Carolina Cruz, la diva de Twitter

De lejos, esta caleña es la modelo preferida de los colombianos en la popular red social. Quisimos medir el poder de su magnetismo. ¿Usted la seguiría?
Carolina Cruz, la diva de Twitter

Ahora mismo (pero en los tiempos de Twitter “ahora mismo” puede ser ya demasiado tarde), Carolina Cruz ha lanzado un trino prometiendo un Twitcam cuando complete 200.000 seguidores. Tiene poco más de 197.000 en el momento en que lo escribe, de manera que es muy probable que al leer estas líneas haya superado la barrera y este párrafo sea obsoleto.

Así es el Twitter, una obsolescencia tras otra. Un trino mata otro trino, lo envejece en cuestión de segundos. La novedad dura lo que un parpadeo. Caro Cruz ha prometido un Twitcam y todos sus seguidores mueren de dicha. Ninguna otra modelo en el país tiene tantos seguidores como ella. Ni Jéssica Cediel, que anda en su mejor momento; ni Mónica Fonseca, a quien todos persiguen para una foto; ni Andrea Serna, la linda presentadora de NTN. Ni siquiera Natalia París.

La última vez que Caro Cruz intentó hacer un Twitcam se conectaron 4.000 personas y el servidor colapsó. Su gran fanaticada, que se extiende por todo el país y hasta por la colonia colombiana en Estados Unidos (tiene 18 grupos de fans en el país y uno más en Miami), está ávida de saber de ella en cada trino, así ese trino solo diga “DLB” (Dios los bendiga), así sólo envíe “besos para todos”.

Según las cuentas de Twitter-colombia.com, Caro Cruz ocupa el puesto 16 entre los twitteros más populares del país. Tiene más seguidores que el presidente Juan Manuel Santos. En el grupo de modelos y presentadoras, es la primera, por delante de Andrea Serna (30.000 seguidores menos) y de Jéssica Cediel (51.000 seguidores atrás). Y sigue sumando…

@Capítulo 1 ¿Qué tiene ella que no tengan las demás?

Fue justamente Andrea Serna, en junio del año pasado, la que tentó a Carolina con aquello del Twitter. Hasta ese momento las relaciones de Caro con la tecnología no eran las más íntimas. De hecho, aun hoy no pasa mucho tiempo conectada a internet, e incluso la música que guarda en su iPod ni siquiera la ha subido ella. Pero Andrea la convenció de que Twitter podría ser una excelente herramienta para comunicarse con sus seguidores.

Y Caro lo tomó en serio. Tanto que el gran secreto de su éxito es responderles. En medio de una plataforma en la que navegan más de dos millones de usuarios sólo en Colombia, aquello de bombardear a punta de trinos puede convertirse en una bulla extenuante incluso para el más experto. “Con Twitter hay dos posibilidades –comenta Carlos Rozo, consultor en comunicación en redes sociales–: o lo conviertes en una tribuna sólo con el objetivo de decir lo que quieres, pero no escuchas, con lo cual sólo generas ruido; o lo usas como un mecanismo eficaz de comunicación inmediata, bajo la cual tú hablas, escuchas y respondes. La clave es, por supuesto, escuchar”.

Así sea con un saludo corto, así sea con un agradecimiento lacónico, Caro no deja twitt a la deriva. De hecho, en la lista de los twitteros más populares, Caro es, descontando los medios de comunicación, cuya labor es enviar twitters cada vez que haya una noticia, la que más mensajes envía. En un año ha trinado ¡26.000 veces! Shakira, la más seguida de Colombia con más de 6 millones de admiradores, apenas ha mandado 997. Juanes, el segundo en la lista de seguidores, lo ha hecho en 4.000 ocasiones. “Yo le respondo a todo el mundo en particular. Les agradezco su dedicación y su tiempo. Es lo que merecen”, dice Caro.

En promedio, gasta entre dos y tres horas respondiendo mensajes. “Cuando espero que acabe el pico y placa, cuando termino de trabajar, cuando hago cardio en las mañanas… Es, además, muy entretenido y gratificante. Es increíble que la gente te siga y te consienta tanto. Por eso yo también los consiento”.

@Capítulo 2 Caro: ¿Qué nos aconsejas?

Carolina Cruz hace diariamente dos horas de gimnasio, que empiezan a las cinco de la mañana y terminan a las siete. Sólo así puede mantener ese cuerpo tonificado que, por supuesto, contribuye a poblar su grupo de seguidores. También mantiene una rutina estricta en el cuidado de su piel y de su pelo, y en la alimentación. Y, claro, también cuida su atuendo. De manera que tiene virtudes suficientes para que la gente rastree sus pasos.

“Una de las razones por la cuales las celebridades tienen tantos seguidores es que la gente quiere ser como ellas –opina Rozo–. El peligro es que si sólo te promocionas y olvidas a tus seguidores, puede que te la cobren. O te dejan o te empiezan a echar bromas, a burlarse de ti de frente. Uno tiene que saber exactamente para qué quiere estar en Twitter”.

Y, una vez más, Caro lo sabe. Insistentemente anda advirtiéndoles a sus fans que ella no es una diva, que es una mujer común y corriente que trabaja y lucha por sus objetivos. De hecho, esa fue una de las razones que dieron impulso a la creación de su club de fans en Colombia. “Me di cuenta de la calidad de ser humano que era. No era mérito ganado de reinado de belleza o de aparecer en pantalla de televisión. Vi a una mujer real”, dice su presidenta, Byanka Banquet. Caro se equipara con sus seguidores. A tal punto que también les brinda consejos. No tanto porque quiera darlos, sino porque le escriben para pedírselos. “Me piden asesoría en maquillaje, en ropa, hasta en salud. Eso sí, en esto hay que ser muy responsable y yo siempre les aclaro que lo que me ha servido a mí puede no servirles a otras personas”.

Por eso la adoran. Como dice la presidenta de su club de fans: “Es una mujer de éxito, tiene la esencia que encanta. En su corazón cabemos muchos y no teme hacerte parte de su vida”.

@Capítulo 3 ¿Por qué eres así?

Es obvio, como para todos los que se han enfrentado a la comunidad twittera, que no todo ha sido color de rosa. En más de una ocasión se han colado en su cuenta mensajes desagradables, chistes flojos, frases que lo único que buscan es destruir. “Al principio les hacía caso y respondía aun más ofendida que ellos, pero luego descubrí que lo mejor era ignorarlos. Ese es el lado oscuro de Twitter. Hay gente que lo hace sólo con el afán de conseguir seguidores”, afirma.

Incluso ha tenido que luchar contra medios de comunicación que han publicado chismes falsos sobre ella. Una vez se peleó por Twitter con TV y Novelas por decir que ella y el actor Lincoln Palomeque (su novio) habían roto su compromiso a punto de casarse (ni han peleado ni han estado a punto de casarse). Luego, el mismo medio aseguró que habían peleado porque vieron a Lincoln en un concierto acompañado de otra mujer. “¡Y eso qué tiene! –salta Carolina, molesta aunque aquel episodio ya haya pasado–. Es increíble que no se tomen la molestia de preguntarme. ¡Si siempre estoy disponible!”.

Es la otra ventaja de Twitter, que uno mismo puede ser su propio medio. Basta con que Carolina twitée que todo es falso y sus fanáticos le creen.

@Capítulo 4 Todos te queremos, nadie te odiamos

Credibilidad. Quizás esta palabra resuma la acogida de Caro en Twitter. Un breve repaso por sus mensajes es suficiente para darse cuenta de que su intención, como sí sucede con muchos líderes de opinión, no es parecer inteligente; tampoco dar lecciones de vida, ni jactarse de sus oportunidades. No dice nada contra nadie, ni trata de parecer perspicaz. Simplemente les escribe a sus seguidores como si se los encontrara en la calle. Les envía fotos de su día a día. Entre sus seguidores está Paulo Coelho y el padre Linero, con lo cual deja en claro que no quiere entrar en conflictos con nadie. Caro, en últimas, ha encontrado en Twitter una herramienta eficaz para conservar el cariño que sus fanáticos le otorgan. Y, claro, para mover su negocio: su línea de salud y belleza, su empresa de diseño de accesorios, su línea de calzado con Calzatoro.

En un año, se ha metido en el alma de los twitteros colombianos sin aspavientos, con un profesionalismo que pocos twitteros pueden lucir. Aunque nadie ha medido si Twitter es realmente efectivo en términos de negocios, Caro ha sabido descubrir más de un secreto al respecto: “Es una excelente herramienta de trabajo. pero requiere de mucha dedicación. Es un mal necesario”. Por eso dice que siempre es bueno separarse del Twitter en vacaciones de vez en cuando. “Para recargarse”, concluye.

¿O querrá decir “descargarse”? En un mundo en el que se envían 160 millones de Twitts al día, vale la pena un receso. Pero ni ella sabe si esté dispuesta a parar. Sus casi 200.000 seguidores abrirán mañana los ojos sólo para ver cómo ha amanecido ella. Y Caro tendrá que contestarles. Bien merecido lo tienen.

LAS OTRAS CUATRO

2. Andrea Serna

@AndreaSernaNTN Por ahora, este es un saludo rápido para no acostarme sin antes “hablar” con ustedes. Cómo están? Espero q todo en orden y bajo control!!!

Tweets: 8237

Siguiendo: 251

Seguidores: 167.172

Listas: 1368

3. Alejandra Azcárate

@LAAZCARATELa Gente Q Resalta Mis Defectos, Me Ha Ayudado A Descubrir Q Admiro A Las Personas Q Tienen Virtudes De Las Cuales Carezco. Gracias

Tweets: 880

Siguiendo: 0

Seguidores: 146.574

Listas: 890

4. Mónica Fonseca

@fonsecamonica Una tranquila noche para todos. Mañana madrugada bárbara pero seguro con sonrisa. Gracias por leerme.

Tweets: 15.781

Siguiendo: 742

Seguidores: 119.944

Listas: 1.199

5.Taliana Vargas

@talianavCon amor se desarma al enemigo. Con una sonrisa se le desconcierta. Con un abrazo se le derrota. Bonita Semana.

Tweets: 4.175

Siguiendo: 242

Seguidores: 107.030

Listas: 787

El mundo de Twitter

Twitter fue creado por Jack Dorsey en 2006 bajo el concepto del microblogging, una manera de intercambiar mensajes cortos de manera inmediata. Acaba de cumplir cinco años.

Se calcula que alberga a 200 millones de usuarios en todo el mundo.

Diariamente se envían unos 160 millones de twitts. Hace un año se enviaban 50 millones al día.

Cada día son registradas más de 450.000 cuentas nuevas.

En Colombia se estima que los usuarios llegan a dos millones, pero la cifra es muy difícil de calcular.

Los más seguidos en el mundo

1. Lady Gaga 10’625.054

2. justin Bieber

10’119.643

3. Barack Obama

8’387.113

4. Britney Spears 8’067.930

5. Kim Kardashian

7’717.605