Arquitecturas ambientales en pro de una política verde

Lo más vanguardista en arquitectura es la arquitectura sustentable. Un vistazo a este revolucionario estilo de vida.
Arquitecturas ambientales en pro de una política verde

Este es un tema complicado ya que como en muchos otros ámbitos a veces lo que se vende como “verde” no lo es, convirtiendo una necesidad de cambio verdadero en una simple moda. Esto se ve en la arquitectura responsable y comprometida con la problemática ambiental actual.

A diferencia de cualquiera de las corrientes arquitectónicas pasadas, lo que hace que la arquitectura sustentable tenga valor es por cómo funciona, no tanto por cómo se ve. Claro está que como cualquier disciplina relacionada con las artes, la estética siempre está presente y tiene una fuerte incidencia en la obra final.

Anualmente se consumen enormes cantidades de energía para simplemente abastecer las necesidades de aires acondicionados, la construcción genera el 30% de los desechos mundiales y las ciudades se siguen expandiendo hacia territorios naturales que deberían permanecer vírgenes.

Hoy la necesidad de sustentabilidad es mucho más compleja, tiene muchos más niveles y va más allá de un simple diseño basado en un buen estudio de sol y vientos. Se tienen que tomar en cuenta muchas otras cosas. Primero, hay que tener en cuenta el lugar: los flujos energéticos y materiales locales, cultura y aprovechamiento de infraestructura existente en lugar de urbanizar naturaleza. Después, la optimización de recursos durante la construcción, evitar el desperdicio de materiales y energías. Los materiales escogidos, que sean seguros, reciclables, reciclados (aunque aquí hay que tener cuidado porque hay procesos de reciclaje que son aún más nocivos precisamente porque el material no está diseñado para eso).

Que la localización promueva y facilite el uso de redes de transporte público masivo y el alternativo como la bicicleta. Que desde su diseño interior promueva el bienestar humano y la adopción de estilos de vida ambientalmente más responsables. Esto es solo un resumen por encima de los puntos básicos que debe tocar la arquitectura realmente sustentable. La realidad es que nuestro mundo actual, globalizado y capitalista es muy complejo, y para poder ser 100% verdes se tienen todavía que cambiar muchos procesos, muchas políticas, muchas industrias y sobre todo la mentalidad colectiva.

Hay ciudades vanguardistas en cuanto a este tipo de arquitectura, lo que las pone en ventaja en comparación con Latinoamérica, sin embargo la preocupación mundial se está incrementando, logrando que cada vez más ciudades, gobiernos y arquitectos se unan al movimiento.

Una de las políticas más adoptadas actualmente dentro de la arquitectura sustentable es la de cubiertas verdes. Cada vez más gobiernos están exigiendo de forma obligatoria esta implementación en cualquier construcción. Toronto y Chicago son dos de las ciudades más inclinadas hacia esta tendencia. Alemania es otro gran ejemplo, un país que lleva décadas desarrollando este tema a todo lo largo y ancho de su territorio.

Hay arquitectos que mundialmente son ejemplo por implementar al máximo en sus diseños estas medidas, como es el caso de William McDonough, quien actualmente está desarrollando el edificio para la Base de Sustentabilidad de la NASA en el Centro de Investigación Ames y un proyecto de urbanización en China, enfrentando los terribles problemas de ese país en cuanto a exceso de población y agotamiento de recursos naturales.

Actualmente nuestro mundo es tan diverso y vive tan aprisa que existen muchas formas de hacer arquitectura, sin embargo creo que la más valiosa es esta, ya que va en busca de un cambio real que representaría una mejoría en nuestra forma de habitar este planeta.