Luis Carlos Vélez: el periodista que duerme en el carro

Hace cinco meses es director de noticias Caracol. Acelerado, periodista por vocación y herencia, confiesa que duerme en el carro para soportar el ritmo informativo del país.
Luis Carlos Vélez: el periodista que duerme en el carro

 ¿Cuál es la noticia que sueña dar?En mis sueños juego para la Selección Colombia.

¿Cuál es la ‘chiviada’ que más le ha dolido?Todas las que no son honestas.

¿Qué periodista quisiera tener en sus filas?Christiane Amanpour.

¿Qué está leyendo?Rather Outspoken, de Dan Rather, y The price of civilization, de Jeffrey Sachs.

 

 

 ¿Cuál libro se ha leído más veces?No me doy el lujo de leer lo mismo varias veces.

 ¿A quién le gustaría entrevistar?Todos los días quiero a alguien diferente.

¿Cuál es la peor crítica que le han hecho?De las críticas aprendo para ser mejor.

¿Qué lo aburre?Quedarme en el mismo sitio por mucho tiempo.

¿Qué lo entretiene?Viajar.

Lo último que hace antes de dormir.Agradecerle a Dios y hablar con mi novia.

¿Qué se traería de Atlanta?Extraño mucho Atlanta.

¿Para qué es bueno?Para reportar en el campo.

¿En qué cree?Dios, la Virgen del Carmen y el Divino Niño.

Su mayor embarrada al aire.Son tantas…

¿Cuántas millas tiene acumuladas?Viajadas muchas, acumuladas pocas, prefiero gastarlas.

¿Qué heredó de su padre?El gusto por el trabajo duro. ¿Quién es el mejor periodista del país?Julio Sánchez Cristo y Darío Arizmendi. Su entrevista memorable.Barack Obama, fue la primera desde que regresé a Colombia. ¿Qué le saca la piedra?Que no me digan las cosas como son. ¿Qué hace cuando se desvela?Mando correos a la gente del trabajo. Su plato favoritoUn buen BBQ texano.¿Qué moda impuso en el canal?Comer manzanas y ponerse pañuelo. ¿Cuál es el secreto para madrugar y acostarse tarde?Dormir en el carro. Su frase de cabecera.It is what it is.

 

Una canción para enamorar.Lo mío no es el levante.

Su momento más feliz.Cuando llegué a CNN.

¿Cómo lo enamoran?Ya me enamoraron.     

¿Cuándo fue la última vez que lloró?Ayer.

 ¿Por qué?Estuve en lo más cercano a una sesión psiquiátrica.

¿Qué le envidia a la competencia? No hablo sobre mi competencia.

Un recuerdo de su infancia.Mis navidades en Perú.

¿Cómo está la salud del periodismo nacional?Muy bien. Es un gran escenario para aprender.

Su primer encuentro con el periodismo.Frente a un teletipo, por ahí en el 87.

¿Qué lo enamora de una mujer?Su ternura y carácter.

¿Cómo se ve en 10 años?

Más maduro y con familia.

¿Si no fuera periodista qué?Periodista siempre.

¿De qué equipo es hincha?Manchester United.

¿Cómo le gustaría que lo recordaran?Como un tipo justo.

¿Qué le falta por hacer?No me alcanzaría esta revista para contestar.

¿Qué no puede faltar en su escritorio?Lápices.  

¿El periodismo de antes o el de ahora?El de ahora.

¿La pregunta más incómoda que ha hecho?Todas. Prefiero preguntar a responder.  

El entrevistado más difícil.El alcalde Petro.  

¿Qué le pasa por la cabeza cuando asesinan a un periodista?Indignación y temor.