Carolina Cuervo: "interpretaría a una mujer loca de Woody Allen"

Se dio a conocer cuando apenas era una niña en el programa Oki Doki. Hoy reparte su tiempo entre la actuación y la escritura de su primera novela. Artista de tiempo completo.
Carolina Cuervo: "interpretaría a una mujer loca de Woody Allen"

>    ¿Actuar o escribir?

    Actuar y escribir.

>    ¿Cuál es su mejor recuerdo  de infancia?

    La Navidad en que mi mamá nos regaló   un perrito al que llamamos Mateo y que nos acompañó por 17 años.

>    Un consejo inolvidable que le haya dado su madre, Toni Navia…

    Perdonar. Ella sí que ha sabido hacerlo de verdad.

>    ¿Qué papel le gustaría interpretar?

    Alguna de esas mujeres locas que crea Woody Allen.

>    ¿Y cuál es el que más la ha marcado?

    Lo que hago en Monólogos de la vagina me ha permitido saber de lo que soy capaz.

>    Leer, ¿para qué?

    Para conocer, maravillarse, entretenerse, deleitarse; para sentirse muy ignorante y al mismo tiempo muy sabio.

>    ¿Cuáles son sus Nueve maneras de morir?

    Ya me he muerto en varias ocasiones y he vuelto a nacer; pero sin duda, las mejores muertes fueron las de mi libro de cuentos.

>    ¿Qué libros tiene en la mesa de noche?

    Me gusta mucho leer cuentos. Por estos días tengo a Cortázar, Macedonio Fernández, Caraco, Lispector…

>    Un escritor al que siempre vuelve...

    Juan Rulfo.

>    ¿Cómo está la salud de la literatura colombiana?

    Tengo la sensación de que está empezando a salir del coma profundo en el que estaba... >    ¿Cuál es el libro más valioso de su biblioteca?

    Nueve cuentos, de J. D. Salinger, por lo que significó ese libro para mí. 

>    ¿Cuál es su idea de la felicidad?

    Comer cosas deliciosas. Siempre digo que sólo por eso vale la pena estar vivo.

>    ¿Cómo se ve en diez años?

    Inevitablemente más vieja y, no crea: eso me aterra.

>    ¿De qué personaje de la literatura se enamoraría?

    ¡Uy!, sin duda alguna de Philip Marlowe, el detective de las historias de Raymond Chandler.

>    ¿Dónde están las “musas”?

    En una palabra, en una frase o en una imagen. Por eso es que hay que estar atento.

>    Una frase que la describa

     “El valor es hijo de la prudencia, no de la temeridad”, Pedro Calderón de la Barca.

>    ¿En qué se parecen la actuación y la escritura?

    En la creación de mundos y personajes de ficción.

>    ¿Cuál es el mejor piropo que le han echado?

    Una vez me echaron un piropo que me pareció finísimo y pensé que cuando me hicieran esta pregunta iba a estar muy orgullosa de poder contarlo... pero ¿usted cree que me acuerdo ahora? ¡Qué rabia!

>    ¿A quién le negaría el saludo?

    Probablemente a alguien que le haya  hecho mucho daño a quienes me rodean o a mí.

>    La novela que no pudo terminar.

    Middlemarch, de George Eliot.

>    Y la que más veces ha leído...

      No suelo repetir mucho, pero Shakespeare es quizá el que más he revisitado.

>    ¿Qué música tiene en su iPod?

    De todo un poco. Clásica, blues, jazz, bailable, esa “inconfesable” pero que a uno le fascina, electrónica, rock. 

>    ¿Qué está escribiendo ahora?

    Mi primera novela, terminando una obra de teatro, mi blog y una columna en El Espectador.

¿Qué le queda de la “Canela” de Oki Doki?

Todo. Oki Doki fue mi escuela; ahí aprendí a actuar, a cantar, a bailar, a tener diciplina, a ser recursiva, a no tener pena, a crear un carácter y a enfrentar la fama. ¿Quién es el mejor actor de Colombia?

Siempre he admirado el trabajo de Edgardo Román y la brillantez de Enrique Carriazo.¿Para qué sirve escribir?

Para sufrir.¿Cree que la belleza y la inteligencia van de la mano?

La inteligencia ya es belleza en sí misma. Eso atrae mucho más. Así que sí, pueden ir muy de la mano. ¿Cómo manejar el ego de los escritores?

Creyéndose un ignorante. Siempre hay alguien que sabe más y escribe mejor que uno. Un maestro de las tablas...

Fabio Rubiano.¿Televisión o teatro?

Televisión y teatro.

Temas relacionados