!Últimos chismes reales!

¿Quiénes fueron los novios más comprometidos con las reinas?, ¿qué candidata perdió parte de su atuendo en un desfile? !Chismes reales!
!Últimos chismes reales!

El color de la suerte

Una de las más felices con la elección de Daniella Álvarez fue la diseñadora Amalín de Hazbún, pues después de quince años regresó al Concurso Nacional de Belleza... ¡Y ganó! Fue precisamente con una Señorita Colombia que esta sucreña se dio a conocer, en 1971, con el vestido de María Luisa Lignarolo, también del Atlántico. Esta vez no pudo resistirse a la petición de Daniella. El vestido le tomó tres meses confeccionarlo. Y tal parece que volvió corriendo riesgos. El amarillo le dio el puntaje más alto a Daniella.

Taliana vargas, reina coordinadora

En el desfile de Señorita Elegancia y traje artesanal que se realizó el sábado en el Centro de Convenciones Cartagena de Indias, una de las jurados fue Taliana Vargas. Pero no contenta con su labor de evaluadora, la ex Señorita Colombia se preocupó en darle señales a las candidatas para que se voltearan y miraran la cámara de RCN con el objetivo de que salieran bien en la transmisión en directo. Las reinas ya sabían que, por un lado, miraban al coordinador John Silva, y por el otro, a Taliana. Colega solidaria.

Buenos partidos

Los novios de la ex Señorita Colombia Catalina Robayo y de la candidata de Cartagena, Laura Cantillo, fueron los más comprometidos con sus novias. Juan Pablo Añez, el amor de Catalina, fue todo un caballero que se movió discretamente detrás de ella o en los pasillos del Hilton, siempre esperando el momento indicado para ver a su reina. Por su parte Guillermo Arrázola, el novio de Laura, se convirtió en su mayor fan y la siguió a todos los eventos siempre con su iPad debajo del brazo para grabarla en todos los desfiles. Amor que merece una corona.

Vestidos complicados

Los trajes muy elaborados siempre ponen en aprietos a las candidatas. En medio de la pasarela y al aire por televisión, la Señorita Guajira perdió las alas de su vestido Flamenco. Vanessa Choles fue muy profesional y siguió desfilando. A Sara Villarreal, de Meta, su vestido Selva casi no la deja abandonar el escenario. La llanera quedó atascada cuando terminó el desfile. Fue tanto el afán por pasar al otro lado, que una guacamaya salió volando de su vestido. El que quiere marrones…

Admiración total

Lucy Doughty, la jurado neoyorquina de sangre dominicana, fue una de las más activas durante el Concurso. Esta mujer –que trabaja en Inglaterra por diferentes causas sociales– quedó fascinada con los vestidos artesanales. Por eso, durante el desfile del sábado no dudó en sacar su cámara para tomarles fotos a los diseños inspirados en las aves colombianas y cuyo trabajo manual calificó de espectacular. Fue tanta su admiración que se atrevió a sugerir que los creadores deberían desfilar con las candidatas como reconocimiento. Buen consejo.

Siempre listas

Como las candidatas no tenían tiempo para cambiarse entre corte y corte en la transmisión en directo de elección y coronación, la producción decidió que en el homenaje del Joe Arroyo salieran con el vestido de baño debajo del uniforme elegido para el show. Fue la única manera de que las reinas quedaran listas para la siguiente presentación. Sucedió tan rápido el cambio que las diseñadoras de Leonisa subieron al escenario a arreglar los vestidos de baño que quedaron mal puestos. Al aire se vio todo perfecto.