Sábados felices estrena presentador

Humberto Rodríguez reemplazará a Hernán Orjuela  presentando el programa de humor. Tiene el reto de conducir el programa de humor más antiguo de la televisión. ¡A reír en serio!
Sábados felices estrena presentador

El programa de humor más antiguo de la televisión estrena presentador y eso puede ser una gran responsabilidad. No cualquiera la asume y tampoco cualquiera recibe la oferta. Por eso Humberto Rodríguez Calderón, conocido como el Gato, lo pensó antes de decir sí y de enfrentarse a un formato tan tradicional como el público que sigue el programa.

Pensó también que tenía que reemplazar a Hernán Orjuela, que presentó el programa durante nueve años y que hacía de este trabajo otra tradición, pues sus predecesores, Alfonso Lizarazo y Jota Mario Valencia, también habían estado allí largas temporadas. “En un principio me pregunté si encajaba en Sábados felices. De los 22 años que llevo en la radio entre Colombia, Estados Unidos y República Dominicana, el 90% de lo que hecho es entretenimiento y me pareció lógico, pues el humor es parte de eso”, dice este presentador que lleva nueve años en Miami.

Humberto será el conductor de las secciones del programa, y tiene como misión imponer su estilo y su imagen. Aunque su voz es más reconocida en radio y su apodo se hizo popular con La hora del Gato, no es nuevo en la televisión y muchos lo recuerdan también como presentador de especiales, del programa RadioCity, de Citytv, y del reality Tengo una ilusión.

Sábados felices marca su regreso a la pantalla colombiana, luego de participar en varios programas de Telemundo, en Miami, aunque su fuerte allá también es la radio. Será un retorno parcial, pues vendrá una vez al mes a grabar el programa. “Después de 39 años al aire muchos pensarían que habría que mandarlo a guardar. Sábados felices es el emblema de la gran necesidad de humor que tiene cualquier país”, dice Humberto, para quien su principal referente no era el humor sino la campaña “Lleva una escuelita en tu corazón”.

Lo curioso es que no se preparó de manera especial para estrenarse en este espacio. Simplemente siguió las instrucciones del director Alí Humar: “Sea usted lo que siempre ha sido”. Así entró al estudio donde lo esperaban 1.200 personas. Y presentó de manera natural, sin formalismos ni rigidez, como el conductor de un programa que tiene la virtud de reunir una audiencia de todas las edades.

Su misión también es poner cuota en el rating, aunque Sábados felices es indestronable. “Creo que es porque genera una gran sentido de pertenencia y verlo es una tradición”. Esto le produce una sensación de susto y de tranquilidad al mismo tiempo, pues no tiene la carga del humor pero sí es el enlace entre el público y los actores. “El programa lo hacen los 45 humoristas del elenco”.

Como siempre, el público tiene la palabra. Mientras tanto, Humberto seguirá con su rutina el resto de la semana en Miami: las mañanas en El Gato y Patty y un segmento de farándula en Telemundo, además de un espacio que se emite en 14 ciudades de Estados Unidos. En televisión está en Pase VIP, del canal VME, y su voz identifica varias marcas, además de espacios de Travel & Living.

Una actividad intensa que de todas maneras no lo ha alejado del país. “Suena cliché pero creo que nunca me he ido del todo”, dice. Lo cierto es que viene con frecuencia y ahora tiene la oportunidad de estar no sólo en las pantallas sino en contacto directo con el público. El tiempo dirá si el Gato se gana un lugar en el corazón de los colombianos felices del sábado por la noche.