Jorge Enrique Abello, “no me gusta que sepan mucho de mí”

El protagonista de *¿Dónde está Elisa? *es más que un galán. Es un apasionado de la literatura y las artes.
Jorge Enrique Abello, “no me gusta que sepan mucho de mí”

Comenzó a actuar a los ocho años. Su trabajo lo ha catalogado como un actor camaleónico, que puede ponerse en la piel de cualquier personaje, incluso en la piel de una mujer. Ha sido protagonista de novelas recordadas como “Yo soy Betty la fea”, “A corazón abierto” y en los “Tacones de Eva, y hoy es el protagonista de la serie ¿Dónde está Elisa? del canal RCN.

Sin embargo, muchos ignoran  que Jorge Enrique además de la actuación ha dedicado parte de su vida a su desarrollo personal como comunicador. Abello estudió Comunicación social con especialización en producción de televisión educativa. También estudió Literatura pero no la concluyó, e hizo un seminario en la Universidad Nacional en Artes visuales.

Su fascinación por la lectura y la literatura lo llevaron a ser socio de la librería “La madriguera del conejo” que abrió sus puertas, el 6 de julio de 2011, como una propuesta alternativa para acercar a la gente del común a los libros. 

A diferencia de lo que algunas personas podrían  pensar Jorge Enrique Abello es un galán sólo en telenovela. En la cotidianidad  deja sus trajes elegantes en el armario y se viste de informalidad, de tranquilidad para poder dedicarles tiempo a sus personajes, a la literatura, a la música y a l estudio.

¿Su carrera como actor ha aplazado su carrera como director audiovisual?

En la medida en que la actuación ha tomado más fuerza en mi vida, ha habido un tiempo menor para producir o para dirigir. Siempre trato de sacarle tiempo, pero no ha sido fácil. La actuación es un tema que vas aprendiendo en la medida en la que va pasando el tiempo y es cuando se pone interesante. Lo que ofrecía antes es muy diferente a lo que puedo ofrecer ahora, entonces se vuelve mucho más apasionante, más fuerte; pero en algún momento saltaré a la dirección porque me encanta también.

¿Qué no sabe la gente de usted?

Muchísimas cosas, de hecho no me gusta que sepan mucho de mí. Me gusta estar en un segundo plano y que mis personajes estén en el primero, porque para ellos trabajo. Que sepan cómo soy o qué pienso a nivel político, social, filosófico o religioso es algo que pertenece a mi vida privada. Hay gente que piensa que el arte debe estar comprometido con muchas cosas, pienso que estoy al servicio de mis personajes y mis personajes al de una obra, prefiero dejarlo así y que ellos brillen.

¿Cómo ha logrado separar su vida privada de su imagen pública?

Cerrando la boca, no contando experiencias personales o dejando que mi vida privada sea más importante que mis personajes.

¿Un papel qué volvería a hacer?

Todos los volvería a hacer, porque siempre se pueden mejorar, cuando uno interpreta un personaje juega contra el tiempo, contra la presión, contra los presupuestos, contra otras personas. Uno siempre tiene que estar madurando para lograr objetivos… Creo que los haría todos.

¿Cómo es su personaje del Comisario Cristóbal Rivas, en la serie “¿Dónde está Elisa?” del canal RCN?

Es un personaje con muchas aristas, muy complejo, todavía estamos intuyendo la complejidad de él. Es un hombre que tiene que verse deteriorado, dolido, cansado, además es un hombre que no duerme y que se alimenta muy mal, es como un boxeador retirado. A mí me gusta mucho porque es un personaje que tiene carne y tiene una carga emocional durísima.

¿Cuál es su relación con “La madriguera del conejo”?

La librería es una iniciativa de David Roa un gran librero, para mí uno de los mejores del país, no solo porque sabe mucho sobre literatura y sobre libros, sino porque es una persona que está tratando de hacer que la gente del común, no solo el círculo de intelectuales, lea. A partir de esta iniciativa Roa llamó a un grupo de consumidores de libros, entre esos yo, y nos unimos para hacer “La madriguera del conejo” una librería con personas que pueden aconsejarte nuevas lecturas y volverte a conectar con el mundo de los libros.

En la librería están haciendo una lista de los 50 grandes libros recomendados por usted, recomiéndenos uno.

Hay una frase que me encanta “si tú te lees Shakespeare y no te dice nada, es porque Shakespeare no tenía nada por decirte” yo te puede decir léete “Hamlet” o “El teorema de Pitágoras” pero puede que no halles nada en esos libros. El mejor consejo que te puedo dar es que abras tu alma, tu espíritu y tu mente para encontrar el libro que te está esperando, aquel que le diga algo a tu vida. Hay que leer.

¿Una canción?

“Es caprichoso el azar” interpretada por Joan Manuel Serrat

¿Un sentimiento?

El amor

¿Una frase?

Aquella que le robé a Yamid Amat, que es un proverbio persa, “No creas en nada de lo que te dicen y solo cree en la mitad de lo que ves”