Santiago Cruz "sueño compartir escenario con Jorge Drexler"

Antes de viajar a Brasil, donde grabará en portugués su disco Cruce de caminos, el cantautor ibaguereño le confesó a CROMOS que es un fanático de Jorge Drexler y del fútbol, aunque nunca aprendió a jugarlo.
Santiago Cruz "sueño compartir escenario con Jorge Drexler"

> Un instrumento.

La voz.

> Lo mejor del Tolima.

Su paisaje y ¡el invento del tamal con cucharada de lechona encima!

> ¿Por qué el portugués?

Además de ser fanático de la música brasilera, todo toma forma por una invitación de Sony Music Brasil para hacer Cruce de caminos en portugués.

> Lo mejor de Brasil.

Viven la vida a un ritmo especial.

> La magia del blues.

Que más que oírlo hay que sentirlo.

> Una herencia.

La narrativa de nuestros ancestros compositores.

> ¿Con quién le gustaría compartir escenario?

Si tengo que decir solo un nombre, Jorge Drexler, pero es una lista larga.

> ¿Una canción para una tusa?

Depende de la tusa.

> Una canción de antología

El padre Antonio y su monaguillo Andrés, de Rubén Blades.

> ¿Qué lo hace reír?

No tomarse en serio.

> Una película que no se cansa de ver

High fidelity, con John Cusack.

> Un libro que no se puede dejar de leer.

La obra de Federico García Lorca.

> ¿Qué quería ser cuando era niño?

Tenía tres posibilidades: Astronauta, futbolista y músico.

> Algo que quiso aprender y nunca pudo.

A jugar fútbol.

> Un héroe de su infancia

Superman, indiscutiblemente.

> Una buena costumbre tolimense

La guitarra o el tiple en cada casa.

> ¿Cómo le dicen sus amigos?

Los amigos y los no amigos me dicen Santi.

> ¿Cuál es su debilidad?

La ansiedad.

> ¿Y su fortaleza?

La perseverancia.

> Algo que lo apague.

La hipocresía.

> Un amor.

La música.

> ¿Qué envidia de las mujeres?

De varias mujeres que conozco envidio la capacidad de afrontar varias tareas al mismo tiempo.

> Una crueldad.

Cualquier tipo de maltrato, verbal o físico, entre los seres humanos.

> ¿Cuál es su estado de ánimo actual?

Incredulidad.

> ¿Cuál sería su última voluntad?

“Si yo he vivido parao, que me entierren parao”, dice Blades en su canción Parao.

> En los zapatos de quién no quisiera estar.

En los de alguien que no pueda vivir su sueño.

> ¿Con quién le gustaría cruzarse en el camino?

Me dejo sorprender, de cada cruce algo se aprende, algo se saca.

> Ante quién baja la guardia.

Ante quien exponga razones y argumentos. Un ejercicio recomendable en cualquier campo.

> ¿Qué hay en la cara y cruz de Santiago?

Una contradicción permanente.

> ¿Cuál es su credo?

Se podría resumir en tres palabras que me encantan: coherencia, constancia y equilibrio.

> El encanto de twitter.

Que no tiene filtro.

> El concierto de sus sueños.

El próximo.

> Un compositor colombiano que admire.

El recordado y extrañado Jorge Villamil.

> ¿Cuándo compone?

Generalmente cuando lo necesito, ahora no hay horario.

> Qué es lo más difícil de ser músico.

El tirano interior. El autocrítico inmisericorde que tenemos todos los artistas dentro.

¿De qué material está hecho?

Espero tener algo de acero, algo de barro, algo de agua…

El mejor gol de su vida.

No haberme rendido, y lo metí en tiempo suplementario.

Algo que lo encienda.

El sentido común, cada vez más escaso.

¿Cuánto dura la fama?

Muchísimo menos que el reconocimiento por tu trabajo.

¿Qué ve cuándo mira atrás?

Un camino recorrido, con algunos sobresaltos, pero con la frente en alto.

¿El peor consejo que le han dado?

”Tiene que hacer una versión reggaetón de alguna canción”, y “El Santiago del escenario debe ser un personaje distinto al Santiago de la vida real”.

Algo que no pueda faltar en su equipaje.

Mi iPod.

Una canción que no se cansa de oír.

Sea, de Jorge Drexler.

¿Algo ilegal?

No sé si ya prescribió, así que no lo puedo decir…