La película de la semana : El caballero de la noche

Aunque no es el mejor filme de la saga, tiene una sutil virtud: anclarse en el dilema moral de los buenos y los malos para mostrar cómo, en el límite, el poder para gobernar a los vivos apela incluso a su destrucción.
La película de la semana : El caballero de la noche

Una aparente calma acoge a los habitantes de ciudad Gótica. Han pasado ocho años tras la fatídica y confusa muerte del agente Harvey Dent. Y en ese lapso, la policía ha emprendido una lucha efectiva y sin cuartel contra el terrorismo: Batman ha dejado de ser necesario. Pero una nueva amenaza se abre paso, esta vez en manos del temible Bane (Tom Hardy), quien tras una infancia llena de torturas en prisión, busca ahora redimir su sufrimiento, activando un reactor nuclear que pondrá en vilo a toda la humanidad.

En la realización de la trilogía de Batman, a su director y coguionista, Christopher Nolan, ya se le había vuelto costumbre hacer de los disparos, las demoliciones de edificios y los sobrevuelos en helicóptero alrededor del set, cuestiones de su vida cotidiana. Pero en este film definitivo, lo hizo todo para embarcarse en nuevos desarrollos técnicos –filmar para sistema Imax, desarrollar un batitraje con cuello flexible– e irse de lleno a los lugares más oscuros de Ciudad Gótica.En esta última entrega, Bane hace lo suyo por sembrar pánico. Pero a pesar de su fuerte complexión física y su voz distorsionada, no logra generar más que un miedo intermitente. De ahí que, aunque odiosa, resulte inevitable la comparación con el ya legendario personaje del Guasón (Heath Ledger) en el film precedente. Algo diferente ocurre con Selina –Gatúbela–, interpretada por Anne Hathaway, quien descuella en un papel sexy y ambiguo que, en una zona gris de buenos y malos, se convierte en el as bajo la manga de los creadores para darle giros insospechados a la historia.

Por su parte, Bruce Wayne vuelve al ruedo una vez más, aunque lleno de inseguridades y reticencias para portar la máscara de Batman. Solo en un momento avanzado de la trama, logrará superar sus propios  miedos a morir en el cautiverio al que lo envió Bane, y emprender el rescate de Ciudad gótica: “Hay que aprender a esconder la ira, entrenar la sonrisa frente al espejo y ponerse la máscara”.

Quizá este film no sea el más notable de la saga reciente del mítico cómic. Y tal vez esté muy lejos del logro que Nolan alcanzó con El origen(2010) en donde la mente humana, literalmente, se diluía. Pero tiene una sutil virtud: anclarse en el dilema moral de los buenos y los malos para mostrar cómo, en el límite, el poder para gobernar a los vivos apela incluso a su destrucción. Dirección: Christopher NolanGuion: Jonathan Nolan y Christopher NolanReparto: Christian Bale, Tom Hardy, Anne HathawayMÁS PELÍCULAS EN CARTELERA

Tenemos que hablar de Kevin (Buena)La cinta ganadora del London Film Festival deja en el aire una pregunta sobre el origen del mal: ¿se nace malo o tiene la sociedad alguna culpa? La británica Tilda Swinton –ganadora del Óscar por Michael Clayton–, es la protagonista de una historia inquietante en la que, de entrada, nos topamos con que algo muy grave ha sucedido. Y entonces, a medida que se desarrollan los hechos vamos descubriendo el temible papel que poco a poco va jugando su hijo. Una película tan sugestiva como aterradora.El dictador (Regular)Por momentos divertida y en ocasiones sosa y sobreactuada: así es la nueva producción de Larry Charles y Sacha Baron Cohen. En películas pasadas como Borat y Bruno, este dúo ya había dado visos de la sátira y la parodia como herramientas para construir su narrativa. Pero en esta ocasión la fórmula se queda a medio camino. Aladeen, un dictador que se mofa de la democracia y los derechos humanos, viajará a los Estados Unidos a dar un discurso a las Naciones Unidas. Pero conocerá la otra cara de la moneda. Un film que de seguro dejará sin aliento, se trate de risa o de indignación.