal, serían el escenario para que la rumana se catapultara al estrellato. Por primera vez un gimnasta alcanzaba el puntaje máximo en unos juegos olímpicos. Su extraordinaria carrera deportiva cuenta con nueve medallas olímpicas, entre ellas cinco de oro, un registro que nadie ha vuelto a igualar. En el año 2000 fue escogida como una de los atletas más importantes del siglo por los Premios Laurens del Deporte. Los logros de Nadia están retratados en la entrada del Madison Square Garden, en Nueva York, a la espera de ser igualados.

5. Coco Chanel (diseñadora)

Su carácter fuerte, su personalidad determinada y una historia marcada por la soledad llevaron a la mítica diseñadora a desarrollar su creatividad. Fue la primera modista en romper las reglas de la moda en plena II Guerra Mundial, una época conservadora y austera. Las mujeres le deben a Coco varios clásicos: el traje femenino, el vestidito negro, las gabardinas, el tweed, el collar de perlas y el eterno perfume Chanel Nº 5. Este último lo haría célebre Marilyn Monroe al afirmar que para dormir sólo se ponía unas gotas de la mítica fragancia. Hoy, la casa de modas que lleva su nombre, sigue marcando tendencias en cabeza de Karl Lagerfeld, quien ha mantenido el espíritu de la diseñadora sin traicionar nunca sus criterios de diseño.

6. Madonna (cantante)

Solo ella puede llegar vestida con un jumper transparente a los after parties de los premios Óscar y salirse con la suya. Es la Reina del Pop, cuyo trono no han podido robarse las nacientes estrellas de las generaciones más recientes. A sus 53 años sigue dando giras mundiales que agotan las entradas meses antes de los conciertos. Once álbumes de estudio; la artista femenina más exitosa de todos los tiempos, según los Guinness Records; doce álbumes multi-platino, veintiséis sencillos de oro; la segunda gira más taquillera de la historia y la de mayor recaudación para una artista en solitario con Madonna Sticky & Sweet Tour; tres hijos, dos biológicos y uno adoptado; dos matrimonios y tal cual escándalo en su vida personal. Su carrera artística se ha caracterizado por romper todas las reglas del espectáculo, y marcar nuevos estándares en la música pop. Hoy la incansable Madonna, Louise Ciccone, continúa más vital que nunca.

7. Frida Kahlo (pintora)

Una artista mexicana marcada por la tragedia y el sufrimiento. Desde pequeña el dolor y la deformidad serían parte de su historia. A los 6 años una grave enfermedad le dejó graves secuelas físicas. Más tarde su padre le enseñaría a usar la cámara fotográfica, a revelar, a retocar y a colorear, conocimientos que más adelante los usaría en la pintura. En su época universitaria, un grave accidente de tránsito la postró en la cama por meses, hecho que le permitió aficionarse a la pintura, a través de la cual se desconectaba de su dolorosa realidad. Su matrimonio con el artista Diego Rivera fue un punto culminante en su carrera, pues éste la ayudó a ingresar al exclusivo circuito de artistas de Nueva York y de París, en donde se consolidó como artista. El dramatismo de su obra, atiborrada de imágenes sangrientas traídas de su memoria, hacen parte de la cultura latinoamericana.

8. Margaret Thatcher (política)

La Dama de Hierro británica. Se ganó su sobrenombre por su firmeza a la hora de tomar decisiones impopulares, firmar tratados y pronunciar discursos. En 1979 ganó las elecciones y se convirtió en la primera mujer Primer Ministro del Reino Unido. Sobrevivió a un atentado atribuido al IRA, se opuso a la política de la Unión Soviética y al ingreso de Gran Bretaña a la Unión Europea. Su firmeza se demostró en la guerra de las Malvinas contra Argentina. Desde el siglo XIX nadie ocupaba su cargo por más de dos periodos consecutivos y ha sido una de las dos únicas mujeres en liderar un partido político importante en su país. Meryl Streep la encarnará en una película que contará su vida llena de triunfos y caídas políticas, que solo una dama de hierro podría tolerar.