Isabella Rosellini “El cine es lo que soy”

*La actriz italiana nos habló de sus padres, de su pasión por el séptimo arte, y de la curiosidad de venir por primera vez a Colombia, como invitada del Festival de Cine de Cartagena.*
Isabella Rosellini “El cine es lo que soy”

¿Cuál fue su motivación para venir al Festival Internacional de Cine de Cartagena? ¿Qué referencias tiene del Festival?Debo ser sincera y decir que vine a saber de este Festival solo cuando me invitaron a asistir. Pregunté un poco y en el Festival de Cine de Berlín me hablaron muy bien de la directora del de Cartagena, Mónica Wagenberg, así que no dudé en aceptar la invitación. Y aunque no sé con exactitud con qué me voy a encontrar, estoy bastante emocionada por asistir y ver qué va a pasar y a quién voy a conocer.

¿Qué expectativas tiene?Muchas personas me han hablado bellezas de Cartagena, que es una ciudad mágica y llena de mística, así que espero poder vivir un poco de eso. Desafortunadamente este será un viaje corto, sólo estaré dos días presentando algunos de mis trabajos, así que no tengo planeada ninguna actividad extra, pero espero que haya tiempo y espacio para escaparme y poder comprobarlo yo misma.

En el Festival de Cine de Cartagena se mostraran algunos de sus trabajos, tanto de películas que ha protagonizado como las que ha dirigido. Comencemos por las que ha protagonizado. Como actriz ¿qué significado tiene Blue velvet para usted?

Es una película que hice hace 25 años con un director maravilloso llamado David Lynch, quien alcanzó reconocimiento precisamente con esta filmación. Él es un hombre muy talentoso, y la película fue bellísima. Es probablemente la película por la que soy más conocida, por la que la gente más me recuerda, así que sí es bastante importante para mí, me siento muy orgullosa.

Usted aparece en una cinta de bajo presupuesto, pero muy bonita, que se llama Big night, es una oda al arte de comer. ¿Cómo le fue en esa producción?Muy bien, tan bien que Campbell Scott, el director, y Stanley Tucci, uno de los protagonistas, se convirtieron en amigos muy cercanos. Campbell fue quien me contactó para participar y acepté porque además de ser talentosos tras las cámaras, también son excelentes actores, así que fue una maravillosa experiencia.Campbell Scott, incluso, se ofreció años después para prestar su voz en uno de mis documentales.

Hablemos de las producciones que se presentarán en el Festival y en las que usted participa. En Colombia son muy pocas las referencias que se tienen sobre The saddest music in the world. Por fin podremos verla en el Festival. ¿Qué podemos esperar de esta película?The saddest music in the world se hizo hace siete años, aproximadamente, por un director canadiense llamado Guy Maddin, quien actualmente ha alcanzado un merecido reconocimiento por su originalidad. Sus películas no son exitosas comercialmente, pero son muy apetecidas y aplaudidas por el público de museo. En total hemos trabajado juntos en seis producciones, pero The saddest music in the world fue la primera, y es simplemente un trabajo honesto y diferente, en el buen sentido de la palabra.

También se presentarán algunos de sus documentales sobre el mundo animal. ¿De dónde viene su interés por la naturaleza desde el punto de vista cinematográfico?El comportamiento animal es un tema que siempre me ha fascinado, así que cuando tuve la oportunidad de hacer mis propios cortometrajes, decidí que los haría sobre animales. Todos los filmes que he escrito y dirigido son sobre animales. Fue algo que siempre había querido hacer pero que solo se hizo realidad después de que Robert Redford me lo ofreciera durante una edición del Festival de Sundance. Y desde entonces los he venido haciendo.

¿Cuál es el propósito detrás de Green porno?Hacer que la gente se ría. Son cortos cómicos de dos minutos cada uno, aproximadamente, en los que yo interpreto a los animales, un total de 30, pero creo que el Festival no los pasará todos. Empiezan conmigo contemplándolos y luego convirtiéndome en el animal, disfrazada con papel o algo parecido, y después explico cómo se aparean. Ahora estoy preparando una nueva serie, que todavía está en la etapa de escribir el guion, que trata las diferentes maneras de ser madre. Así que hicimos una serie sobre cómo los animales se aparean, otra de cómo se cortejan y esta última sobre cómo cuidan a sus bebés.

En la película Empire, curiosamente hizo el papel de ‘la Colombiana’. ¿Cómo se sintió con este personaje y cómo se preparó para hacerlo?Fue un papel muy pequeño, la verdad, era una mujer conocida por ser la reina del narcotráfico, con mucho dinero, así que decidí darle un look un poco exagerado y vestirla de Versace y un poco adicta a las joyas. Así se veía como una mujer un poco ordinaria con mucho maquillaje. Mi imagen para hacerla fue la de interpretar a una mujer feliz y con mucho dinero.

En la película My dad is 100 years old, usted dijo: “Si mi padre hubiera sido un animal, habría sido un caballo de mar”, ¿por qué relaciona a su padre con esta especie en particular?Porque, como ninguna otra especie, los caballos de mar machos son los que quedan en embarazo, los que viven todo el proceso de gestación y de sentir al bebé moverse. Y mi papá fue un hombre tan cariñoso, sensible y amoroso, que siempre repetía que envidiaba a las mujeres porque podían dar a luz y que a él le habría encantado experimentar un embarazo.

¿Cuál es la imagen más memorable que tiene de su padre?Es muy difícil escoger solo una. La verdad, es algo que no puedo resumir ni contestar.

En ese mismo documental, usted encarnó a su mamá, Ingrid Bergman, y el parecido físico es impresionante. ¿Cómo fue su relación con ella, y qué cualidades le heredó?Amo a mis dos padres, estoy muy feliz de que sean mis padres. De mi madre heredé el ser muy organizada y tener siempre los pies sobre la tierra.Usted mencionó antes que su propósito con proyectos como Green porno es simplemente hacer reír a la gente, ¿de dónde viene ese sentido del humor?En mi familia el sentido del humor siempre ha sido algo cotidiano, tanto mi papá como mi mamá se la pasaban riéndose en la casa, pero más allá de decir que lo heredé, es algo que simplemente pasa y que disfruto. Me encanta reír.

¿No sintió la presión de responder a las expectativas de ser la hija de un director como Roberto Rossellini y una actriz como Ingrid Bergman?La verdad es que nunca me sentí presionada, siempre me sentí feliz y orgullosa de ser su hija. Los extraño y quisiera que ambos estuvieran acá y pudieran ver mi trabajo y conocer a mis hijos. Ambos habían muerto cuando quedé embarazada, es una lástima.

¿Qué tanto influyó David Lynch, su primer esposo, en su carrera?No creo que haya sido una influencia como tal. No puedo decir que haya aprendido algo específico en el tiempo que trabajamos juntos. Creo que se puede poner en términos de dinámica, de que supimos respetar espacios y roles.

¿Entonces se podría hablar de alguna persona en especial que haya sido importante en el desarrollo de su carrera?No tengo una persona de la que pueda decir que sin su ayuda no hubiera podido hacer alguna cosa, pero si debo decir que estoy agradecida del equipo de producción que ha trabajado conmigo, que es el mismo que trabaja con Guy Maddin, porque me entienden y respetan mi visión sobre el cine. Si había algo que me intimidaba de ser directora era trabajar con un equipo diferente cada vez, porque estamos hablando de 80 y 100 personas a las que hay que dirigir en un día, y ser como un general, algo que definitivamente no disfruto. Pero con este equipo en particular estamos hablando de máximo 20 personas, lo que hace más fácil explicarme y comunicar lo que quiero lograr. Son personas muy flexibles que hacen que mi trabajo como directora sea más fácil.

¿Pero hay algún director con el que se haya sentido identificada?Son muchos los que respeto, admiro, y son muchos más con los que quisiera trabajar (no me gusta dar nombres), pero creo que si hay alguien con quien me siento cómoda trabajando es con Guy Maddin.

¿Cuál es el género cinematográfico en el que se siente más cómoda trabajando?Definitivamente el cine de acción no es lo mío, no sirvo para escenas de persecuciones ni para saltar de edificios, nada de esas cosas. No puedo hablar de un género específico que me encante, pero sí puedo decir que me gusta trabajar con directores que sean originales, como en algún momento lo fue mi padre, así que esa es la clase de películas en las que me gusta trabajar. No tanto lo comercial, sino más de cine arte.

Hablando de Hollywood, existe la idea de que hay una crisis en cuanto a historias interesantes y originales. ¿Usted comparte esta opinión o cómo ve este panorama?Creo que en Hollywood hay muchas películas que sí son originales y son bastante buenas, como las de Martin Scorsese, por ejemplo. Claro que como existe una responsabilidad inmensa de ser exitosos comercialmente, tienden a realizar películas que saben que serán del interés del público. Cuando haces películas con menor presupuesto, puedes arriesgarte más a que no todo el mundo le guste y a que sea una pérdida en términos financieros. Así que no podemos decir que Hollywood no sea creativo, como tampoco se puede asegurar que todos los filmes independientes sean buenos. No siempre lo más original es lo mejor.

En esa medida, ¿todavía sigue siendo justo decir que el cine europeo es la contraparte del cine estadounidense?No, no lo creo. En lo referente a películas de acción y de efectos especiales no es un secreto que Hollywood lleva la delantera y tal vez sea absurdo pensar en superarlos porque tienen la tecnología y el talento desde hace años, son una especie de artesanos, así que no tiene sentido compararlos.

¿Y cómo ve el cine latinoamericano?Debo ser sincera y decir que no conozco mucho del cine latinoamericano, vivo en las afueras de Nueva York y la verdad no tengo mucho contacto con películas latinas, pero espero con esta visita a Cartagena empaparme mejor de los productos y de los talentos.

Como espectadora, ¿cuál es su top 5 de películas favoritas?No puedo hablar de un top, pero sí puedo decir que hay una película que desde que la vi me encantó y la he repetido un centenar de veces: Some like it hot (Una Eva y dos Adanes), con Marilyn Monroe y Tony Curtis. Simplemente me encanta.

De las que usted ha protagonizado, ¿cuál es su favorita?Puede sonar muy obvio, pero sin duda Blue velvet es la más especial para mí, porque fue con la que me di a conocer, y por la que la gente todavía me recuerda.Su vida como modelo parece haber sido una satisfactoria coincidencia. ¿En algún momento se imaginó una vida de solo modelaje? ¿Cómo se sintió en ese mundo?Fue una experiencia maravillosa, algo que disfruté muchísimo, y la verdad me sentí muy cómoda, era una actividad paralela a mi profesión que sin duda me enriqueció. Amé el modelaje.

Por último, ¿qué significado ha tenido la industria cinematográfica en su vida personal?Qué puedo decir, nací en ella. Es lo que soy.