Ruven Afanador llega al Mambo

El famoso fotógrafo colombiano donó al Museo de Arte Moderno de Bogotá 80 retratos en los que se resume su trabajo.La exposición estará abierta hasta el 9 de octubre.
Ruven Afanador llega al Mambo

La imagen de la actriz y modelo Marisa Berenson, desnuda y solo luciendo un collar de Bijoux, sigue en la mente de Ruvén Afanador. No tenía ni doce años cuando llegó a sus manos una revista con esa foto tomada por el gran fotógrafo Irving Penn, con una mujer de piernas cruzadas y ojos impactantes, en un artículo que destacaba esa imagen por ser la primera de una mujer desnuda que se publicaba en la versión estadounidense de la revista Vogue. Ruvén todavía vivía en Bucaramanga y tampoco sabía que iba a ser fotógrafo.

“Me impactó la libertad que tenía la imagen, la belleza y seguridad de la modelo, no sabía quién era ni cómo era ese mundo, ni que ella también era actriz, ni que pertenecía a una especie de dinastía de Nueva York. Simplemente fue mi conexión con una imagen que a través de los años ha sido un referente para mí”. Muchos años después Marisa y Ruvén se cruzaron, y él no solo la fotografió, sino que usaron unas joyas del diseñador del collar de la foto de 1970 y además se hicieron amigos.

Fue como una jugada del destino pues esa imagen escandalosa de los 70 les cambió la vida a los tres: disparó la carrera de Marisa, quien actuaría después en Muerte en Venecia, Cabaret y Barry Lyndon; hizo famoso al diseñador José Barrera y marcó a Ruvén. “Me asombra cómo la vida de una imagen continúa después de que un fotógrafo la hace y define puntos en la vida de otra persona. Es algo que a mí me fascina”.

Yo seré tu espejo

“Gloria Zea me invitó el año pasado a exhibir mis retratos. Nunca se habían exhibido juntos ni se había hecho una selección de mis favoritos a través de los años. Le propuse que los donaría al museo para que quedara un legado de mi obra. Son 80 que representan lo que ha sido el retrato en mi carrera.

“La selección comenzó con personas famosas y cuando observé las fotos me pareció que faltaba algo pues lo que me representa a mí no debían ser solo celebridades. Involucré en la selección algunas fotos de mis libros y de otras personas que no son reconocidas, así descubrí que la sentía más mía. Se pasa de alguien conocido a uno que no lo es tanto, hay personajes de poder, modelos, políticos.

Hay fotos que tomé a finales de los 80 y comienzos de los 90, que al reencontrarlas me han mostrado mucha fuerza y si las hiciera hoy me gustaría que quedaran de la misma manera”.

El retrato

“Es algo que refleja la forma en que veo a la persona. Siempre hay una manera en que quiero verla, gestos, en cierto abandono del momento, la iluminación y la atmósfera que la persona que lleva consigo. Es difícil de explicar porque es muy instintivo, veo a alguien y sé inmediatamente qué le haría con el pelo, cómo lo vestiría con mi estilo, que es difícil definirlo porque es algo orgánico.

“Mi intención siempre es estar preparado con una idea específica, porque si hay una sorpresa o el personaje quiere algo diferente, tenemos un punto de partida. Y cuando estamos en el momento y siento que la idea no funciona nos vamos por otro lado, pero siempre hay una base de dirección”.

Los recuerdos

“Toda mi infancia juega un papel importante. Es debido a que salí de Colombia en el tiempo en que salí, de pronto si lo hubiese hecho antes o más tarde, quizás, no habría tenido el mismo impacto. Fue un cambio brusco y difícil, y lo único que conocía quedó muy prendido a mí.

“Cuando empecé a trabajar en Milán con modelos, en una ciudad hecha para la moda, descubrí que los lugares donde me atraía hacer las fotos tenían mucho que ver con mi infancia. Una calle o un patio en una casa me recordaban las casas de Bucaramanga. O ciertas poses de una modelo me traían a la memoria la vanidad que veía en las mujeres cuando era niño”.

La inspiración

“Me inspira todo, lo que veo en las calles, si voy en un taxi y en la forma en que alguien va vestido, o el gesto de una persona mientras sale de un carro. También alguien que veo en el periódico, un artista, un show y las ciudades a donde viaje tienen mucho que ofrecer, ese ir de aquí y allá me llena de ideas”.

En blanco y negro

“Es algo que separa la imagen de la realidad y es muy clásico. Yo podría siempre hacer todo en blanco y negro, fue mi primera atracción a la fotografía. Es como la esencia y cuando hago fotos en color me siento cómodo, pero si pienso en un libro, una exposición, lo hago en blanco y negro”.

La fotografía

“Creo que ha sufrido mucho y seguirá sufriendo, la tecnología ha avanzado muy rápido y ya no es necesario que salga una revista para que se vea. Vivimos en un mundo donde todo se mira muy rápido, es fugaz y la atención que les dan a las imágenes es mucho menor. Eso afecta a la fotografía y a la vez todos pueden tener la opción de ser fotógrafo con su teléfono, a veces bien, otras no, y eso frena el desarrollo fotográfico. Creo que evolucionará a algún punto cuando los libros y las revistas no existan como ahora. Eso afectará el proceso porque no es lo mismo hacer un editorial de moda para ser impreso y que alguien guarda, a verlo en otros medios que simplemente se miran una vez y no más”.

El photoshop

“Si esta herramienta no tiene prestigio es porque se lo han quitado los mismos fotógrafos. Siempre he retocado mis imágenes desde antes de que existiera el photoshop y lo uso de una manera que casi no se siente, que era lo que me gustaba de las fotos antiguas, porque le añadían algo al retrato. Yo hago imágenes que muchos piensan que se retocaron y no se hizo así”.