¿Quién es la mujer que podría disputar la presidencia con Obama?

La mujer que amenaza con disputarle la presidencia a Obama en 2012 es una controvertida líder a quien más de uno tilda de loca. Entre otras cosas, afirma que Dios le ordenó meterse en política para salvar al país.
¿Quién es la mujer que podría disputar la presidencia con Obama?

Parece una broma, pero no lo es. Que Michele Bachmann, candidata del Tea Party (el partido político de extrema derecha en Estados Unidos) diga en sus discursos que “el homosexualismo es una obra del diablo que debe ser tratada por médicos”; que afirme sin sonrojarse que el propio Dios le ordenó meterse en política para salvar el país, y que haya intentado vetar en las escuelas públicas Aladino, la clásica película de Disney, por considerar que incita a la brujería, parecen bromas pesadas. Pero no lo son. A pesar de lo disparatadas que suenan sus afirmaciones, para Bachmann y sus millones de seguidores no son ningún chiste.

Tanto es así que ahora, con la imagen del presidente Obama debilitada por los problemas económicos del país, Bachmann ha empezado a erigirse como la gran esperanza de los estadounidenses. Con el viento a su favor por cuenta de la crisis, esta mujer de 55 años busca convertirse en la candidata oficial del Partido Republicano y pelearle a Obama la reelección el próximo año. No importa que diga que los chinos están conspirando para eliminar el dólar de Estados Unidos, o que todos los inmigrantes son enemigos, o, peor aún, que haya confundido el lugar donde comenzó la Revolución Americana cuando lanzó su campaña presidencial en New Hampshire; no importa que diga gran cantidad de disparates porque, al final, hay millones de estadounidenses dispuestos a elegirla.

Nacida en Waterloo, Iowa, Bachmann se crió en una familia tradicional hasta que a los 16 años conoció a su futuro marido, Marcus Bachmann, un fanático religioso con quien se mudó a Oklahoma. Una vez allí ingresó a una escuela de derecho llamada O.W Coburn School, que busca afiliar a sus egresados en el gobierno para que se conviertan en “agentes de cambio” que ayuden a que la ley esté más en línea con los “principios de justicia eternos” y la “moralidad bíblica”. La cruzada de Bachmann empezó en las escuelas de Stillwater (Minnesota), donde se trasladó con su marido, tuvo 5 hijos y adoptó 23 más, y en donde intentó implementar el creacionismo a través de una doctrina que llamó “los 12 principios bíblicos”.

Su carrera política comenzó años más tarde, en 2006, cuando llegó al Congreso como representante por Minnesota. Desde allí ha lanzado numerosos dardos con los que, por disparatados que parezcan, cree que puede ganarse el favor de los votantes: que Estados Unidos no debe descartar un ataque nuclear contra sus enemigos, que el calentamiento global es un invento y que el presidente Obama es socialista, traidor y antiamericano.

Falta ver cuánto le dura su popularidad, antes de que aparezcan, de verdad, los candidatos a reemplazar a Obama. Lo preocupante, sin embargo, es que opiniones tan radicales y ociosas sigan calando en la mente de miles de estadounidenses incautos.