Jim Parsons "Sheldon es más obtuso que yo"

Parsons es el más sorprendido con los reconocimientos. No imaginaba lo duro que era hacer comedia.  
Jim Parsons "Sheldon es más obtuso que yo"

Cuando Jim Parsons presentó la audición para el papel de científico en The Big Bang Theory, le pidieron que la repitiera. Los productores no estaban convencidos de que el hombre alto, delgado, de rasgos finos y gestos calculados pudiera volver a decir frases complicadas con un ritmo divertido y un lenguaje corporal único. Jim lo hizo de nuevo y así obtuvo el papel de Sheldon Cooper, que hace unos días le hizo ganar por segunda vez consecutiva el premio Emmy a mejor actor de comedia.

En realidad, los productores estaban buscando un actor que lograra divertir en un papel más bien difícil: el de un físico de coeficiente intelectual de 187, que se graduó del colegio a los 11 años y obtuvo su doctorado a los 16; con hábitos estrictos, disciplinas inquebrantables; con solo tres amigos; hipocondríaco e incapaz de mentir o de guardar secretos; amante de los cómics, los superhéroes, los videojuegos y fanático de Viaje a las estrellas y del señor Spock.

Una lista de características gracias a la cual Parsons ha hecho de Sheldon un personaje de culto. En compensación, Sheldon ha convertido a Parsons en la nueva cara de la comedia, un verdadero “big bang” en la lista de los grandes, pues en los dos últimos años les ganó el Emmy y el Globo de Oro a actores consagrados en el género como Steve Carrell, Alec Baldwin, Larry David y Matt LeBlanc.

Pero Parsons es más que el personaje nerd. Es un actor formado en el Old Globe Theatre de San Diego, una escuela que solo recibe siete estudiantes para su curso de teatro clásico. Desde entonces ha mostrado un estilo bastante particular, tanto que el director confesó tener reservas sobre su admisión y sobre si se adaptaría al tipo de formación. Pero el mismo Jim lo ratificó el año pasado después de su primer Emmy: “Mi entrenamiento fue invaluable en la preparación de este papel”.

Fue así como adquirió las herramientas para decir los diálogos con palabras científicas que no conoce y con un ritmo asombroso y creíble. Su cara inexpresiva, sus gestos y el control total de cada movimiento hacen el resto, algo que no se evidenciaba antes de alcanzar la fama con The Big Bang Theory, cuando Parsons no era más que un actor con papeles pequeños en televisión y en Broadway. Por ese estilo es que lo han comparado con Buster Keaton, el famoso actor del cine mudo.

Con algo de timidez y reserva, Parsons confiesa que es el más sorprendido con los reconocimientos y que nunca imaginó lo duro que podía ser trabajar en una comedia. Aunque aclara: “Sheldon es más obtuso que yo”, a pesar de que la crítica ha dicho, a manera de elogio, que el personaje y el actor parecen la misma persona. “Él dice cosas que hieren los sentimientos de otros, dice todo sin filtro”, explica para marcar la diferencia.

Pero poco se sabe de la personalidad de este actor que creció viendo Tres son compañía, Lazos familiares y El show de Bill Cosby. Sus gestos fuera de la pantalla pueden ser tan rígidos que intrigan a la prensa, que especula sobre su homosexualidad sin que Parsons lo confirme, y de quien se sabe apenas que toca el piano y disfruta ver tenis o basquetbol. Como cualquier científico, prefiere que miren su trabajo y no su vida, que parece no tener mucha ciencia.