Alejandra Borrero “Los consejos no sirven para nada”

Una de las grandes actrices colombianas habla sobre su obra, sus alumnos y la violencia contra la mujer
Alejandra Borrero “Los consejos no sirven para nada”

Tras la muerte del director y guionista caleño, Carlos Mayolo, en 2007, la actriz Alejandra Borrero junto con el director, Sandro Romero Rey, en memoria de Mayolo, tomaron una de sus obras inéditas, Pharmakon, y la pusieron en escena, logrando un éxito rotundo. Años más tarde y a petición del público vuelve Pharmakon al escenario y  Alejandra Borrero contó en entrevista cómo fue volver a ponerse los zapatos del director.

¿De qué se trata Pharmakon?Es una bomba de tiempo, es una obra en delirium tremens que es el estado del alcohólico cuando deja de tomar, donde está todo el tiempo viendo alucinaciones y delirando. Pharmakon es el delirio de Carlos Mayolo, de su vida y de lo que los psiquiatras creen de este paciente.

¿Cómo llegó la obra a sus manos?Cuando murió Mayolo, me dejó esta obra… me llamó y me dijo que quería que fuera su ángel de la guarda, me la envió por correo y me dijo “ven almorzamos y hablamos de cómo montarla” él ya estaba muy desbaratado, era muy difícil hablar con él y quedamos de ir a almorzar juntos, yo no llegue al almuerzo y al día siguiente murió. Y no por la culpa pero por el amor, decidimos con Sandro Romero, quien era también su amigo personal, meternos en la vaca loca de hacer esta obra, protagonizada por un personaje masculino, pero el actor al que le pedimos hacer la obra, no se pudo aprender la letra.

Carlos Mayolo era una gran amigo suyo ¿cómo sientes al estar en la piel de él? ¿Qué siento? durante los ensayos de la primera temporada me he sentado y he llorado, porque él acababa de morir y era muy importante para nosotros y para sus amigos que la voz de Mayolo no se muriera… él era un genio y entonces cuando uno conoce a un genio, es tan triste perderlo, porque hay tanto que pudimos tener de ese hombre que hoy no tenemos. Pero esta segunda vez Mayolo ya llevaba dos o tres años de muerto y es diferente, ha permeado el dolor de la muerte y ha cambiado, lo que no cambia es el amor.

¿Dónde cree que recae el éxito de Pharmakon? En la genialidad de Mayolo. Cuando leímos por primera vez el texto no entendimos nada, yo le decía a Sandro “qué dice ahí”, “qué vamos a hacer”, pero  poco a poco fuimos desentrañando ese hombre maravilloso gracias a ese gran amor que le teníamos. Durante los ensayos se caían cosas se apagaba la luz, así que Mayolo nos daba señas de lo que debíamos hacer…  la asistente de dirección se moría del susto. En este montaje descubrí dos cosas fundamentales: la primera era que iba a ser un trabajo en cámara lenta, por supuesto, esta es una escena escrita por un drogadicto, un alcohólico sin tapujos, por lo que no tiene una conclusión, él siguió hablando hasta que se murió; y la segunda, queríamos mostrarle a la gente cuáles eran las consecuencias físicas que tenían el hecho de haber estado 30 años metiendo y tomando sin parar. 

De las obras de Mayolo ¿cuál es la que más le gusta? Fíjate que Mayolo odiaba el teatro, no iba a teatro o cuando iba se salía y estas dos piezas que me dejó, Pharmakon y otra que quiero montar este año, fueron escritas  después de que ya no hizo más televisión, él ya estaba muy deteriorado y era muy difícil trabajar con él, ya no podía hacer televisión y se dedicó a escribir en su casa piezas teatrales. ¿Qué le recomienda a la nueva generación de actores? Que se tomen las cosas enserio, a mí no me gustaba el colegio y  era una alumna promedio, no me iba mal pero tampoco me iba bien y no me interesaba, pero cuando se trataba de teatro la que sacaba 5 era yo ¿por qué? porque era lo que quería hacer y me gustaba.  No alcanzo a entender por qué la gente estudia y no le  mete todo a lo que está haciendo, pagan y se quedan afuera fumando, capando clase ¿qué es lo que se necesita para ser actor? Actitud, metérsele a la cosa y ahí verán que salen al otro lado, la manera cómo tú te hablas, te hablarás como personaje, entonces entre más bagaje tengas, entre más hayas leído, más conozcas, pues más herramientas tienes, es muy triste ver el nivel académico en que salen los muchachos. Lo que la gente necesita es actitud

¿Teatro o televisión? Con ninguno, no tengo por qué escoger, soy una artista y me puedo mover tanto en el teatro, como en la televisión, como en el cine y los manejo de maneras diferentes.  ¿En qué se fijas cuando un actor está en escena? En la verdad, en su verdad, si tiene verdad para mí es válido todo lo que haga.

¿Qué es lo que más le gusta de un actor o una actriz? La entrega, cuando tu vez un actor entregado en el escenario no tienes cómo pagarlo. Actitud.

¿Qué es lo que menos le gusta de un actor o una actriz?Los clichés, las cosas generales, un actor está muerto cuando habla de una prostituta, porque cada mujer es diferente sea puta o no…Stanislavski decía que la generalidad mata. 

Tiene una fundación… Casa Ensamble es una fundación sin ánimo de lucro, donde estamos trabajando por medio del arte para hablar sobre temas que nos competen, pero temas como el abuso sexual son muy difíciles de trabajar porque la gente no los recibe muy bien, es por esto que decidimos general una campaña que se llama “Ni con el pétalo de una rosa” que habla sobre la no violencia hacia las mujeres. Esta campaña está liderada por el arte para contarle a la gente qué es lo que está pasando en Colombia con la mujer… si algo es  botín de guerra en estas épocas  tan violentas son las mujeres, las mujeres en Colombia han sufrido como pocos, son las menos visibilizadas y debido a esto el paramilitarismo casi acaba con muchas en la costa, además  lo que se vive en el campo no se compara con lo que se vive en la ciudad, no saben lo que están viviendo nuestras mujeres, la rabia, la tristeza y el dolor que sienten de haber  sido violadas, maltratadas, desoladas, abandonas y desterradas. Es muy importante hablar de este tema por medio del arte para hacerlo visible, necesitamos que la gente se dé cuenta de la realidad de la mujer…en Colombia dos de cada tres mujeres ha sido violentada.

Un consejo para tus alumnos Como te parece que yo no doy consejos, me parece que dar consejos es el tiempo más desperdiciado de la vida,  ¿cuándo has seguido un consejo? ¡Dime!  Ni siquiera los que le da a uno la mama. Los consejos no sirven para nada, yo creo que uno debe vivenciar y por eso en Casa Ensamble, mis alumnos trabajan en el escenario todo el tiempo, porque solo cuando uno hace y vive,  es cuando entiende.

 

Temas relacionados