Pippa Middleton, el fenómeno mediático

Fue Kate la que se convirtió en princesa, pero es su hermana la que recibe toda la atención.
Pippa Middleton, el fenómeno mediático

Su nombre es el más buscado en internet después de Osama Bin Laden. El registro oficial de Google es de 10 millones de resultados de búsqueda. Todo desde el pasado 29 de abril, cuando esta joven inglesa apareció con un vestido color marfil ceñido al cuerpo, que en más de una ocasión logró lo que parecía imposible: desviar la atención del vestido de la novia en la boda real del príncipe Guillermo.

Aunque Kate Middleton lució espectacular, fue su hermana Pippa la que se robó todas las miradas en la abadía de Westminster. En cuestión de minutos su nombre fue citado en cientos de tweets, y ese día fue el tema más comentado de dicha red de información. Mientras que el fanatismo por su hermana y su cuñado bajó considerablemente al día siguiente, el de Pippa se duplicó de manera tan ridícula que parecía que fuera ella la nueva integrante de la familia real.

Pero a diferencia de Kate, quien mantiene una imagen clásica y alejada de los rumores públicos, Pippa no ha tenido la misma suerte. Es cierto que ha recibido los elogios más envidiables que cualquier mujer quiera escuchar. Su buen gusto en el vestir, por ejemplo, ha sido ponderado por expertos en moda como Plum Sykes –editora de la edición norteamericana de la revista Vogue–, quien la tildó de “refinada e impecable”. Pero los comentarios obscenos y morbosos tampoco se han hecho esperar. Un par de fotos donde aparece bailando en brasier y nadando topless han sido la comidilla de internet, donde Pippa ya cuenta con 100 perfiles falsos en Facebook.

Las fotografías, que fueron tomadas hace más de dos años, antes de estar formalmente vinculada a la realeza británica, no revelan ni la mitad de quien es Pippa en realidad. Graduada de Literatura inglesa de la Universidad de Edimburgo, se ha caracterizado por su buen comportamiento y excelentes conexiones. Tanto así que en el 2008 la revista Tatler la nombró la socialité del año, por encima de la princesa Eugenia de Inglaterra.

No es raro encontrarla en los eventos más exclusivos acompañada de banqueros o hijos de duques. Son muchos los que intentan obtener una cita con ella pero muy pocos los que la consiguen. Aunque Guy Pelli, un amigo del príncipe Harry, y Charlie Gilkes, dueño de Maggie’s, uno de los clubes más exclusivos de Londres, la invitaron a salir, fue Alex Loudon, un exjugador de criquet de 30 años quien la conquistó hace un año.

A diferencia de lo que se publica en internet, Pippa no se dedica solamente a rumbear. Desde que terminó la universidad en 2008, trabaja tres días a la semana en Table Talk, una empresa organizadora de eventos con sede en Londres. El resto del tiempo es la responsable de Party Times, la revista online donde promociona el negocio de su familia. Su experiencia fue clave para ayudar a su hermana Kate en la preparación de la boda real.

Claro que si hubiera sabido lo que se le vendría después del matrimonio, a lo mejor no habría ni asistido. Más de 133.000 seguidores ya dieron la opción de “me gusta” en el grupo de Facebook Pippa Middleton ass appreciation society, algo así como una sociedad que rinde tributo a sus caderas. Nada vulgar si se compara con los cinco millones de dólares que la compañía Vivid Entertainment le ofreció por actuar en una película porno. Basta reseñar lo que le escribió Steven Hirsch, fundador de la compañía, para entender el fenómeno de Pippa:

“En mi opinión, usted fue la estrella de la boda real. Mientras veía el evento en televisión no podía dejar de pensar que con su belleza usted podría llegar a ser una estrella porno muy reconocida”. ¡Vaya propuesta indecente!

Temas relacionados