¿Cómo flecharon al príncipe Alberto II de Mónaco?

El príncipe confesó que lo flechó el sentido del humor de su prometida Charlene Wittstock. Su simplicidad y su forma de ser tan natural también ayudaron.  
¿Cómo flecharon al príncipe Alberto II de Mónaco?

Así lo asegura el prometido en una entrevista publicada en el nuevo número de la edición estadounidense de la revista Vogue.

“Me enamoré de su sentido del humor, su simplicidad y la naturalidad con la que se relaciona con la gente” , declaró el príncipe. “Para mí, Charlene no puede estar más guapa que cuando luce natural, sin maquillaje y con el pelo recogido” , añadió.

Durante la charla con la pareja se describe cómo el príncipe conoció a la que será su esposa cuando ésta lucía un traje de baño. La exnadadora, que representó a Suráfrica en los Juegos Olímpicos de 2000, tomaba parte en un evento en Mónaco cuando llamó la atención del príncipe, hace diez años.

“Fue increíblemente halagador” , recordó. “Después de verme nadar, Alberto pidió permiso a mis agentes para una cita. Pasamos toda la tarde charlando y riendo” , agregó.

Pero no fue hasta pasados cinco años, en diciembre de 2005, cuando los dos se reencontraron. “Me pidió salir oficialmente en el día de Año Nuevo. Nuestra primera aparición pública fue en los Juegos (Olímpicos de Invierno) de Turín, en febrero de 2006” , comentó.

Precisamente el deporte es el gran nexo de unión entre ambos, según reconoció. “Resultó claro que compartíamos las mismas pasiones; nos involucrábamos emocionalmente viendo a los atletas. El deporte es el común denominador de nuestras vidas” , manifestó la sudafricana, quien se retiró de la natación profesional hace tres años luego de una fractura en el tobillo.

Aún así, sigue entrenando tres veces por semana, a menudo con su exentrenador olímpico, mientras trata de manejar toda la presión que supone dar un paso tan importante como el de su boda este sábado.

“A veces era algo insoportable” , dijo sobre la soledad que ha vivido en ocasiones y los celos que han provocado su relación con el príncipe. “Me esforzaba demasiado por contentar a demasiadas personas y en ocasiones puse en peligro el sentido de quién soy” , reconoció.

El enlace matrimonial tendrá lugar en Mónaco e incluirá una ceremonia civil este viernes y otra religiosa al día siguiente. Entre los primeros nombres de invitados facilitados por el Palacio del Principado monegasco figuran la presidenta de Irlanda, Mary McAleese; el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; el del Comité Olímpico Internacional (COI) , Jacques Rogge, y los integrantes de la familia real sueca.