La holandesa que competirá por Colombia en los olímpicos

Esta esgrimista nacida en Rotterdam hace parte de los 104 nacionales que estarán en Londres. Y le sobran razones para defender los colores de la tierra de su madre.
La holandesa que competirá por Colombia en los olímpicos

¿Cómo no iba a llevar la esgrima en la sangre? Por ese deporte sus padres se conocieron en un campeonato realizado en Ámsterdam. Terminaba la década del setenta y la caleña Gloria García Pacheco, bronce en los Juegos Panamericanos de 1971 y 6 veces campeona nacional, era la mejor esgrimista de Colombia. Fue de las primeras en su modalidad en recorrer Europa. La capital holandesa no sería una parada más. Su vida cambió. Allí conoció a Roy Van Erven, otro esgrimista, y al poco tiempo se casó con él y se fue a vivir a Rotterdam. Entre otras cosas, guardó en su maleta el florete (una de las tres armas que se usan en la esgrima), la careta y el uniforme blanco.

Su carrera continuó en Holanda. Siguió compitiendo, pero no al mismo nivel. El 29 de agosto de 1987 nació Saskia Loretta Van Erven García. Los nueve meses de embarazo los aprovechó para formarse como entrenadora. La niña creció en medio de floretes, sables y espadas.  Sus padres no la presionaron para que continuara su camino. Aprendió a combatir así como aprendió español. A los seis años empezó a entrenar con su mamá, que para ese entonces había formado a varios campeones holandeses. La racha no se frenó con ella. Practicaron siete años en total en el pasillo de su apartamento y en el espejo de su habitación. El puntapié inicial de un palmarés brillante.

Cuando Saskia tenía 8 años sus padres se separaron. La herencia que Gloria había dejado en el Valle del Cauca le permitió a la niña conocer Colombia. Junto a un grupo de excompañeros de Indervalle, Gloria organizó un torneo infantil en el que Saskia se hizo con el primer lugar. Una oferta para quedarse a formar esgrimistas colombianos volvió a cambiar la vida de Gloria. Saskia, en cambio, regresó con su papá, pero entre idas y venidas se fue convenciendo de su doble nacionalidad.A los doce años ya era una promesa. Se destacó tanto en Europa que apareció en el ranking mundial. Antes de representar a Colombia, integró la Selección Valle. Se calzó el uniforme rojo para estar en los Juegos Nacionales. La experiencia que adquirió le sirvió para coronarse en varias Copas del Mundo Junior. Como holandesa pisó los tres escalones del podio, resaltando el número uno en Croacia 2007.

La esgrima siempre la combinó con el estudio. A pesar de la apretada agenda rumbo a Londres, alcanzó a graduarse en fotografía. El 2011 fue un año especialmente fructífero. Estudiando pudo coronarse dos años consecutivos en el campeonato holandés y logró el octavo puesto en el Campeonato Panamericano de Estados Unidos. La oportunidad de clasificar a los Juegos Olímpicos se inició en el Campeonato del Mundo de Italia. Inesperadamente ocupó el puesto 23. No pudo sumar más puntos en el ranking porque la  Federación Internacional de Esgrima (FIE)  le prohibió competir en los últimos campeonatos europeos. Ya había iniciado su carrera como colombiana. Finalmente, en abril se publicaron las listas de los clasificados. Saskia figuró como una de las debutantes. El 28 de julio, en la prueba de florete, tendrá la primera de las siete fases para ser medallista olímpica. Y lo hará por Colombia.