Cine, La vida "era" en serio

La vida “era” enserio, una película cargada de parodias moralizantes sobre cómo debe vivir
Cine, La vida "era" en serio

La vida “era” en serio

La crisis de la mediana edad. ¿Quién no ha oído hablar de ella? En esas anda Gabriela, ejecutiva exitosa, madre de dos hijos, esposa dedicada: quiere vivir algo de lo que habría vivido si no se hubiera casado; probar una pizca del elíxir de la libertad al margen del matrimonio y las obligaciones del hogar. Y, en consecuencia, envidia a su mejor amiga, Luisa, una mujer soltera que vive de rumba y de levantes exquisitos, sin pensar mucho en las responsabilidades de una familia.

Este es el punto de partida de La vida “era” en serio, ópera prima de ficción de la documentalista Mónica Borda. El planteamiento es atractivo: ¿Qué hacer para salir de la rutina? Y, sobre todo, ¿qué hacer para robarme algo de la vida que ya no tendré?

Gabriela se arriesga, así le toque suplantar a su amiga para quedar a salvo, para no ser descubierta. Pero fracasa. La posición de La vida “era” en serio es condenarla como si el “era” entrecomillado fuera la “era” de la Inquisición. Iván Zuluaga y Mónica Borda, los guionistas, deciden aleccionar a Gabriela, insinuarles a las mujeres que, como ella, quieren echarse una cana al aire, lo que les puede ocurrir si burlan los designios de una buena mujer: caer en los brazos de facinerosos que terminan ofreciéndole droga; terminar borracha y amanecida mientras los hijos suplican por ella; ser violada (y además reconocer con culpa que de pronto ella concedió); infectarse de sida, o al menos sospechar con angustia la tragedia. ¡Todo eso si deciden torcer el camino!

Muchos años de lucha lleva la mujer en aras de ser aceptada en su propia individualidad, para que venga esta película a tratar de hacer parodias moralizantes sobre cómo debe vivir una mujer y cómo no.

Pero, obvio, esta es apenas una opinión. Habrá también quien se alivie de que a Gabriela le sucedan gran cantidad de calamidades como castigo por darle una oportunidad a su ser. Habrá quien se alegre de su condena y se regocije de su destino aciago. A mí me parece, sin más, una manipulación descarada de los personajes en virtud de vender un mensaje igual de manipulado.

Muchos años de lucha lleva la mujer en aras de ser aceptada en su propia individualidad, para que venga esta película a tratar de hacer parodias moralizantes sobre cómo debe vivir una mujer y cómo no.

Dirección: Mónica Borda

Guion: Mónica Borda, Iván Zuluaga

Reparto: Cristina Umaña, Patricia Castañeda, Juan Pablo Gamboa, Jimmy Vásquez, Jean Paul Leroux

La doble realidad

Hay películas extrañas, y ésta, la de un amor igual de raro que surge en medio de lo que puede ser un atraco en el que él muere por salvarla a ella, pero que es mucho más que eso. No puedo contar mucho más, porque arruinaría la trama, pero en todo caso es el amor, que lo cree todo, incluso lo imposible. Capotondi, dicen, es el último gran descubrimiento del cine italiano. Tiene 43 años y cogió experiencia haciendo comerciales y videos musicales. Esta, su primera película, la estrenó en el Festival de Venecia en 2009.

El planeta de los simios. Evolución

Ya sabíamos de la suerte que habían corrido los humanos del futuro en poder de los inteligentes simios. Pero ahora Rupert Wyatt nos traslada a los inicios, a cuando todo comenzó, al día en que Caesar recibió (como conejillo de indias) un antídoto contra el Alzheimer, y comenzó a desarrollar inteligencia, y con ella otros rasgos demasiado humanos: el rencor, el odio, el deseo de libertad y de venganza. Más bien floja para mi gusto, pero habrá otras opiniones.

 

 

Temas relacionados