Deslices sexuales memorables

Muchos personajes públicos arriesgaron (y hasta perdieron) la comodidad de sus vidas por debilidades sexuales que los pusieron en la picota. ¡Insaciables!
Deslices sexuales memorables

El servicio secreto de Barack Obama

La reciente Cumbre de las Américas en Cartagena no sólo brilló por la presencia del presidente de Estados Unidos. A las noticias del desastre diplomático se sumó el escándalo desatado por miembros de su Servicio Secreto que hacían parte de la avanzada de seguridad. Una noche de copas en el casco histórico de la ciudad desembocó en una juerga con prostitutas en la habitación de un tradicional hotel. Al parecer, uno de los agentes no quiso pagar lo acordado y el asunto se salió de control. Después de reclamar airadamente por el incumplimiento, Dania Londoño, la “dama de compañía” afectada, no ha parado de ventilar detalles sobre su encuentro con los encargados de la seguridad del político más poderoso del mundo y, de paso, le ha dado material a los medios y a los opositores de Obama. El resultado: la Casa Blanca inició una investigación interna, reformó su código de conducta y despidió a ocho funcionarios. El asunto pasó de ser una anécdota bochornosa a un asunto de seguridad nacional.

Dominiques Strauss-Khan

Bruselas, París, Washington y Nueva York fueron las ciudades en las que Dominique Strauss-Khan se reunió con prostitutas. En el marco de una investigación que lo vincula a una red de trata de personas, el exministro de Comercio Exterior de Francia terminó haciendo esa confesión ante la justicia de su país. Reveló que en sus visitas oficiales como presidente del Fondo Monetario Internacional tenía “noches con parejas que querían tener sexo en grupo”. Por si esto fuera poco, tiene pendientes dos casos por agresión sexual. Su compatriota Tristane Bannon, periodista y escritora, desempolvó una historia de intento de violación. Según ella, en febrero de 2003 Strauss-Khan la citó en su apartamento para una entrevista que terminó de la peor manera. “Fue una lucha contra un chimpancé en celo”, declaró en un noticiero. La comunicadora realizó la denuncia luego de que Nafissatou Diallo, una camarera de un hotel de la Gran Manzana, iniciara acciones penales por el mismo delito en mayo del año pasado. Gracias a su equipo de abogados, Strauss-Khan ha salido indemne (las causas siguen abiertas) y, mejor aún, apoyado por su esposa, Anne Sinclair.

Tiger WoodsEl deportista mejor pagado del mundo se estrelló en su Cadillac la noche del 27 de noviembre de 2009. El derrumbe de su imperio deportivo y económico se cuenta desde ese accidente automovilístico. Mensajes de texto en su teléfono celular fueron la pista para desentrañar su historial de infidelidades. Su esposa, Elin Nordegren, quien antes de conocerlo era la niñera de la familia de un golfista sueco, le exigió la separación a pesar de sus disculpas públicas. Actrices porno, camareras y modelos enredadas con el californiano estuvieron a la orden del día en los principales medios de comunicación. La desconocida faceta de Tiger Woods lo obligó a alejarse indefinidamente de los campos de golf. Al divorcio millonario se sumó la falta de apoyo de varios de sus patrocinadores. Del cielo al infierno en menos de una semana. El chico bueno del horario prime time dejó de figurar en propagandas televisivas. Sin embargo, regresó para competir  y, después de treinta meses de mala racha, ganó el Arnold  Palmer Invitational.

Bill ClintonBill Clinton fue presidente de Estados Unidos entre 1993 y 2001. Su segunda administración estuvo marcada por lo que se denominó el escándalo sexual más famoso de finales del siglo pasado. En los noventa salió a la luz pública su relación extramatrimonial con Monica Lewinsky, su becaria en la Casa Blanca, que entonces tenía 22 años de edad. Al principio ambos lo negaron (Clinton bajo juramento), pero la presión de la prensa, y de republicanos y demócratas por igual, obligaron al mandatario a reconocer lo que él denominó una “conducta inapropiada”. Lewinsky, nacida en San Francisco y graduada en Psicología, dio detalles del encuentro con su jefe, que consistió en practicarle sexo oral en el Despacho Oval. El caso llegó al Congreso, que finalmente lo absolvió de los delitos de perjurio, abuso de poder y obstrucción a la labor de la justicia.  

Eliot Spitzer

El estado de Nueva York tembló a raíz de una investigación policial que llegó hasta la oficina de Eliot Spitzer, su gobernador. Las autoridades estaban tras Emperor’s Club VIP, una red de trata de personas que también se movía por Los Ángeles, Montreal y Europa. Su servicio exclusivo de acompañantes movía millones de dólares en cuentas fantasmas. En su catálogo estaba Ashley Dupré, una mujer de 23 años aficionada a la música. La relación entre ella y Spitzer la reveló The New York Times y la prueba era una llamada telefónica interceptada por la policía. Miles de internautas la buscaron en las redes sociales; en Myspace registró miles de visitas y sus canciones (de muy poca calidad, según los críticos) se vendieron al instante. Mientras tanto, la persecución mediática obligó al demócrata a encerrarse por tres días y a renunciar cuando se supo que gastó más de 50.000 dólares en clubes nocturnos durante su primer y único año en el poder. Contrario a otros casos, su esposa lo perdonó.

Silvio BerlusconiSi cayó Berlusconi cualquiera puede caer. En 2011 uno de los hombres más influyentes de Europa se fue por la puerta de atrás. La crisis económica interna y la avalancha de escándalos por sus encuentros sexuales que rozaron la ilegalidad, adelantaron su despedida. Fotos comprometedoras con modelos y reinas de belleza minaron la poca confianza que subsistía en sus seguidores. Karima El Mahroug, más conocida como “Ruby Robacorazones”, fue la pieza clave para descubrir sus polémicas fiestas (cenas que terminaban en stripteases y orgías). Basándose en interceptaciones telefónicas, los fiscales aseguran que el dueño del AC Milan la contrataba desde que ella tenía 16 años. Ahora que ya no tiene el poder de antes, la opinión pública está a la expectativa de lo que va suceder. Las grabaciones están a la vista, incluso se pueden escuchar en internet, pero Berlusconi está acostumbrado a caer parado.

Affaire con una niña- Roman PolanskiEl director polaco y Charles Manson se cruzaron de manera trágica. La banda del psicópata asesinó en Estados Unidos a cuchillazos a la esposa del cineasta, Sharon Tate, mientras éste rodaba una película en Europa. A la escena se le sumó un hecho más macabro: la víctima estaba embarazada de ocho meses. Polanski no sólo es recordado por esto y por su aporte a la industria cinematográfica. En 1977 protagonizó un escándalo de enormes proporciones: su amorío con Samantha Gailey, una aspirante a actriz de 13 años de edad que marcó su carrera. Acusado de abuso sexual, Polanski pagó 42 días de cárcel en una prisión californiana y luego huyó a Francia, país en el que nació y que no tiene pacto de extradición con Estados Unidos. El director no volvió a pisar territorio norteamericano y siguió haciendo filmes. En 2009, en un festival de cine de Suiza en el que iban a rendirle un homenaje, fue capturado por las autoridades locales. Se le concedió casa por cárcel. Actualmente, desde su chalé en los Alpes, lucha por no ser extraditado al país que lleva más de tres décadas pidiéndolo para juzgarlo en su territorio.

Temas relacionados