Espejito, espejito ¿quién es la más linda?

En su papel de la malvada reina Clementina, en la reciente versión cinematográfica de Blancanieves, *Julia Roberts *lanza su “encanto“ sobre las audiencias.
Espejito, espejito ¿quién es la más linda?

Espejito, espejito... ¿De quién es la sonrisa más bella de la pantalla gigante? Quizás sean muchas las actrices que se perfilen como respuesta, pero al final solo una imagen se impone: Julia Roberts.

La ganadora del Óscar pone a prueba la magia de su singular sonrisa para interpretar a la malvada reina Clementina en la película Espejito, espejito, que se presenta por estos días en las salas de cine.

La película, dirigida por Tarsem Singh, es una ingeniosa adaptación del legendario cuento de hadas Blancanieves y los siete enanitos, de los hermanos Grimm. Haciendo gala de su talento visual –a veces un tanto excesivo– presente en películas como Los inmortales y La celda, el director hindú da vida a un mundo donde reina la fantasía y el vestuario exquisito. Humor, celos, poder y un toque de amor son los ingredientes de esta nueva adaptación que, tomando distancia del argumento original, promete ser la aventura jamás contada de Blancanieves. En ella, la malvada reina (Julia Roberts) no solo toma el control del reino sino que, además, trama un truculento plan para ganarse el corazón del adinerado príncipe Alcott (Armie Hammer) quien la salvará de la bancarrota. En el exilio, la bella Blancanieves (Lily Collins) se enlistará con siete rebeldes que le ayudarán a rescatar al príncipe y recuperar el trono que le pertenece.

El guion le concede el papel protagónico a la reina malvada, en lugar de ser a Blancanieves. Singh tenía claro que el lado oscuro de la historia sería el más seductor y por eso pensó desde el primer momento en Roberts; sabía que en ella podría encontrar la extraña virtud de una antagonista que, con la carga expresiva de su rostro, logra conectarse con la audiencia. “Generalmente primero es Blancanieves, luego los enanos, luego el príncipe y luego la reina, pero yo lo hice a la inversa”, explicó el director.

En un primer momento Roberts no se entusiasmó mucho con la idea del personaje, pero después de un almuerzo con Singh no se pudo resistir: “Fue Tarsem. Estoy loca por ese hombre, no hay vuelta de hoja. Es excepcional y su punto de vista es original y masivo. En realidad solo quería almorzar con él. No me importaba de lo que íbamos a hablar y, ya sabes, él teje su telaraña y no hay manera de escapar”.

Los papeles caracterizados por Roberts son tan variados como complejos. Desde la comedia romántica Mujer bonita, con Richard Gere, que le valió el cariño en todo el globo, pasando por roles más ambiguos y descarnados como en Un lugar llamado Notting Hill y Closer, han probado de lejos su capacidad para explorar la psicología de los personajes. Y en este caso, el divertido juego de sarcasmo de la reina Clementina no es la excepción: “Ella no es mala, ella solo es insegura acerca de la belleza y de las cosas que pasan por su lado… lo que ella quiere es el poder”, comentó Singh.

Aunque la película ha generado reacciones encontradas entre el público y los críticos, en especial por algunos cambios drásticos respecto al argumento original del cuento de hadas, es un hecho que la mayoría sucumbe ante el exquisito vestuario del film, a cargo de la reconocida y recientemente fallecida Eiko Ishioka. La magia de sus diseños encaja perfecto con el carácter siniestro de la reina Clementina, que escena tras escena descuella por sus vestidos dorados con bordados recargados. ¡Y ni qué decir de la escena del corset! Así mismo los atuendos con atmósfera de inocencia resaltan la belleza de Blancanieves, con su piel tan blanca como la nieve y su cabello tan negro como la noche…

Está pendiente por salir en los próximos meses una nueva adaptación del cuento, titulado Blancanieves y el cazador, protagonizada por Kristen Stewart, Charlize Theron y Sam Claflin. Las dos adaptaciones siguen la tendencia de la industria cinematográfica de crear nuevas versiones de los cuentos clásicos. Sin embargo, una cosa es segura: el aplomo visual y el audaz diseño de vestuario de Espejito, espejito, lleva a un nuevo punto la fantasía y la imaginación de los cuentos de hadas. 

Temas relacionados